Visión 2020 - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

El Gobierno se apresta a entregar al Congreso el proyecto de Presupuesto General de la Nación para el ejercicio fiscal 2020, con algunos cambios de forma, pero no de fondo.

Aunque la Ley de Responsabilidad Fiscal lleva varios años de implementación, no se avizoran modificaciones que permitan creer que el saldo negativo en las cuentas fiscales se irá reduciendo en los próximos años.

Mientras se continúa tratando de sostener la inversión pública con el endeudamiento público, poco y nada se sabe del avance de alguna normativa que permita financiar obras a largo plazo a través de un fondo de inversiones, con dinero proveniente de la seguridad social.

El problema del déficit se inició en el año 2012 cuando, luego de varios años de cerrar con superávit fiscal, el Congreso –con mayoría colorada– aprobó aumentos salariales sin contar con fuente de financiamiento, lo que provocó que a partir de ese año el Estado cerrara con saldo negativo. Se prevé que al cierre de este año vuelva a registrarse déficit fiscal.

A pesar de que ya pasaron siete años, el Estado continúa incrementando salarios y manteniendo beneficios para los funcionarios, sin implementar aún cambios en la ley que regula el servicio civil, para ejercer mayor control sobre las promociones de quienes prestan servicios al Estado.

Este será el primer proyecto de gastos estatales elaborado enteramente por el Gobierno de Mario Abdo Benítez.

De acuerdo con el decreto que establece los lineamientos para el Presupuesto 2020, se implementará el presupuesto por resultados con el objetivo de mejorar la calidad del gasto público.

Pero aún son muchas las dudas sobre cómo impactará en las cuentas fiscales, porque los problemas de fondo persisten: La mala ejecución de las obras públicas, falta de una reforma educativa y sanitaria, un paupérrimo control de las leyes laborales, y un lamentable sistema de transporte público, entre otros.

Los cambios que se vio obligado a hacer Mario Abdo Benítez al cumplir un año de gobierno no se debieron a la realización de un análisis sobre la capacidad de gestión de los ministros, sino a la crisis política originada por el acuerdo secreto sobre la venta de energía de Itaipú a la ANDE.

Y Mario Abdo repite los mismos vicios de Gobiernos anteriores. El problema de todos los presidentes es que ponen mayor énfasis en gobernar como políticos que como estadistas.

Si bien desde hace unos años prosiguen programas iniciados en Gobiernos anteriores, no hay mucha conexión con planes implementados y se nota en los resultados finales.

Como dijo el personaje Petyr Littlefinger Baelish en uno de los capítulos de : “El caos no es un pozo, el caos es una escalera”.

Por ello, la crisis por la cual atravesó el Gobierno de Mario Abdo es ideal para iniciar reformas de fondo.

Necesitamos avanzar a la par que otros países de la región. Necesitamos mejor capacitación laboral y servicios públicos acordes a las exigencias para atraer mayor cantidad de inversiones extranjeras directas, pues está demostrado que no basta con un sistema impositivo con tasas bajas.

Necesitamos que, por fin, el gobernante de turno tenga una visión 20/20 y entienda que debe administrar para todos los paraguayos y propiciar un futuro ventajoso a quienes habitan territorio guaraní.

LINK ORIGINAL: Ultima Hora

Entornointeligente.com

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation

155739