URUGUAY: Solución de los cincuentones fue empate con sabor a derrota para el gobierno - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / El Observador / Cuando en las discusiones políticas se parte de posturas distantes, muchas veces hay participantes que salen más fortalecidos que otros y pueden sentirse victoriosos. Sin embargo, la discusión en la interna del Frente Amplio sobre el proyecto de ley que soluciona el problema de los cincuentones fue un “tremendo empate”. E incluso, se puede decir que perdieron todos los participantes de la discusión, dijeron politólogos consultados por El Observador.

En un tema donde el oficialismo tenía mucho terreno para ganar –porque se trataba de solucionar un problema que afectaba a unos 70 mil trabajadores supuestamente perjudicados por una reforma impulsada por los partidos tradicionales durante el segundo gobierno de Julio María Sanguinetti–, terminó enredado en una discusión interna que mostró diferencias profundas entre sus sectores. A tal punto que el ministro de Economía, Danilo Astori, manejó la posibilidad de renunciar, informó el semanario Búsqueda.

El principal enfrentamiento a nivel del Poder Ejecutivo se dio entre el ministro de Trabajo, Ernesto Murro, y Astori. Con el respaldo del presidente, Tabaré Vázquez, el Poder Ejecutivo envió un proyecto de ley que, en primera instancia, contaba con el apoyo de todo el gobierno en base redactado en base a información preliminar del BPS sobre su impacto.

Pero cuando el organismo previsional actualizó la información en octubre de este año, las proyecciones de impacto cambiaron y el costo proyectado por el Ministerio de Economía se disparó, lo que llevó a Astori a pedir la revisión del texto y a Murro a aferrarse a la redacción original dada por el gobierno.

Mediante una dificultosa negociación en la bancada de Diputados de la izquierda, el Frente Liber Seregni (FLS) de Astori logró que se topearan las jubilaciones de los cincuentones y así alinear, según sus cálculos, los costos de la solución a los previstos originalmente.

Pero en paralelo, el FA impuso un límite a las comisiones que cobran las AFAP que nada tiene que ver con el reclamo de los cincuentones, pero que se alinea con una reivindicación del titular de Trabajo y del PIT-CNT de limitar el lucro de las administradoras.

“Murro está contento, Astori está contento, entonces el presidente Vázquez debe estar contento. Fue tremendo empate”, dijo a El Observador el politólogo Adolfo Garcé.

Su colega Eduardo Bottinelli tiene una visión similar y señaló que aunque se puede entender que todos ganaron algo, a nivel general el saldo fue desfavorable para el Frente Amplio. Por un lado, según Bottinelli, Astori logró que se modificara el proyecto original del Poder Ejecutivo mientras que Murro le sacó ventaja al inicio de las negociaciones. Vázquez, en tanto, cumplió con su promesa de solucionar el problema de los cincuentones. Promesa hecha personalmente un día que bajó para hablar con una delegación de ese grupo que se manifestaba en la puerta de la Torre Ejecutiva.

Pero para Bottinelli el saldo general es negativo para el gobierno. “A nivel global no gana ninguno. Se cobraron cuentas mediáticamente y se pasaron facturas en la interna del gobierno. Fue negativo para todos”, dijo. Para el analista, si se trata de adjudicar victorias es Astori el que sale más fortalecido luego de la discusión, puesto que corría con desventaja y logró modificar el proyecto a última hora. Astori había sido desautorizado en dos oportunidades por parte de Vázquez.

Primero cuando, sin consultarlo, le prometió a los cincuentones que encontraría una solución para el problema que afectaba sus jubilaciones. Hasta ese entonces, Astori había dicho que ese tema no estaba en la agenda del gobierno y que no había margen para encontrar una solución. Luego, conocidos los costos del proyecto, Vázquez descartó que el Poder Ejecutivo enviara un nuevo proyecto menos costoso como pretendía Astori.

Las AFAP perjudicadas Si bien a nivel político no hubo un claro ganador tras el acuerdo al que llegó el FA, entre las partes que intervienen en el sistema de seguridad social sí hubo un claro perdedor: las AFAP privadas. A esas empresas, la iniciativa del FA les reduce el porcentaje de las comisiones que pueden cobrarle a sus afiliados.En este sentido, el economista y especialista en temas de seguridad social Álvaro Forteza cuestionó la medida a la que arribaron en el oficialismo.

Forteza dijo que si bien las comisiones que cobran las AFAP son altas, consideró que eso se debe al tamaño de esas empresas. República AFAP, la institución que pertenece al Estado y que cobra la comisión más baja, tiene el 40% del mercado mientras que las otras tres instituciones se dividen el restante 60% de los afiliados. “(Con el proyecto del gobierno) se debilitan instituciones que ayudan a comprometer el ahorro en la seguridad social, y eso es preocupante”, dijo.

Forteza entiende que la solución econtrada favorece al BPS y a rentas generales del Estado. Con el tope del 90% que se pondrá a las jubilaciones de los cincuentones, el Ministerio de Economía estima que habrá un ahorro del 35% respecto al proyecto original. Pasará de un costo de US$ 3.700 millones en 48 años a US$ 2.400 millones en ese lapso.

Sin embargo, este gasto es bastante mayor al que pretendía el Ministerio de Economía al principio de las negociaciones (US$ 1.200 millones). De todas formas, Forteza entiende que el proyecto “no termina de satisfacer a nadie”. “Es una cosa muy desprolija”, lo mejor hubiera sido que se le reconocieran a los cincuentones los aportes previos a 1996. Esa solución, manejada por el BPS en 2012, cuando Murro era presidente, fue finalmente descartada.

Lo que cada uno obtuvo en la negociación:

Tabaré Vázquez Tabaré Vázquez Camilo Dos Santos

Logró una solución para un problema planteado por un grupo específico que se siente perjudicado. Cumplió con la promesa que él personalmente le realizó a los cincuentones que se reunieron frente a la Torre Ejecutiva y eso le cuenta como una victoria. Sin embargo, el camino para lograrlo no fue fácil. El presidente tuvo que desautorizar dos veces a su ministro de Economía, Danilo Astori –que manejó la posibilidad de renunciar– y ser espectador de un enfrentamiento entre dos integrantes de su gabinete.

Danilo Astori Danilo Astori

Arrancó la discusión como el gran perdedor ya que parecía que el Frente Amplio no aceptaría ninguna de sus sugerencias. Además, el presidente Tabaré Vázquez le dio la espalda en dos oportunidades –cuando prometió dar ¿una solución pese a su negativa al proyecto y cuando descarto realizar modificaciones– y tuvo que jugar para lograr su objetivo de modificar el texto. “Al final Astori logró torcerles un poco el brazo (a Vázquez y al ministro de Trabajo, Ernesto Murro)”, dijo a El Observador el politólogo, Eduardo Bottinelli.

MPP José Mujica L. Carreño

A pesar de ser el sector mayoritario dentro del Frente Amplio y de que su líder, José Mujica, es una de las personas más influyentes en el oficialismo, tuvo un papel secundario en esta discusión. Cuando el MPP quiso presentar una propuesta para acercar a las partes no tuvo respaldo en la bancada del Frente Amplio y la iniciativa finalmente fue descartada. Sin embargo, el diputado de ese sector Alejandro Sánchez tuvo un rol protagónico en la negociación que terminó acercando a las partes y participó de varios en encuentros con el subsecretario de Economía, Pablo Ferreri.

Ernesto Murro Murro

Fue el principal defensor del proyecto enviado por el Poder Ejecutivo y se adjudicó el logro de que existiera una solución para los cincuentones a pesar de la oposición de Astori de atender este tema. Eso le valió ser ovacionado por los cincuentones cuando se movilizaban frente al Palacio Legislativo. Sin embargo, en la discusión en el Parlamento, por la oposición de Astori, el proyecto original fue modificado y el Poder Ejecutivo tuvo que redactar uno nuevo.

Oposición Oposición cincuentones L.Carreño

“La gobernabilidad del Uruguay depende de los acuerdos internos del Frente Amplio”, dijo a El Observador el politólogo Adolfo Garce. En ese contexto, la oposición fue un espectador privilegiado como “casi siempre desde que comenzó la era progresista”. Para Bottinelli, además de no tener incidencia, actuó a destiempo y quedó “muy desdibujada”. “Terminó actuando como oposición conjunta cuando ya había un acuerdo. Era tarde”, dijo. El politólogo aseguró que no lograron el efecto que buscaban.

Grupo IR Macarena Gelman

La iniciativa para solucionar el problema de los cincuentones llegó desde sus filas. Un grupo que apenas tiene un diputado fue el que puso sobre la mesa el acuerdo que terminó respaldando toda la bancada. Sin embargo, para el politólogo Eduardo Bottinelli el gran desafío del Ir pasa por sostener ese protagonismo. “Deben buscar incidencia en otros temas”, dijo, y recordó que este mismo sector ya había tenido un papel protagónico en la reducción de las exoneraciones impositivas a las universidades privadas.

URUGUAY: Solución de los cincuentones fue empate con sabor a derrota para el gobierno

Con Información de El Observador

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow Me

.