Transporte público con elegancia y confor - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

Sí: “confor”; no confort, esa palabra que denota bienestar y comodidad material. Así rezan los rótulos de los micros de nuestra ciudad como si fuera verdad. Micros que nos ofrecen gracia, nobleza y sencillez, así de literal. Si esas palabras coinciden con la realidad de la suciedad y el vejestorio que vemos cada día, entonces Cochabamba debe ser entendida por los extraños como el paraíso de los masoquistas. Vivimos extasiados con el “confor” y la elegancia de nuestros micros. Cuál más viejo, cuál más mugriento, cuál más feo, cuál más destartalado. Despreciable escenario que está alimentado por los políticos del siglo pasado y los del actual. Da asco entender que nuestra vida cotidiana transita por las calles muy sometida y esclavizada a los transportistas, esos personajes que han renunciado a ofrecer bienestar y comodidad, a sí mismos y menos a los cochabambinos.

He llegado a la conclusión de que jamás de los jamases los transportistas se comprometerán a renovar periódicamente su parque automotor. Parece increíble pero la renovación de vehículos del transporte público se materializa con vehículos más viejos que los sustituidos. Soportando esto, nunca renunciaré al sueño de tener buses nuevos a disposición; y no como hasta ahora, esa plaga de miles de trufis, colectivos y micros asquerosos y desastrosos, pululando por esta ciudad que pretende una pizca de modernidad. Pero tengo la sospecha de que los transportistas no tienen el menor interés en liberarse de sus paradigmas arcaicos, y ellos lo saben.

Es el mismo sector que, a cambio de lealtad a la autoridad de turno, ha ganado el amparo oficial para obrar con impunidad especialmente cuando de infracciones de tránsito se trata, incluso las negociaciones de tarifas fracasan adrede por esta confabulación. Es que es tan grande el poder que maneja el sector, que la fractura entre el transporte “federado” y el “libre” demuestra sólo una “democrática” repartija de privilegios que contenta a todos. Es la atomización y masificación de los sindicatos, con miles y miles de afiliados, que provocan esa irreversible ineficiencia de las políticas públicas de transporte urbano, que de hecho no existen.

Cada vez son más los dedos que señalan a este sector económico del transporte para acusarle de un fatal retraso de medio siglo en procura de alcanzar los estándares más modestos de calidad de servicio. Sin necesidad de más argumentos se puede concluir que el servicio de transporte urbano es repugnante, desastroso y deplorable. ¿En qué nos equivocamos para merecer este castigo?

La culpa la tienen los gobernantes civiles y militares del siglo pasado, que entregaron este servicio público como comodín, para que sea administrado por quienes no quieren servir a su pueblo. Son muy conocidas esas prebendas que encumbraron políticamente a unos cuantos dirigentes sostenidos por organizaciones piramidales de oscura estructura, que ahora siguen medrando sus beneficios y gangas.

Con la nueva Constitución Política en la mano lo que conviene a todos es imponer el interés colectivo en el autotransporte; además de dar rienda suelta a que el pueblo ejerza “control social a la calidad” de este servicio público y que el Estado garantice el acceso a un sistema de transporte que sea eficiente y eficaz, de tal modo que genere “beneficios a los usuarios y a los proveedores” (arts. 76.I y 241.III CPE). Cochabamba merece días mejores y mejor transporte público.

 

El autor es abogado

LINK ORIGINAL: Los Tiempos

Entornointeligente.com

Allanamiento a las oficinas de EntornoInteligente

Adscoins New Single

Adscoins

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation