Un estudio científico halló decenas de virus desconocidos de «alto riesgo» para los humanos en animales salvajes que se consumen en China

Entornointeligente.com /

Identificaron 102 especies de virus de 13 familias virales diferentes, 75 nunca habían sido descritos antes y 21 fueron considerados de «alto riesgo» para los seres humanos.

En medio de una pandemia que todavía no termina y que muchos creen que fue originada por un murciélago en un mercado china, ha surgido a la luz un nuevo estudio científico que identificó decenas de virus previamente desconocidos en animales salvajes que son parte del menú dietario de China y otros países asiáticos.

Aunque no corroboran la historia del murciélago, los científicos sí descubrieron que los virus detectados pueden tener efectos sobre los humanos, aunque ninguno está directamente relacionado con el coronavirus que desencadenó la pandemia de COVID-19.

Según sus autores, el estudio se convierte en una carta de advertencia sobre otras amenazas virales que acechan en el reino animal y sobre las que vale la pena estar alerta.

Se sabe que los mercados de animales vivos han provocado brotes, como el síndrome respiratorio agudo severo (SARS) hace 2 décadas. Pero el estudio subraya el alcance de la amenaza, mostrando que «hay una enorme cantidad de diversidad viral sin muestrear» en los animales. Así lo explica el biólogo evolutivo de la Universidad de Harvard, William Hanage, que no participó en el trabajo, a Sicence.org: «Los humanos debemos entender que para un virus, diferentes especies de mamíferos pueden parecerse bastante, siempre que sus células tengan los receptores apropiados».

Esta realización ha hecho que China haya tomado medidas drásticas contra la venta de los animales muestreados en el estudio, pero otros países de la región no lo han hecho.

Los investigadores, dirigidos por el veterinario Su Shuo de la Universidad Agrícola de Nanjing, tomaron muestras de casi 2.000 animales que representan 18 especies diferentes en lugares de China, incluidas granjas peleteras, zoológicos y hábitats naturales. La mayoría eran especies que tradicionalmente se comen como manjares en China, incluidas las civetas, los perros mapaches, los tejones, las ratas de bambú y los puercoespines.

Utilizando una técnica de «metagenómica», que analiza muestras en busca de transcripciones de ARN que los virus producen cuando se copian a sí mismos, identificaron 102 especies de virus de 13 familias virales diferentes en la nariz, las heces y los tejidos de los animales. Sesenta y cinco de los virus nunca se habían descrito antes. Además, los investigadores consideraron a 21 como de «alto riesgo» para los humanos, porque habían infectado a personas en el pasado o simplemente tenían un historial de saltar fácilmente entre especies, según el estudio publicado en la revista Cell.

«Nuestros resultados brindan información importante sobre esos animales de caza y sus virus que podrían conducir a la próxima pandemia», dice Su, cuyo grupo publicó su trabajo en línea en la revista Cell.

Entre los hallazgos preocupantes se encontraban varios coronavirus. Por ejemplo, un erizo se infectó con un virus parecido al que causa el síndrome respiratorio del Medio Oriente en humanos. Cuatro coronavirus caninos encontrados en perros mapaches eran aproximadamente un 94 % similares a los coronavirus encontrados recientemente en humanos en Malasia y Haití. «Estos virus pueden infectar a muchos animales», dice Su.

Algunas de las especies muestreadas en el estudio podrían actuar como huéspedes «intermediarios» que los coronavirus de murciélago infectan antes de dar el salto a los humanos. De hecho, un coronavirus similar al que se encuentra en los murciélagos apareció en una civeta. La mayoría de los investigadores piensan que tanto el SARS-CoV-2 como el SARS-CoV-1, la causa del SARS, se convirtieron en patógenos humanos después de pasar por un huésped intermedio.

Los investigadores también detectaron varios virus de la gripe, otra familia que podría desencadenar una nueva pandemia. En un hallazgo «de considerable importancia», escriben los autores, se descubrió que las civetas y los tejones asiáticos portan H9N2, un virus de influenza A que se ha vuelto cada vez más común en pollos y patos.

Ha habido menos de 50 casos humanos documentados de infección por H9N2, señaló un informe de febrero de 2020, porque el virus no se transmite de manera eficiente entre las personas. Pero los investigadores temen que al replicarse en otros mamíferos tenga más oportunidades tanto de infectar a los humanos como de adaptarse a ellos. Los tejones infectados tenían secreción nasal y presumiblemente podrían transmitir a los humanos a través de la vía respiratoria.

Otros virus detectados en el estudio que pueden infectar a las personas incluyen influenza B, Norwalk, virus de parainfluenza humana 2, rotavirus y orthoreovirus.

Los mercados que venden animales vivos, a menudo llamados «mercados húmedos», son lugares ideales para que los virus se transmitan a los humanos, tanto por la densidad de animales como porque el estrés que sufren los hace propensos a propagar virus, dice la viróloga médica Marietjie Venter de la Universidad de Pretoria, Hatfield.

Los nuevos hallazgos «confirman que se debe evitar el comercio y el consumo de estos animales y respaldan las acciones tomadas por China para prohibir el comercio de muchos de estos animales», dice Venter, quien es miembro del Grupo Asesor Científico de la Organización Mundial de la Salud para el Orígenes de nuevos patógenos.

Después del SARS, China declaró ilegal la venta de muchos de los animales muestreados en el estudio, pero todavía estaban disponibles en los mercados de Wuhan en 2019, justo antes del comienzo de la pandemia, incluso en el mercado de mariscos de Huanan, que fue el primero identificado grupo de casos de COVID-19. Se dice que el gobierno ha tomado medidas enérgicas contra las ventas ilegales desde entonces.

«Con una legislación muy estricta, así como controles de detección, ahora es difícil encontrar vida silvestre» para la venta, dice Su. «Lo que me preocupa es que parece que en el sudeste asiático, donde la economía está rezagada, este comercio de animales salvajes continúa».

El biólogo evolutivo Edward Holmes de la Universidad de Sydney, coautor del nuevo estudio, «sospecha fuertemente» que el SARS-CoV-2 saltó a los humanos en el mercado de Huanan. Mientras se vendan animales salvajes, el riesgo de saltos similares sigue siendo alto, dice. «Es difícil pensar en una forma más efectiva de encender y avivar las llamas de una epidemia», dice Holmes. «Seguimos permitiendo que estas cosas florezcan y es solo cuestión de tiempo antes de que tengamos otro brote y quizás otra pandemia».

infobae

LINK ORIGINAL: Agronegocios

Entornointeligente.com