VENEZUELA: "Mamá tengo hambre pero no hay nada que darles" - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / El Periodico de Lara / Al oeste de Barquisimeto, en el barrio Simón Bolívar donde el asfalto no ha llegado, tampoco las bolsas del CLAP desde hace cuatro meses y mucho menos el agua por tubería, allí vive Zuleima Colmenares con sus cinco hijos, de 18,17,9,6 y 5 años de edad, una de las cuales padece el Síndrome de West y además está desnutrida.  Colmenares como muchas venezolanas es madre soltera, no cuenta con recursos económicos ni con un trabajo estable. En ocasiones lava ropa ajena y con eso medio resuelve la comida para su familia o con los 40 o 50 mil bolívares semanales que le da su hijo de 18 años de edad, lo que no alcanza para mucho cuando la canasta alimentaria, según el Cendas, superó los 15 millones de bolívares, el último mes.  “Compramos masita pero no me alcanza para otra cosa. Lo poco que conseguimos eso es lo que comemos porque el Gobierno no me ayuda. El consejo comunal no me incluye, no me dan nada. Hace cuatro meses recibimos las cajas de los CLAP pero venía incompleta porque le sacaron las caraotas, el aceite y casi todo (…) pasamos mucha hambre por eso tengo a la niña desnutrida, tal como me lo indicó el médico que la trata en el hospital”.  Las cooperativas se han vuelto su cómplice para adquirir aunque sea un kilo de pasta, “pero hay días que no comemos nada. Yo no puedo salir a robar”.  La calidad de vida de esta mujer es casi nula, incluso hay días en que sus hijos no pueden asistir a la escuela. “A veces estudian los cinco días o a veces los llevo sólo tres días porque no tengo comida porque si desayunamos no almorzamos o cenamos, generalmente nos alimentamos con arepita de maíz con tomate y papas que es lo más barato”.  Ella se aferra a la fe en Dios para que sus demás hijos no se enfermen o se desnutran, “me dicen: mamá tengo hambre y es desesperante. A  veces compro es cambur para darles”.  Este es sólo un reflejo de la vida de muchos venezolanos, quienes aspiran un cambio económico en el país, país, cuyo Presidente, Nicolás Maduro aspira reelegirse y donde según la Unicef  denunció hoy los “claros signos” de elevados niveles de desnutrición entre los niños venezolanos a causa de la crisis económica que atraviesa el país, así como la falta de datos que muestren de forma fiable la situación nutricional de la infancia en el país sudamericano. “Al Presidente Nicolás Maduro: mi hijo toma Clonac, Clonazepan y otros pero no puedo comprárselos porque están muy caros y escasean. Algo que me den, aunque sea una pensión para ayudarme porque mi hija convulsiona hasta tres veces al día”, teme porque su hija pueda fallecer, “bueno culpa mía ya no es, eso será culpa del Gobierno”.  Ollas vacías Las ollas resuenan en la casa, no hay nada dentro de ellas, la alacena también está vacía porque para el día de la entrevista, sólo maíz pilado había para hacer unas arepas pero no había con qué acompañarlas.  En la mirada de Colmenares se observa la tristeza con la que vive pero también la ilusión de ver a su hija sana. Las condiciones son precarias, no hay ni siquiera un baño, utilizan el antiguo método de letrinas y el agua deben cargarla en tobos para los quehaceres.  Texto y fotos: Carlos Iván Suárez Lea también:  Unicef denuncia claros signos de desnutrición en niños venezolanos VENEZUELA: “Mamá tengo hambre pero no hay nada que darles”

Con Información de El Periodico de Lara

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow Me

.