Tras dos años de pandemia, entidades federativas perdieron competitividad: Imco

tras_dos_anos_de_pandemia_2C_entidades_federativas_perdieron_competitividad_imco.jpg
Entornointeligente.com /

Debido a que ya son dos años de pandemia y no se han efectuado más acciones de recuperación a nivel local y nacional, la competitividad de las entidades federativas se ha visto mermada, refirió la edición 2022 del Índice de Competitividad Estatal (ICE) del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco).

Al presentar el indicador, la directora del Imco, Valeria Moy, indicó que si bien desde que comenzó a presentarse el ICE, en el 2010, la región sur-sureste se ha colocado como la más rezagada, con la pandemia y la serie de factores económicos el escenario cambió, ya que se debilitaron todos los estados.

«El ICE 2022 llega, una vez más, como una herramienta para visibilizar los avances y retrocesos en el camino de la recuperación y el desarrollo sostenible en las 32 entidades del país (…) Sin políticas específicas que fomenten el empleo de calidad, no se pueden crear estados más competitivos», señaló.

De acuerdo con los resultados de la edición 2022 del ICE, 10 estados mejoraron (Coahuila, Baja California Sur, Tamaulipas, Nayarit, Durango, Campeche, Colima, Tabasco, Tlaxcala y Chiapas), mientras que 11 retrocedieron (Querétaro, Sinaloa, Chihuahua, San Luis Potosí, Guanajuato, Quintana Roo, Estado de México, Puebla, Zacatecas, Michoacán y Oaxaca) y 11 se mantuvieron igual (la capital del país, Nuevo León, Jalisco, Aguascalientes, Sonora, Yucatán, Baja California, Hidalgo, Morelos, Veracruz y Guerrero).

De los cambios más significativos destaca Querétaro, que salió de los primeros tres mejores lugares del ranking, al pasar de la posición 3 a la 4.

Esto se debe a que, entre otras cosas, la brecha salarial entre mujeres y hombres se amplió 6 puntos porcentuales (de 13 a 19%)», sostuvo la directora del Imco.

En tanto, Michoacán pasó de la posición 26 a la 29 y su nivel de competitividad pasó de media baja a baja; se duplicó el costo de la inseguridad y el delito, que pasó de 3,000 a más de 7,000 pesos por persona.

En tanto, Zacatecas tuvo un deterioro en términos de desigualdad salarial y carga aérea de mercancías, además de que aumentó 38% los homicidios dolosos (67.9 por cada 100,000 habitantes), lo que, aunado a otros elementos, ocasionó un descenso del lugar 25 al 28.

Otro punto a destacar es que si bien la Ciudad de México nuevamente se estableció en el primer lugar del ICE, no ha recuperado los empleos perdidos por la pandemia.

«Una de las situaciones que hoy preocupan por su profundo y generalizado impacto en la vida de millones de mexicanos es la recuperación del mercado laboral, que en muchos aspectos aún es incompleta y desigual», añadió Valeria Moy.

También resalta nuevamente la falta de abandono hacia el sureste, ya que Guerrero permanece como la entidad menos competitiva desde el ICE 2010; en ese mismo nivel están Chiapas y Oaxaca.

«Es en dicha región donde se concentran los obstáculos más significativos para el desarrollo, particularmente la prevalencia de altos niveles de pobreza, bajo grado de escolaridad y poco acceso a la salud. Guerrero ha ocupado la posición 32 del índice en 10 ocasiones de los últimos 10 años del ICE, puesto que ha carecido de las políticas públicas enfocadas en subir la calidad de vida, desarrollar la infraestructura necesaria y procurar un gobierno eficiente y transparente», refiere el análisis.

Evaluación Valeria Moy recordó que el ICE tiene como objetivo base entender la capacidad de las entidades para generar, atraer y retener talento e inversión.

Se encuentra compuesto por 72 indicadores clasificados en 10 subíndices: Derecho, Medio ambiente, Sociedad, Sistema político, Gobiernos, Mercado de factores, Economía, Precursores, Relaciones internacionales, e Innovación.

A partir de su evaluación se otorga una calificación que entra en una categoría de competitividad: muy alta (el puntaje se encuentra a dos o más desviaciones estándar por encima de la media), alta (las calificaciones se encuentran entre una y dos desviaciones estándar por encima de la media).

Sigue la competitividad media-alta (hasta una desviación estándar por encima de la media), media-baja (hasta una desviación estándar por debajo de la media), baja (entre una y dos desviaciones estándar por debajo de la media) y muy baja (dos o más desviaciones).

[email protected]

Archivado en:

Imco competitividad
LINK ORIGINAL: El Economista

Entornointeligente.com