VENEZUELA: La lucha no es una campaña electoral - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / El Universal / A más de un mes de protesta de calle, pareciera que los ánimos escasean tanto como un paquete de harina de maíz o un pollo. Muchos insisten en que la tranca de calles no es una manera de protestar y, en efecto, es la más impopular de las protestas, pero a la vez sienten que si no ven su calle trancada es sinónimo de que se acabó la protesta, que nos rendimos y que el régimen logró su cometido. Es normal que ante un sistema opresor capaz de todo por lograr tu sumisión, tengas momentos en los que sientas que no quedan fuerzas y que es mejor bajar la cabeza. Ahora pregunto: ¿Murieron Bassil o Génesis por esto? ¿Leopoldo se entregó pacíficamente para que luego de un par de semanas volviéramos a “la rutina”? Estoy convencido de que no. Tanto, como estoy convencido de que tampoco ha pasado el descontento, por que la fulana “rutina” consiste en hacer 4 horas de cola para comprar alimentos, en llegar antes de las 7 p.m. a la casa para que no nos maten en la calle por inseguridad (como las 2.814 personas que murieron a manos del hampa, entre enero y febrero de 2014), en que el sueldo no te alcance para nada. Esa no es una “rutina” a la que valga la pena volver. En las decenas de asambleas que he tenido en estas últimas semanas, desde Vuelta del Águila, en Mariche, hasta Sebucán, en Leoncio Martínez, ha existido una pregunta en común: “¿Cómo motivo a los demás? Siempre termino saliendo yo solo y nadie más se anima, así es imposible luchar”. La convicción es propia, no esperes por otros para luchar, la mejor motivación es el ejemplo, así te quedes nada más tú con una pancarta en la esquina de tu casa, si estas convencido de que estás haciendo lo correcto, entonces estás motivando a miles. No hacen falta millones para mover a un país, hacen falta un puñado de hombres y mujeres convencidos de que su lucha es la correcta y entonces son millones los que los siguen. Qué acertado fue Leopoldo en dejarnos esa frase como especie de una palmada en la espalda: “El que se cansa pierde”. La lucha no es una campaña electoral, es un esfuerzo enorme de desarmar -pacíficamente- un sistema que durante 15 años se ha atornillado en el poder. Eso implica meses de lucha, es por eso que no podemos cansarnos. Hay picos y llanos en el ritmo que nos mantiene en la calle, la clave está en que mantengamos la lucha viva en cada espacio, que en la oficina coloquemos fotos de los jóvenes asesinados para recordarnos por qué debemos seguir luchando, al mercado lleve su cartelito “SOS Venezuela si consigues pollo avísame, ¡Estoy harto!”. No esperes que nadie te diga qué debes hacer, se tú el pionero. El liderazgo está en tu espejo, eres tú quien debe estar convencido de que este país lo recuperaremos en la calle, donde nos reconocemos. No lleves el debate a quién es el líder, o si era el momento perfecto o no. La realidad es que ante un grupo importante de venezolanos que alzaron su voz, el régimen optó por asesinar jóvenes, torturarlos, herirlos, encarcelarlos. El régimen es capaz de todo por mantenerse en el poder, pero es justo allí donde nosotros debemos ser capaces de más. Ante una bomba que busca dispersar, que sean cientos de valientes que se unan y den un paso al frente. Ante un perdigón que busca herir, miles de trabajadores que curen la indiferencia con su fuerza. Ante una bala que busca asesinar la protesta, para poder construir una Venezuela que realmente sea de todos. ¡Fuerza y Fe! Concejal del Municipio Sucre, Estado Miranda @darioramirez

Más artículos de esta firma

Con Información de El Universal

Entornointeligente.com

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow Me

.