VENEZUELA: 23 de Enero 60 años - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / El Periodico de Monagas / En la madrugada del 23 de Enero de 1958,  un Douglas C-54 despegó desde el aeropuerto de La Carlota rumbo a Santo Domingo: abordo el hasta minutos atrás presidente, General Marcos Pérez Jiménez.

Un poderoso movimiento de masas, marcado por la más férrea unidad de los distintos sectores opositores al régimen, con el apoyo de la gran mayoría de las Fuerzas Armadas, obligó la salida de quien solo semanas atrás había sido reelecto para un nuevo período presidencial en un fraudulento plebiscito.

Marcos Pérez Jiménez fue, a que dudar, un dictador en toda regla. Arribó al poder como parte de la Junta Militar de Gobierno que derrocó al maestro Rómulo Gallegos, presidente civil y civilista, el primero de nuestra historia republicana en convertirse en Jefe del Estado en comicios libres, universales y secretos. A decir de muchos, entre ellos la propia viuda, se deshizo del presidente de esta Junta, teniente coronel Carlos Delgado Chalbaud, asesinándolo y tras un proceso marcado por la trampa, la Asamblea Nacional Constituyente, de esos años, lo designó presidente.

Pérez Jiménez persiguió con saña a la disidencia, clausuró partidos políticos, organizaciones sindicales y periódicos, coartó las libertades públicas y erradicó cualquier forma democrática. Se cuentan por centenares los asesinados por su policía política -Leonardo Ruiz Pineda, Antonio Pinto Salinas, Castor Nieves Ríos, los monaguenses Domingo Turmero, Manuel y Manuelito Reyes para mencionar solo unos pocos, por miles los torturados y encarcelados muchos de ellos en los campos de concentración de Guasina y Sacupana, ubicados en el vecino Delta Amacuro, con tantos que se marcharon del país.

La lucha por el retorno a la democracia nunca cesó desde el día siguiente de la caída de Gallegos. Acción Democrática la lideró, al comienzo en solitario para luego sumarse el Partido Comunista de Venezuela. Ya en las postrimerías la incorporación de la iglesia, los trabajadores, los empresarios, los gremios profesionales, la representación de los medios de comunicación social, líderes y militantes de COPEI y URD, fortaleció el activismo por la libertad y finalmente un numeroso grupo de oficiales honestos inclinaron la balanza y entonces la tiranía se derrumbó.

Cuando me hice militante del Partido del Pueblo, participé en varias celebraciones del 23 de Enero y en ocasiones me correspondió hablar de la significación de la jornada. Como otros, usé un latiguillo en el cual creíamos: “el 23 de Enero de 1958 cayó la última dictadura que Venezuela ha padecido”.  Visto por lo que hoy pasamos pregunto:  ¿Me equivoqué? Que cada quien se responda a sí mismo.

Lo cierto es que si algo deberíamos destacar y modelar hoy, pasados 60 años, de ese 23 de Enero, es el carácter unitario de la jornada. El objetivo estaba claro y era uno solo: el retorno a la democracia plena. Entre los que combatían en las calles, los que en el exilio apuraban el regreso o en las cárceles acumulaban años, no había diferencias ni mezquindades.  Que esta sea la mejor enseñanza: solo en unidad será posible alcanzar una nueva nación.

  //Luis Eduardo Martínez

 

 

VENEZUELA: 23 de Enero 60 años

Con Información de El Periodico de Monagas

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com

Follow Me

.