Uruguay integra dos grupos que piden cosas contradictorias para Venezuela - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, escuchó con atención el discurso del presidente Tabaré Vázquez y luego de los agradecimientos protocolares lo miró a los ojos y en menos de dos minutos repitió tres veces la palabra “elecciones”. La italiana recién había arribado a Montevideo y desde ese momento dejó claro que sería durísima en las negociaciones y no estaba dispuesta a volver a Bruselas sin una declaración que pidiera “elecciones presidenciales libres, transparentes y creíbles” en el “menor tiempo posible”. No solamente lo logró, sino que además consiguió que el Grupo de Contacto Internacional (GCI) se comprometiera a promover el ingreso de ayuda humanitaria en Venezuela.

Las más de cuatro horas de cumbre desarrolladas en el piso 11 de la Torre Ejecutiva fueron “intensas”. Según supo El Observador en base a fuentes diplomáticas, la delegación europea –compuesta por Italia, España, Portugal, Suecia, Francia, Alemania, Holanda y Reino Unido rechazó desde el inicio la solución venezolana propuesta  por Uruguay, México y la Comunidad del Caribe (Caricom) a través del “Mecanismo de Montevideo” y logró imponer la declaración que finalmente se terminó aprobando y contó también con el beneplácito de los latinoamericanos Costa Rica, Ecuador y Uruguay.

La suscripción a esta declaración dejó a la cancillería encabezada por Rodolfo Nin Novoa en una nueva contradicción, ya que Uruguay es el único país que integra ambos grupos. Mientras que el “Mecanismo de Montevideo” aboga por el diálogo “sin condiciones”, el GCI plantea que la “salida pacífica” se producirá a través de la realización de lecciones “creíbles”. Es decir, el miércoles Uruguay defendió no hacer imposiciones en Venezuela y el jueves hizo imposiciones. 

Nin Novoa había dicho el miércoles que las partes debían acordar cuáles eran las “condiciones” para el diálogo. “Júntense, hablen y arreglen. Después si hay plebiscito, referéndum, elecciones y liberación de presos políticos, esas son cosas que acordarán entre ellos. No es posible imponer desde afuera condiciones en un país que tiene las dificultades de Venezuela”, dijo.

Pero 24 horas después su posición cambió. En conferencia de prensa señaló que “el problema venezolano se puede arreglar en la medida en que se empiece a hablar de elecciones”, es decir con imposiciones extranjeras. De hecho el comunicado al que adhirió Uruguay habla de elecciones “libres, transparentes y creíbles”.

Durante la reunión, la posición latinoamericana fue defendida con énfasis por Bolivia y México, quienes no firmaron la declaración por considerar que no se sentían “representados” por la totalidad de su contenido.

El canciller mexicano Marcelo Ebrard dijo luego en conferencia de prensa que había “diferentes posiciones políticas” y que su país no podía “por mandato constitucional apoyar la injerencia en otros países”.

La decisión de promover el ingreso de ayuda humanitaria en Venezuela fue defendida por Nin Novoa y Mogherini. El ministro dijo que era “imperiosa” y que tratarían de “generar los canales necesarios para que Venezuela permita esa ayuda”. La jefa de la diplomacia europea agregó que debía ser “canalizada” para que llegue “a quienes más lo necesitan”, y que sea independiente para que “nunca se vea politizada”. Bolivia se opuso y su canciller lo dejó claro en una rueda de prensa en la que señaló que si se ofrece ayuda humanitaria “también se debe levantar el bloqueo económico” que tiene Venezuela.

Leé también

En cancillería creen que los europeos no aprobarán el “Mecanismo de Montevideo” Por otra parte, los representantes aseguraron que “la participación a otros grupos políticos y sociales está abierta”, con respecto al grupo negociador y que intentarían que los “aspectos más relevantes sean llevados adelante por un pequeño núcleo representativo”.

En su declaración, el GCI también señala que para que Venezuela pueda superar la crisis “es crucial restaurar la plena democracia, el estado de derecho, la separación de poderes y el respeto por el mandato constitucional de las instituciones de cada país, más particularmente la democráticamente electa Asamblea Nacional”.

Durante la conferencia de prensa, en la que solo se permitieron cuatro preguntas, Nin Novoa respondió acerca de las posibilidades del éxito del grupo, ya que Juan Guaidó, que fue nombrado como presidente encargado por la Asamblea Nacional, ha dicho que no está dispuesto a negociar si Nicolás Maduro continúa en el gobierno. El canciller señaló que no había negociación posible sin diálogo y que negarse era “bloquear las posibilidades de entendimiento” ya que “la intransigencia lleva al bloqueo de los caminos de solución”.

Sorpresa en el FA por declaraciones de Nin Las palabras que salieron de boca de Nin Novoa causaron “sorpresa” en los grupos más a la izquierda del Frente Amplio. 

Dos días antes, el canciller había asistido a la Comisión de Asuntos y Relaciones Internacionales de la coalición (Carifa) para explicar cuál sería la posición de Uruguay en la cumbre. Lo que explicó en esa instancia se vio reflejado enteramente en el texto del Mecanismo de Montevideo, y en ningún momento mencionó la posibilidad de llamar a elecciones, según contaron participantes de la reunión. 

Por eso, la suscripción de Uruguay al pedido de “elecciones libres” generó disconformidad en los dirigentes del Partido Comunista, la 711 y el PVP, entre otros que reconocen a Maduro como presidente “legítimo” de Venezuela. En esos grupos entienden que el comunicado de este jueves supone un “cambio” respecto a la gestión que ellos mismos habían felicitado días atrás. 

Pero la ambigüedad ha sido la única constante del gobierno cuando se trata de Venezuela. Un día el mensaje es para el Frente Amplio y al otro día la señal es para la comunidad internacional. 

Unión Europea Mecanismo de Montevideo Federica Mogherini Rodolfo Nin Novoa Grupo de Contacto
LINK ORIGINAL: El Observador

Entornointeligente.com

Smart Reputation

119656