VENEZUELA: Sobre la MUD y el diálogo - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / El Universal / El reciente inicio de diálogo MUD-Gobierno, con la presencia de cancilleres amigos de  Unasur y los auspicios del Vaticano, suscita  algunos comentarios.            Recordemos primeramente que la MUD fue creada como plataforma electoral unitaria para las elecciones presidenciales. Formada por representantes de los partidos tradicionales AD y Copei, PJ y otros de menor cuantía; y en su organización administrativa, la organización política privada denominada Grupo La Colina, con presencia e influencia en la gerencia de la MUD. Igualmente, como acompañantes, y de hecho integrantes de la MUD, Leopoldo López, representante de VP, María Corina Machado, independiente; y Antonio Ledezma, por AVP. Es decir, la MUD agrupaba voluntariamente a toda la oposición, representada por organismos, partidos e individualidades que  conservaban su autonomía, si bien enmarcados en la unidad. Pasadas esas elecciones, la MUD ha intentado mantener ese estatus; lo que no puede pasar de ser un deseo; pues de otra manera estaríamos ante a un partido político único;  incompatible con el concepto de democracia. Hoy la aparición de una fuerza, la principal y más importante, del momento, incontenible, genuinamente estudiantil y popular, que se niega ser aconsejada o dirigida por los políticos patentados. Surgida para luchar por su futuro, al que sienten tener derecho; y por recuperar nuestra soberanía plena, hipotecada a  la dinastía de los Castro, convirtiéndose en el movimiento político más combativo y admirado del país. Esa fuerza, la primera después que el país hubiera conocido o vivido la democracia, ha logrado que sus reivindicaciones, genuinamente estudiantiles y populares, sean las de todos los venezolanos. Los estudiantes no sólo no pertenecen a la MUD, sino que no se sienten sometidos a ella. La MUD, por su parte, así lo comprende y los apoya tibiamente y con cierto desgano, al igual que a María Corina Machado, Antonio Ledezma y Leopoldo López; quienes, por su parte, se han solidarizado enteramente con la fuerza estudiantil y popular; pero dejando claro, de palabra y obra, que no pretenden dirigirla ni influirla políticamente; sólo apoyarla de manera decidida. El resultado es que la MUD ya no representa a la totalidad de la oposición, como pretende hacerlo ver, al iniciar tal diálogo con el Gobierno, asistido éste por una organización adicta y protegida por él, sin la participación de la fuerza conformada por los estudiantes y los sectores populares que los acompañan; y al mismo tiempo que la Guardia Nacional continúa reprimiendo salvajemente a quienes ejercen su derecho a manifestar de manera pacífica. Todo esto no despertaba mucho optimismo respecto de los resultados del supuesto diálogo. Sin embargo, éste ha servido para comprobar la total ineptitud del gobierno y sus defensores; y su carácter de dogmáticos llenos de un rencor incontenible. Lo que explica la incoherencia de su discurso y, para la oposición, la dificultad de entenderlo. Parece producido por cerebros organizados al revés, sometidos a un dogma y un rencor inconcebible, que incapacitan para pensar serenamente; recurriendo a la mentira como recurso, lo que fue demostrado de manera ejemplar y estrepitosa por la señora Eekhout , en el discurso desaforado, alienado e incoherente, que nos ofreció para permitirnos comprender la dificultad de llegar a un diálogo con quienes pretenden avasallarlo todo, comenzando por la Constitución. Los otros oficialistas estuvieron, en substancia, cercanos de tan infeliz discurso. Los representantes de la MUD, por su parte, supieron aprovechar la oportunidad, valiéndose de un discurso a veces cauteloso, pero digno, bien razonado, inteligente, que permitió a los analistas, los medios y el público intencionalmente obligado a trasnochar, ver al gobierno tal como es, sin máscara y sin maquillaje. Ramos Allup y Enriquez, demostraron brillantemente, que tienen mucho que decir, pero que prefieren guardarlo como jefes de partidos que son, para ocasiones especiales. Es importante dejar claro que las genuinas reivindicaciones estudiantiles y populares, -integración reconocida por el Gobierno al pretender minimizar la presencia activa de estudiantes–, que incluyen, primeramente, la defensa de nuestra soberanía, ligada de modo indisoluble con su futuro, se han convertido en reivindicaciones nacionales; pero la MUD no parece incluirlas plenamente en sus prioridades. Notándose que siendo absolutamente claras y transparentes las reivindicaciones de los estudiantes y sectores populares, no parece ocurrir lo mismo de parte de la MUD. Los estudiantes han dicho, con toda razón, que no cederán en su posición,  como lo han hecho los políticos que los apoyan, y la ciudadanía que además los admira, los protege y los quiere.  En definitiva, a pesar de todo, hoy podemos estar mucho más optimistas. El tiempo del régimen se acaba. [email protected]

Más artículos de esta firma

Con Información de El Universal

Entornointeligente.com

Follow Me

.