Tras las primeras pisadas - EntornoInteligente

Diario El Tiempo /

Antes de las culturas Narrío, Tacalshapa, Cashaloma y de los cañaris, estuvieron los cazadores y recolectores de la Cueva Negra de Chobshi. Desde esa época se tiene información de las primeras pisadas con el hallazgo del material lítico, pero hay un vacío histórico, entre los habitantes de la cueva y las cultura precañaris. Se da un salto hasta los vestigios del Castillo de Duma, también ubicado en Sígsig, muy cerca de la cueva. Se trataba de un espacio en donde los investigadores presumen que había un conjunto de viviendas.

En la provincia del Cañar, por su parte, está Ingapirca, en donde se encontraron enterramientos, vestigios cañaris e incas, textiles y material lítico que sirvió por años para cazar en guerras y para diversos usos domésticos. Paredones de Molleturo también se estima entre los vestigios arqueológicos más importantes en la provincia de Azuay. Está atravesado por el ancestral Cápac Ñan o Camino del Inca, que fue construido sobre un camino cañari, por lo que se puede apreciar ambas arquitecturas, explica el investigador Ángel Puin.

De otro lado, el investigador Ernesto Salazar, en el libro ‘Cuenca, Santa Ana de las Aguas’, realiza un mapa con nombres y ubicación de todos los sitios arqueológicos de la zona; profundiza en los orígenes de las culturas de la región al dar repaso también a al complejo de Culebrillas, Coyoctor, el tramo sur del Cápac Ñan, en busca de el pasado precolombino. (EPA) (F)

Estos son los sitios arqueológicos que puede estudiar, conocer y visitar

Algunas palabras en español que provienen del quichua

Además de las ruinas arqueológicas y sitios sagrados que se conservan de estas culturas, hay una gran cantidad de vocablos del quichua y que fueron aceptados por la Real Academia de la Lengua Española, RAE, y se reconocen como quichuismos. A continuación, algunos de los más empleados actualmente en el Austro, con su respectivo contexto.

‘ Achira’: como el “capullito de amancay” para los cuencanos, es la “flor de achira” para los gironenses. No se puede comprender nuestra cultura sin aquellos quimbolitos y tamales, cuya delicia es vestida, entre otras hojas, por la de achira.

‘Alpaca’: es un camélida y, aunque muchos la suelen pensar como un sinónimo de ‘llama’, la alpaca denota a una especie más pequeña. Proviene del quichua ‘allpaka’, así como el vocablo ‘vicuña’ que define a un animal familiar con el que también suele confundirse esta peculiar especie.

‘Chacra’: la cultura andina se enmarca en la simbología de la Pachamama, y la chacra es una forma de comprender el territorio desde lo sustentable y la conexión con la tierra. Encalada (2016: 44), define esta palabra como: “La sementera de maíz y poroto”, y, en la actualidad, se ha visto como estrategia sostenible que, incluso, se está comenzando a implementar en residencias con poco espacio. Tiene su origen en el quichua ‘chakra’.

‘Chaucha’: Es una palabra que goza de varios significados. El maestro Encalada refiere que denota “Cualquier trabajo fácil. Este mismo término designa a la variedad grande de capulí, así como también a una cierta clase de papa que se cocina en poco tiempo”; no obstante, hay otro significado muy adaptable a la dinámica de la ‘supervivencia’, pues también las ‘chauchitas’ son ese dinero extra que se consigue por desarrollar trabajos ocasionales, o, si no, pregúntele a los freelances.

‘ Cuy’: del quichua ‘kuy’o ‘kuwi’, denota a ese otro animal emblemático de la cultura serrana y es reconocida la simbología en la identidad andina, pues su adaptación en la gastronomía data de hace más de 2.000 años.

‘ Guagua’: tiene una variedad más cercana al quichua ‘wawa’ y es la manera tradicional como, en gran parte del territorio nacional -sobre todo en la sierra-, se llama familiarmente a un niño o niña. La creatividad de la gastronomía también se basa en sus nombres, solo basta saborear en el Día de los Muertos las deliciosas guaguas de pan con colada morada.

‘Minga’: tiene su origen en el quichua ‘minka’ y refiere el trabajo comunal, ya sea con un fin benéfico o para suplir una necesidad particular o colectiva.

‘Taita’: es   una palabra particular, pues en muchas culturas y lenguas que no tienen una relación u origen común tienen este término para referirse al padre; si bien tiene relación con la voz ‘yaya’ en quichua, es un término que, según apuntan varios estudiosos, se da por la facilidad de su pronunciación para el niño, cuando balbucea sus primeras palabras, de ahí que en varias lenguas designen lo mismo.

‘Yapa’: compras que se respeten para el hogar, en los mercados de la provincia, recoge productos cuya denominación también proviene del quichua: poroto, sambo, zapallo, achojcha, quinua;   sin embargo, un producto, al parecer infaltable, es   la popular ‘yapita’, ese guineo, manzana o media libra adicional de arroz que dan nuestros productores por la compra, generalmente, a petición del cliente. (MFA) (F)

Cuenca. 

Tras las primeras pisadas

Con Información de Diario El Tiempo

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com