Trump cambia las reglas del juego del sector del motor - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / Expansión / El presidente electo de Estados Unidos se ha convertido en una seria amenaza para la industria de automoción, que ensambla una parte significativa de su producción en México.

La industria automovilística de México ha experimentado un crecimiento extraordinario en los 22 años que lleva en vigor el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Nafta), que abrió las puertas al mercado estadounidense. En este periodo la producción de automóviles de México más que se ha triplicado, llegando a la cifra de 3,4 millones en 2015, y el 82% de los 2,7 millones de vehículos que exportó México ese año tuvieron como destino Estados Unidos o Canadá. Pero el anuncio de Ford el martes de que va a abandonar sus planes de construir una nueva fábrica de automóviles en México pone de manifiesto la seria amenaza que supone Donald Trump para la industria. El presidente electo ha reprendido públicamente a las empresas estadounidenses que trasladan puestos de trabajo al sur de la frontera, como a General Motors esta semana, y ha amenazado con abolir el Nafta.

Sergio Marchionne, consejero delegado de Fiat Chrysler, ha declarado que la elección de Trump “va a cambiar las reglas del juego” de la industria del automóvil. Desde 1994, los bajos costes laborales, el libre acceso al mercado estadounidense y los acuerdos de libre comercio con otros 44 países han llevado a México a ser el séptimo mayor fabricante de automóviles del mundo y el cuarto mayor exportador. Sus fábricas y su cadena de suministro dan empleo a más de 750.000 trabajadores.

Los proveedores mexicanos también suministran el 40% de las piezas y componentes usados en los coches que se montan en EEUU, entre ellos casi todos los cinturones de seguridad, airbags y fundas de asientos. En total, un tercio de las exportaciones de México a EEUU son automóviles o componentes asociados. “Sin lugar a dudas, el éxito de la fabricación de vehículos en México está estrechamente vinculado a EEUU y cualquier cambio en las condiciones del mercado podría tener un efecto sobre la producción y la inversión en la industria”, dice Bill Rinna, analista sénior de LMC Automotive, una empresa de análisis y previsiones de la industria automovilística. La menor base de costes de México también implica que los fabricantes suelen montar los vehículos allí, porque si lo hicieran en EEUU no serían rentables.

Los analistas citan a menudo como ejemplo el Chevrolet Cruze, el vehículo que provocó la ira de Trump el martes. El presidente electo dijo en Twitter que GM debería hacer frente a unos “grandes aranceles fronterizos” si quisiera importar coches de México a EEUU. Aunque la versión sedán de dos o cuatro puertas del Cruze se fabrica en EEUU, el modelo de tres o cinco puertas más barato se fabrica en México. “A todos los fabricantes nacionales les cuesta ganar dinero con el montaje de los turismos pequeños en EEUU. Desde el punto de vista económico, tiene mucho más sentido fabricarlos en México”, señala un ejecutivo de un fabricante no estadounidense con respecto a la decisión de invertir en México.

Para complicar más el asunto, el Nafta también ha alentado a los fabricantes de automóviles a comprar a proveedores de ambos lados de la frontera. Los componentes fabricados en EEUU representan aproximadamente el 40% de los que se usan en los automóviles que exporta México. “Existe un altísimo nivel de integración entre EEUU y México en materia de componentes”, dice Mike Jackson, analista sénior de la industria automovilística de IHS.

Tensión entre Enrique Peña (México) y Donald Trump (EEUU).

Trump cambia las reglas del juego del sector del motor

Con Información de Expansión

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en EntornoInteligente.com

Follow Me

.