URUGUAY: Pensamientos, oraciones y ¿algo más? - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / El Observador / Cada vez que hay un atentando como el de la semana pasada en Barcelona y Cambrils, se oyen por parte de los gobernantes las siguientes reflexiones. Desde Estados Unidos, ya sea Bush, Obama o Trump, “nuestros pensamientos y nuestras oraciones están con los familiares y seres queridos de las víctimas”. Desde Europa, se dice “nuestros pensamientos y nuestro afecto están con los familiares y seres queridos de las victimas”, ya que en Europa, que ha perdido mucha de su esencia cristiana, no está bien visto manifestar que se va a rezar por los deudos y por las víctimas. Quizá Angela Merkel vaya más lejos puesto que en diciembre de 2015, ante una pregunta sobre el riesgo de “islamización” de Europa, recordó que la mejor respuesta era tener “el valor de ser cristianos, saber fomentar el diálogo [con los musulmanes], volver a la iglesia, sumergirse de nuevo en la Biblia”. Seguramente ningún otro gobernante europeo se hubiera animado a decir algo semejante por miedo a perder la próxima elección, pero Merkel, hija de un pastor protestante y dueña de un firme carácter, dijo lo que pensaba y no por ello corre peligro de ser reelegida holgadamente como Canciller en las elecciones del próximo 24 de setiembre.

Sea como sea, parecería que con el terrorismo yihadista no hay mucho más que rezar (para los que creen el algún Dios), sentir afecto y tratar de prevenir. De hecho, muchos sostienen que la prevención ha funcionado bien en España, por lo menos, desde lo atentados de Atocha en 2004, donde murieron 120 personas hasta los 15 de Cataluña la semana pasada. Pero si los terroristas no hubieran tenido la mala suerte o inexperiencia de que se les explotara el depósito de explosivos en la ciudad de Alcanar, probablemente hubieran consumado una masacre de enormes proporciones y mayor aún que la de Atocha. Al menos esas eran las intenciones de la célula y las de imán Abdelbaki es Satty, que los adoctrinó, lavó el cerebro y condujo hasta el operativo final que iba a concluir con la muerte de cientos de infieles.

Pero es claro que muchas más cosas se pueden hacer. Por de pronto, reforzar la vigilancia policial en las Ramblas si la CIA informa que hay posibilidad real de un atentado en verano, época de mayor afluencia turística. Luego, colocando bolardos de hormigón armado, que se pueden comprar a bajo precio en MercadoLibre.com (y supongo que en Amazon España), en los inicios de cada cuadra de las Ramblas para dificultar el transito vehicular ya que ahí solo hay tránsito peatonal. Pero parece que en la concepción de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, de filiación comunista, esos bolardos “coartan las libertades”. Las de quién: las de los transeúntes seguro que no, y doy fe de ello por recorrí cientos o miles de veces las Ramblas. Seguramente, las de los asesinos que no pueden circular por ahí con una camioneta. Y lo mismo en la Puerta de Sol en Madrid, donde también hay otra alcaldesa comunista que piensa que coartan las libertades. Es cierto que los bolardos no son 100% efectivos pero también es cierto que hacen el atentado muchísimo más difícil. También se puede cortar fuentes de financiamiento que vienen de los ricos emires del Golfo Pérsico a través de ONGs.

Pero por lo que sabemos de París, Niza, Bruselas, Berlín, Londres, Manchester, ni la vigilancia extremada ni los bolardos pueden impedir estos atentados “low cost”. Pero deberíamos empezar por entender que hay detrás o dentro del Islam. Millones de musulmanes dicen que son pacíficos. Pero, ¿habrán leído bien el Corán? De allí se desprende la imposición de la fe por violencia, e impulsados por esa matriz, los musulmanes de extendieron por el norte de Africa en los siglos VII y VIII, ocuparon gran parte de España y solo fueron derrotados en Poitiers en el año 732 por Carlos Martel, a quien deberemos estar eternamente agradecidos.

Por eso en Occidente, tenemos que hacer algo más que rezar y pensar. Tenemos que comprender la naturaleza del Islam, las luchas internas entre chiíes y suníes, y sus propias contradicciones. Tenemos que controlar las mezquitas porque las mezquitas no son solo lugar de oración sino de adoctrinamiento político. Y tenemos que lograr que los “islamitas moderados” -los millones que rechazan la yihad- acepten el principio de la no violencia y acepten que hay valores humanos fundamentales que la Sharia no protege. Y eso pasa en países como Arabia Saudita, donde se sigue linchando gente en la calle, lapidando adúlteras, sometiendo a la mujer, etc. De modo que, con jóvenes suicidas o no, tenemos en Occidente un problema. Cuando llegan musulmanes quieren establecer mezquitas -en España hay mil- y vivir según sus leyes, pero si un grupo de cristianos quisiera poner una iglesia en Arabia Saudita, sería prontamente disuadido.

Quizá tenga razón Angela Merkel y tengamos no solo que evitar la islamofobia sino redescubrir los valores judeo cristianos que son la raíz de Europa y la razón más clara por la cual Europa acoge a lo emigrantes y abre sus puertas a todas las religiones y gentes de buena voluntad.

URUGUAY: Pensamientos, oraciones y ¿algo más?

Con Información de El Observador

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com




Instagram

Username or hashtag @entornointeligente is incorrect.