URUGUAY: Vieja y nueva política - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / El País / Compartir esta noticia SEGUIR Pablo Da Silveira Introduzca el texto aquí Un rasgo típico de la vida política es que siempre hay muchas batallas librándose al mismo tiempo.

Hay batallas entre partidos para llegar al gobierno. Hay batallas entre sectores dentro de cada partido. Hay batallas entre dirigentes dentro de partidos y sectores.

Todo eso es normal y hasta bueno, porque esas batallas sustituyen a la única que existe cuando no hay política, que es aquella en la que los fuertes terminan dominando a los débiles.

En Uruguay existe hoy otra batalla que se libra en varios ámbitos y muy en especial dentro de cada partido (lo que no disminuye la importancia de la competencia entre ellos). Se trata de la batalla entre viejas y nuevas maneras de hacer política.

Esta confrontación no se va a resolver mañana ni pasado. Los dos “bandos” van a seguir actuando y compitiendo entre sí, porque ambos pueden convivir dentro de los límites marcados por la Constitución y las leyes. Pero esa misma convivencia nos obliga a elegir dónde estamos. Y aunque cada uno tiene derecho a hacer lo que le parezca, es bueno tener presentes algunos puntos de quiebre.

Si usted no está dispuesto a aceptar mucha transparencia y a someterse a múltiples formas de control ciudadano, usted no es parte de la nueva política.

Si usted no está dispuesto a renunciar a ciertas decisiones que querría y hasta podría tomar, como manera de crear un cordón sanitario que lo mantenga bien lejos de la arbitrariedad, la corrupción y el nepotismo, usted no es parte de la nueva política.

Como consecuencia de lo anterior, si usted no está dispuesto a perder plata para hacer política, usted no es parte de lo nuevo.

Si usted no está dispuesto a pedir resultados y limpieza de procederes, y a aplicar esas exigencias a sus propios compañeros políticos, usted no es parte de la nueva política.

Si usted no se siente responsable de cada peso que el Estado le saca del bolsillo a los ciudadanos, usted no es parte de la nueva política. Si usted no es capaz de distinguir entre comunicación oficial, comunicación política, marketing y retórica de barricada, usted es un obstáculo para el desarrollo de un debate público de calidad y, por lo tanto, no es parte de lo nuevo.

Si usted cree que la política consiste en hacer promesas y decir palabras lindas, en lugar de reconocer los desafíos y restricciones que enfrentamos como sociedad, usted no es parte de la nueva política.

Si usted no es capaz de distinguir entre partido, gobierno y Estado, ya sea a nivel nacional, departamental o municipal, usted no es parte de la nueva política.

Si usted piensa que hay que justificar cualquier cosa que hagan sus compañeros, aunque sean cosas que condenaría si las hicieran otros, usted no es parte de la nueva política.

Si usted dedica más tiempo a pensar cómo destruir lo que otros hacen que a forjar un camino propio, entonces no es parte de la nueva política.

Si usted no es capaz de percibir que los ciudadanos ya no están dispuestos a admitir prácticas o discursos que fueron aceptados durante muchos años, definitivamente usted no es parte de lo nuevo.

Algunos queremos para este país nuevas formas de acción política, nuevas formas de hacer oposición y nuevas formas de ejercer el gobierno. Otros prefieren prolongar lo viejo. Los límites entre esos dos bandos son sinuosos. Pero, de cara al futuro, pocas cosas hay más importantes que distinguir entre ellos.

URUGUAY: Vieja y nueva política

Con Información de El País

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com

Follow Me

.