Una vuelta inesperada - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

Óscar Lovera Vera, periodista

Juan Ortiz tenía 18 años a mitad del 2009 cuando salió para una fiesta como todos los fines de semana. Sus padres sabían de ello, aunque no el destino preciso. Una llamada inoportuna en la madrugada alertando de su secuestro.

Sábado 22 de agosto de 2009.

– Un poco de perfume y estoy hecho. Esta noche es para farrear, además el tiempo me da de sobra, apenas son las 21:30.

Juan Ortiz se preparaba para recorrer la madrugada, tenía 18 años y su juventud le daba energía para amanecer con amigos de fiesta en fiesta.

– ¡Chau, papá! Gritó desde la puerta principal. Su vivienda estaba ubicada en el barrio Juan E. O’Leary de Ciudad del Este. A partir de ahí su destino era incierto, dejaría que los mensajes con amigos definieran la hoja de ruta, donde comenzar –con la famosa previa– y luego continuar. Algo seguro era no definir có mo terminaría. Para él era impredecible el futuro.

Subió a su Fiat Palio, puso el motor en marcha. Ya tenía el destino, y estaba convencido que era uno bueno.

HORAS DESPUÉS…

3:30 a.m., domingo 23 de agosto. El vibrador del teléfono desliza el celular sobre la mesa de madera, el sonido de repiqueteo es molestoso. -¿Quién será a esta hora?, dijo Juan Vicente, padre de Juan. Vio la pantalla y era el número de su hijo, en secuencias de segundos su mente le advirtió que podría necesitar de ayuda y contestó sin titubear.

-¡Hola, Juan, hijo, ¿qué pasó? -¡Papá, me secuestraron, ayúdame papá. Esto tipos son peligrosos, me van a matar! Sollozó, y con la voz quebrada, Juan pedía auxilio a su padre…

En ese momento todos los sentidos de Juan Vicente se encendieron como la luz de la pequeña lámpara junto a la cama, iluminó la habitación y avizoró una madrugada de caos. ¡¿Qué, qué pasó?! Juan preguntó inmediatamente al escuchar eso, le costaba creer. Por un momento intentó creer que se trataba de una broma hecha por su hijo, pero no fue así.

-Me va a prestar atención, si querés de nuevo a tu hijo. Quiero 100.000 dólares, nada de policías, ni prensa. Yo te voy a llamar de nuevo. La llamada se cortó, las pulsaciones sonaban como punzantes en el pecho de ese hombre, su desesperación comenzó a desencadenar en su motricidad, tanto que no podía reaccionar. Quedó impactado. Su hijo estaba en manos de unos delincuentes.

¿DÓNDE ESTÁ JUAN?

Media hora más tarde, el Fiat Palio fue hallado en inmediaciones de un canal de televisión de la ciudad. Estaba sin las llaves y las puertas sin el seguro. Alguien lo dejó en ese lugar para despistar.

7:00 horas. El teléfono de Vicente volvió a sonar. El timbre rompió el silencio que sumaba confusiones en la casa. Don Vicente no tenía enemigos, deudas, o amenaza para que tomen en cautiverio a su hijo.

El teléfono sonaba insistente, Juan Vicente corrió a contestarlo, lo dejó sobre la mesa del comedor. Eran ellos.

-¿Ya tienen la plata?, dijo la voz extraña que confirmó el rapto en la llamada anterior. –No, señor. No llego a ese monto. Tengo quince mil dólares y eso te puedo dar en este mismo instante. Dijo Juan, pensando que convencería a los criminales.

-No, ese no es el trato. Juntá la plata que queremos o ya sabés qué pasará… La llamada se volvió a cortar. La desesperación del papá de Juan se triplicó. No sabía de dónde sacar dinero y en su cabeza golpeaba la idea de que su hijo podría ser asesinado si no lograba completar los 100 mil dólares.

Antes de la media mañana, una dotación de agentes policiales llegó a la casa. Era un edificio ubicado en las calles Alejo García y General Rodríguez de la capital esteña. Los agentes convencieron al papá de Juan que las negociaciones se debían realizar desde otro sitio. Para despistar y no comprometer la integridad del hombre, más de la que ya estaba con el plagio de su hijo.

De aquel departamento partieron a una residencia en el Paraná Country Club, esa sería la base de operaciones para lidiar con los plagiadores.

LA TERCERA LLAMADA

Ese domingo se hizo eterno. La última vez que supieron de los secuestradores fue poco después de las 7 de la mañana, más nada.

Juan Vicente era interrogado por la Policía. Necesitaban saber con quienes lidiaban. Juan estaba confundido, reflexionó nuevamente sobre su vida para recordar si, en algún momento, llegó a incomodar a alguien para sospechar de un plagio por venganza política o económica. Pero nada tenía sentido.

El agente Carlos Ramírez, un oficial con experiencia en delitos de frontera, lo miró fijamente y le preguntó al hombre ¿está siendo totalmente sincero, señor? ¿Está seguro que no tiene amenazas o rivales que pudieran tener vínculos con alguna organización criminal? La firmeza en la voz de ese policía provocó en Juan hasta dudas sobre su memoria, y solo atinó a responder lo que ya repasó varias veces: -Mire oficial, yo solo tuve el cargo de asesor jurídico de la gobernación de Alto Paraná, mi trabajo siempre fue técnico, de asesoría y hasta muchas veces rutinario. Nada que pudiera molestar a otras personas, mencionó con bastante seguridad Juan Vicente.

La tarde avanzó dando pasos inseguros a la noche, eso porque la familia no quería una noche más sin tener a “Chispa”, como lo llamaban sus amigos, fuera de la casa.

Cada integrante del entorno de Juan fue indagado, amigos, compañeros de colegio y personas con quienes se relacionó íntimamente. Nada se tenía, los investigadores estaban en blanco. Los informantes del submundo no tenían detalles de la gestación de un plan de secuestros por parte de alguna banda criminal. Nada que pudiera llevar a pensar que un grupo grande buscaba una ventaja económica rápida, lo que llaman un secuestro exprés. Con esta información, el oficial Ramírez abrió una segunda hipótesis: una banda de inexpertos, improvisados que se asociaron para cometer exclusivamente este secuestro con un fin en particular. No podían descartar, la idea tenía lógica. Solo que estaba igual de insostenible como las otras sospechas que tenían.

Se acercaba la medianoche y nadie podía cerrar los ojos. No sabían en qué momento podían volver a llamar.

23 horas, domingo 23 de agosto. El celular comenzó su danza vibratoria sobre el desayunador. Se desplazaba suicida al borde de aquella mesa, una mano se extendió oportuna para alcanzarlo y entregársela a Juan Vicente, el único que podía conversar con los delincuentes.

-¡Hola, ¿papá?! Era “Chispa” al teléfono. Lo dejaron hablar como prueba de vida.

Juan Vicente respondió sin dudar, reconoció la voz al instante -¡Hola, hijo, soy yo! ¿Estás bien? –Sí, papá, sí. Estoy acá, vendado, pero bien. Cené pollo hoy, estoy comiendo y me tratan bien…

La llamada cambió de interlocutor. El negociador de los secuestradores arrebató el teléfono a Juan y directamente preguntó: ¿mi dinero, ya tenés?

Juan Vicente quedó en silencio, no sabía si mentir o ser sincero. La vida de su hijo estaba en riesgo y no podía resolver si –tras escuchar a su hijo– debía seguirles el juego para comprarle tiempo a la Policía o ser él honesto e intentar ablandar al criminal para que baje sus pretensiones. El dilema era complejo, pero ya debía contestar. Fue valiente y se arriesgó.

-No señor, no llego a ese monto, no soy un hombre de mucho dinero. Puedo llegar a conseguir la mitad, pero no más que eso. Ya no sé más a quién recurrir…

Hubo un silencio, más largo e intenso del que él se tomó para responder con antelación. -¿Hola? Insistió Juan, necesitaba desesperadamente una respuesta, la ansiedad lo carcomía, no durmió nada ese día y solo necesitaba de vuelta a su hijo. No sabía con quiénes trataba y le mortificaba no poder manejar la situación. Nunca se preparó para algo así. La pausa en la llamada, lo estaba matando. Hasta que por fin unas palabras se escucharon…

-Por hoy es suficiente, mañana te digo qué pasará… y el sonido que marca el final de llamada dio paso a más zozobra…

Continuará…

LINK ORIGINAL: La Nacion

Entornointeligente.com

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation