VENEZUELA: Infobae: La oscura y cruel verdad detrás de las misiones “humanitarias” de médicos cubanos en Venezuela - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / Impacto CNA /

Más de 10.000 profesionales fueron enviados por el régimen castrista a la República Bolivariana, en el marco de un acuerdo en el que se intercambia salud por petróleo. Sin embargo, muchos abandonaron sus puestos cansados de trabajar en condiciones de servidumbre. La insólita estafa de La Habana a Caracas

Por  Darío Mizrahi   23 de diciembre de 2017 [email protected] El programa es promocionado como una muestra del compromiso humanitario de Cuba con el resto del mundo . En particular, con los excluidos que no tienen acceso a una salud de calidad. Sin embargo, detrás de ese relato se esconde un funcionamiento perverso, con objetivos muy diferentes a los que se proclaman.  Las misiones de médicos cubanos en el extranjero revelan muchas de las miserias del régimen castrista .

Si bien la participación no es forzada, muchos profesionales se ven  obligados a anotarse con la esperanza de obtener algún ingreso adicional y salir de la pobreza absoluta en la que viven.  “Allá en Cuba, el médico recién graduado cobra unos 40 dólares por mes, y eso no alcanza para vivir . Unos zapatos para trabajar cuestan 30 o 40 dólares, es decir que para comprarlos hay que emplear un salario completo”, cuenta Miguel Guerrero Fernández en diálogo con  Infobae . Tenía 26 años y hacía poco que se había graduado en la Universidad de Ciencias Médicas de Holguín cuando decidió anotarse en su primera y única misión. Fue en octubre de 2014.

 La decisión de ir es voluntaria entre aspas. Nadie te ordena que vayas, pero lo que te obliga es la necesidad económica

“ La decisión de ir es voluntaria entre aspas. Nadie te ordena que vayas, pero lo que te obliga es la necesidad económica que tienen los médicos en Cuba . Por eso son muchos los que prefieren salir a buscar una mejor vida en otros países”, dice a  Infobae Alioski Ramires, que también se formó en Holguín. Se recibió en 2008 y partió en 2011 hacia su primera misión.

“Como me dijeron que me iban a pagar 200 dólares, estaba más que complacido.  Iba a mejorar económicamente y a cubrir todos los gasto de mi familia”, relata Guerrero. Sin embargo, rápidamente se dio cuenta de que había un abismo entre lo que le prometieron y la realidad.

Una vez que están adentro, los médicos se convierten en prisioneros . Deben cumplir un contrato de tres años, sin posibilidad de romperlo, y sólo pueden volver a Cuba por razones de extremada gravedad, como la inminente muerte de un familiar directo o una enfermedad peligrosa.  El régimen laboral es de servidumbre. Algunos trabajan día por medio en guardias de 24 horas , lo que termina dando como resultado semanas con entre 70 y 90 horas trabajadas. Además, pueden pasar hasta 14 meses ininterrumpidos sin vacaciones.

Guerrero vive en Estados Unidos desde 2016 “Estábamos bastante restringidos con respecto a todo. Nos controlaban hasta con cuántos venezolanos podíamos relacionarnos. Por ejemplo, no podíamos tener parejas de allá. Y el día a día era muy duro.  Sólo podíamos estar fuera de la residencia hasta las 6 de la tarde, después había que estar adentro . Si alguien faltaba estábamos en la obligación de reportarlo”, afirma Guerrero.

A eso se sumaba la orden de actuar como soldados al servicio de las dos revoluciones, la cubana y la bolivariana. “Una de las cosas que más me decepcionaron de la misión es que  me obligaban a hacer política. Tenía que decirles a mis pacientes que gracias a Hugo Chávez, a Nicolás Maduro y a Raul Castro ellos estaban recibiendo salud gratuita , cosa que era mentira, porque se lo cobraban al pueblo venezolano”.

Eso es poca cosa frente a lo que tienen que hacer los médicos durante los períodos electorales. “Cuando fueron las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre de 2015,  nos forzaron a conseguir 10 pacientes que nos dijeran verbalmente que iban a votar por el gobierno. Luego nos pusieron a vigilar los centros de votación , y debíamos preguntarle a la gente a quién había votado. Nos dieron un teléfono para ir reportando lo que pasaba. Era una manipulación total”.

Ramires pidió asilo en Brasil en 2017 El escape

“Huí el 3 de enero de 2016, arriesgándome a dejar a mi esposa, a mi hijo y a mis padres en Cuba. No podía seguir engañando al pueblo venezolano. Tenía tanta rabia por dentro que no quería regresar. El día que vuelva tiene que ser a una Cuba libre, con un sistema democrático”.

Guerrero pudo entrar a Estados Unidos, quedarse legalmente y recibir a su esposa y a su hijo gracias al “Parole”  (Cuban Medical Professional Parole), un programa creado en 2006 por el cual se autorizaba de forma casi automática el asilo a los médicos cubanos que escaparan de las misiones. Barack Obama lo canceló en enero de este año junto a la política de “pies secos, pies mojados”, en el marco del restablecimiento de las relaciones diplomáticas con La Habana.

La historia de Ramires es diferente. Tras cumplir la misión de tres años en Venezuela,  fue enviado en 2014 a Brasil , que también contrató a muchos profesionales cubanos. “Es otro sistema, otro mundo.  Las condiciones son muy superiores que en Venezuela y nosotros nos sentimos más realizados . No por decisión de Cuba, sino porque el gobierno brasileño presionó para aumentar el salario.  Comenzaron siendo 800 reales y pasó a 2.900 (870 dólares) . En realidad ese es el 30% de lo que paga Brasil, ya que Cuba se queda con el 70 por ciento”.

 Estábamos bastante restringidos con respecto a todo. Nos controlaban hasta con cuántos venezolanos podíamos relacionarnos

Otra diferencia es que los médicos cubanos están bajo la supervisión de brasileños, no de oficiales enviados por el régimen. Eso impide que haya el tipo de fraudes que se ven en el otro caso. De todas maneras, la injusticia que supone percibir una ínfima parte del salario, y el rechazo a la posibilidad de volver a Cuba o de ser enviados a otro destino, llevó a muchos, como Ramires, a pedir asilo en Brasil.

En total,  son varios miles los médicos que decidieron dejar las diferentes misiones y no volver .  El Gobierno cubano los considera desertores y les prohíbe regresar al país por un plazo de ocho años . Casi nadie quiere realmente regresar a vivir allí, pero como muchos dejaron a familiares, solicitan que se los autorice a visitarlos.

En un intento por dar a conocer su realidad, algunos de estos médicos crearon un grupo de Facebook llamado  #NoSomosDesertores #SomosCubanosLibres , que ya tiene más de 9.000 miembros. Muchos de ellos no son profesionales de la salud, sino de otras disciplinas, pero al igual que los otros aprovecharon su participación en misiones y viajes oficiales para escapar de Cuba.

“Por una decisión arbitraria del gobierno cubano tenemos que estar ocho años afuera del país, a menos que decidamos volver pidiendo perdón.  Pero no cometimos ningún delito, tomamos la decisión de ser libres “. Aunque aún tiene en la isla a dos hijas, a sus padres y a un hermano, Ramires dice que no piensa regresar.  “Me veo volviendo sólo si es de visita. Y con la cabeza erguida” .

Fuente:

VENEZUELA: Infobae: La oscura y cruel verdad detrás de las misiones “humanitarias” de médicos cubanos en Venezuela

Con Información de Impacto CNA

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow Me

.