Viajar para amar la Tierra - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / El pasado 22 de abril se conmemoró el Día de la Tierra, no es una fecha a la que se le dé demasiada publicidad, seguro las empresas no confían en vender llaveros con la forma de la Tierra, peluches varios, cenas para festejar, celulares, aunque un viaje sí podría ser un excelente premio para la concienciación de un día verdaderamente importante.

            No sé qué actividades habrán hecho las maestras con los niños, pero sí que es un tema rico para indagar cómo se ve el mundo, el planeta desde la infancia.

Proponerles una especie de viaje al estilo Julio Verne al centro de la Tierra; hay tanto material para despertar el interés por nuestro hogar común; podrían hacerse narraciones, dibujos, poemas, tantas cosas para alimentar en el niño la imaginación y el proyecto de un presente y futuro más amables y limpios.

Hoy día muchos niños que viajan desde pequeños, van de vacaciones con sus padres y conocen el mar o las montañas, antes era un poco más difícil ir poco más allá del barrio. Pero la primera sensación, como en el amor, es la que nos marca.

Personalmente, nunca olvidé lo que sentí la primera vez que viajé –conscientemente–, tenía 11 años.

Partiendo de una región donde el terreno era básicamente plano y con tierra color marrón casi blanca, pasé a conocer subidas y bajadas de una tierra fascinantemente colorada.

Fue como llegar a “un parque natural de diversiones”, otra dimensión, todo era y olía diferente, hasta la gente. Aquel momento marcó en mí un amor por los viajes, por conocer otros lugares, escuchar otros acentos, sentir el poder y la belleza de la tierra en sus sorprendentes variaciones.

Este es el sentido de viajar: conocer para amar, “nadie ama lo que no conoce, ni defiende lo que no ama”, dicen certeras palabras.

También la lectura asidua de enciclopedias, un hábito que se está perdiendo, dejaba en el niño, en el adolescente y también en el adulto que acompañaba, un constante aprendizaje y repaso de lo que debemos saber sobre el mundo. La sana curiosidad, infinita.

Lamentablemente, la situación actual de la Tierra no es lo que aprendimos en los manuales de antaño, es, en cambio, desalentadora. El egoísmo y la codicia, la ambición, el control de los seres humanos van aniquilado el respeto, el equilibrio y la conservación de las especies –incluyendo la humana–.

Pero, por más trillado que suene, desde cada uno es posible empezar a cuestionarnos las malas acciones personales, la indiferencia, hasta indagar e investigar por qué la falta de políticas protectoras reales a nivel nacional y mundial.

Viajar, decía, para conocer y amar nuestro Hogar, disfrutar del aire puro, de los bellos paisajes, pero con agradecimiento y sobre todo con celo y espíritu crítico.

Muchísimos temas requieren nuestra total atención, unión y compromiso.

Los cinco grandes problemas que afronta la Tierra: el cambio climático, la deforestación, la contaminación, el plástico y los residuos electrónicos.

¿Hay una respuesta?

Decía Gandhi: “La tierra es suficiente para todos, pero no para la voracidad de los consumidores”.

Buena frase para memorizar en silencioso homenaje a la Tierra, no uno sino todos los días.

[email protected]

LINK ORIGINAL: Abc

Entornointeligente.com

Advertisement

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation