Trump se poncha con las bases llenas - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

¿Por qué los peloteros cubanos no pueden jugar en las grandes ligas? Sencillamente porque un hombre no quiere que eso ocurra y para cumplir con su deseo omnipotente se acaba de ponchar con las base llenas.

Donald Trump es ese hombre, autor de una insólita postura, que por demás desnuda la paradigmática democracia de la que dice ser líder. El Presidente de Estados Unidos le dijo a la MLB que si presiona a la Isla para que disminuya sus relaciones con Venezuela, la Casa Blanca estaría abierta a retomar el pacto con Cuba. Es decir, solo así habría posibilidades de que renaciera el acuerdo entre esa entidad beisbolera estadounidense, que es una gran empresa privada de su país, y la Federación Cubana de Béisbol (FCB).

Para Trump y su Gobierno ya no se trata de que la FCB sea o no una institución gubernamental cubana, como dijo el pasado 8 de abril cuando hizo trizas el Acuerdo de esta con la MLB de diciembre de 2018, ni que a las arcas del Estado vaya a parar parte del dinero por la tasa de liberación que deben erogar las franquicias de la MLB, sino de la relación entre dos países, que es sancionada por quien se cree dueño del mundo.

El mismo pretexto apareció para arreciar el bloqueo contra Cuba, con la activación del Título III de la Ley Hems-Burton. Otro burdo ardid, porque el ilegal texto existe y codificó esa genocida política al darle carácter extraterritorial, mucho antes de la relación entre la Mayor de las Antillas y la Revolución Bolivariana.

Está claro que al magnate presidente ni le interesa ni conoce mucho de relaciones internacionales y de ahí que se ponche constantemente, pues lo que le dijo a la MLB carece de fuerza moral, sentido político y diplomático, porque cada país decide soberanamente las relaciones que establece con otras naciones.

Y, aunque le da lo mismo lo que piensen sus conciudadanos, incluso quienes votaron por él, sabe que la noticia del acuerdo entre la MLB y la FCB fue muy bien recibida, en Cuba, en Estados Unidos y en todos los corredores beisboleros y deportivos del planeta. Como sabe también que solo la derecha estadounidense, y no toda, sino la más retrógrada y violenta, se opone al establecimiento de relaciones normales entre los dos países.

Hasta el pasado 10 de junio, día en que el inquilino de la Casa Blanca se reunió con el comisionado de la MLB, Rod Manfred, el mundo veía a esa organización como autónoma e independiente. Pero al parecer la democracia a lo Trump es diferente, y ni en la pelota hay esa cacareada libertad de la que tanto blasona.

Cuba, la FCB y su movimiento deportivo reconocen la calidad de la pelota estadounidense, no han dejado de tener la voluntad de relacionarse y desarrollarse en ese exigente escenario y siempre han estado dispuestos a dialogar sobre ese vínculo que, al igual que la MLB, considera provechoso y legal. Sin embargo, su pitcheo es de más de 90 millas en el orden ético y este «lanzamiento» del canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla, en abril último, es la recta con la cual se seguirá ponchando Trump: «La solidaridad de Cuba con Venezuela es cuestión de principios, es la convicción de nuestro pueblo, y la decisión política de nuestro Gobierno, y enfrentaremos enérgicamente cualquier intento de chantaje».

LINK ORIGINAL: Granma

Entornointeligente.com

Advertisement

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation