URUGUAY: Una huella de sangre de 2002 permitió aclarar caso - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / El País / El hecho ocurrido el 19 de junio de 2002 generó indignación: Una mujer de 79 años que fue golpeada, maniatada, robada y con indicios de agresión sexual falleció en su casa de la calle Marne entre Quesada y Batlle y Ordóñez.

A 12 años de esto, la Justicia está muy cerca de procesar a uno de los autores del ataque debido a que el chequeo de una muestra de sangre recolectadas en la escena del crimen concuerda con la de un hombre encarcelado, cuyos datos forman parte del Registro Nacional de Huellas Genéticas.

En su momento, se investigó un caso de copamiento y homicidio, pero la autopsia y otros informes médicos indicaron que la causa de muerte fue natural. El dato de la autopsia generó sorpresa en el juzgado penal de 12° Turno, que tramita actualmente el caso, ya que los datos y las fotos revelan que la mujer fue violentada durante el copamiento de la casa y se entiende que fue un asesinato.

La posición de los forenses es tenida en cuenta por los jueces pero no es vinculante, por lo que si el magistrado lo considera puede procesar al presunto autor por homicidio.

En 2002, el caso lo tramitó un juzgado de menores, se enjuició a un menor que confesó haber participado del robo y que fue internado. Sin embargo, su defensa apeló la decisión basada en la autopsia y tiempo después un tribunal de Familia revocó la sentencia y absolvió al adolescente investigado.

En la edición de El País del 28 de junio de 2002 se da cuenta de que un menor de 17 años fue detenido por la Policía tras indagar a jóvenes de la zona. Señala que el detenido limpiaba vidrios de vehículos en Batlle y Ordóñez -muy cerca de la casa de la fallecida- y que confesó su participación en el homicidio.

Dijo que actuó junto a dos individuos y que estudiaron el robo durante varios días y que no consumaron el hurto porque se asustaron cuando vieron que la anciana falleció.

La causa de muerte que se indicó en esa fecha fue paro cardiorespiratorio, agrega.

Días atrás, el hijo de la fallecida -y quien la encontró muerta el 21 de junio de 2002 cuando fue a visitarla- fue citado al juzgado penal para consultarle sobre el caso e informarle de las pruebas que habían surgido.

El hombre manifestó sorpresa al ser informado que se identificó a uno de los presuntos asesinos de su madre, ya que cuando la halló estaba tapada con una frazada y la partida de defunción que se le entregó en 2002 indica causa de muerte natural y no violenta, relataron fuentes judiciales a El País.

La pericia de Policía Técnica de la época indica que había manchas de sangre en el piso y en la malla de plástico de una ventana en la cocina por donde se presume entraron él o los asaltantes. Añade que la casa estaba revuelta y el ropero vaciado. Respecto a la fallecida, indica que presentaba traumatismo en la cara, una bufanda anudada en la boca donde tenía una hemorragia, las manos atadas adelante y estaba prácticamente desnuda. “Las imágenes son escalofriantes”, dijo una fuente judicial a El País.

Acusado. En el fondo de la casa había un televisor 20 pulgadas y varias botellas que se presume querían llevarse pero por alguna razón las dejaron. La mujer tenía guardado unos $ 6.000 que no se llevaron.

En el televisor fueron halladas huellas que por el momento no fueron encontradas en el archivo y por ende no pudieron ser chequeadas con las del indagado. El individuo fue procesado con prisión meses atrás por un delito de violencia privada, fue citado al juzgado penal y rechazó haber participado del copamiento. Aceptó que se le tomarán huellas para ser comparadas.

La persona que actualmente vive en la casa relató a El País que días atrás supo que allí había sido asesinada una mujer, ya que no se lo habían comentado antes de mudarse para ese lugar . Vecinos que residen hace muchos años en esa cuadra recuerdan que la mujer asesinada vivió muchos años en esa casa, era una buena vecina, que se llevaba bien con la gente de la cuadra, atendía amablemente a quien le golpeara la puerta y que en los últimos años salía muy poco.

Con banco de ADN se resolverán mas casos

En diciembre de 2011, fue creado el Laboratorio de Registro Nacional de Huellas Genéticas (Codis) con el fin de esclarecer hechos sometidos a la investigación criminal, identificar y ubicar a personas extraviadas o fallecidas y asistir a la resolución de casos judiciales.

En marzo de este año, el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, informó que este banco de ADN de procesados registró su primera coincidencia con una muestra de ADN hallada en la escena de un hurto, lo que permitió identificar a uno de los delincuentes, quien tenía antecedentes penales.

Funcionarios policiales y judiciales consultados coincidieron que mediante este banco de datos se resolverán varios casos en los próximos años.

El software que permite el almacenamiento de estos datos, fue proporcionado por el FBI. Los nombres de los procesados ingresan en forma codificada y nadie, salvo Identificación Criminal, conoce la identidad de las muestras.

Bonomi informó que aún no se cuenta con el ADN de todas las personas con antecedentes, pero “sí de más de la mitad y cuando tengamos la totalidad se ampliarán las posibilidades”.

Con Información de El País

Entornointeligente.com

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow Me

.