Temen cierre técnico de clínicas - EntornoInteligente

Primicia / CamCaroní estima que la deuda de las Empresas Básicas es de 40 millardos de bolívares.

La crisis sanitaria y de escasez de alimentos afecta a todo el sistema hospitalario de Venezuela.

El mal funcionamiento de los servicios de salud ocasiona que los ciudadanos cada día se les dificulte más asistir a una consulta.

Muchos de los equipos médicos se han ido dañando y los repuestos de los mismos se pagan en dólares a precios muy elevados.

Los pacientes con enfermedades crónicas son los que más sufren, en varias ocasiones, organizaciones de derechos humanos han denunciado esta situación ante organismos internacionales.

Consideran que se les está violentando a las personas un derecho humano establecido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Los hospitales venezolanos presentaron en 2017, 78 % de escasez en medicamentos, 75 % de falla en materiales médico-quirúrgicos y 76 % de deficiencia en catéteres y sondas, según la organización.

En los últimos seis años, la Federación Médica Venezolana   registró 4.000 nuevos casos de tuberculosis pulmonar en el país y un acelerado aumento en el contagio de malaria desde 2007.

Médicos por la salud

“Los que se hospitalizan son los agudos no los crónicos, un diabético si recibe sus medicamentos puede vivir muchos años, pero aquí se mueren por la falta de medicamentos”, asegura César Dommar, presidente de la clínica Unare.

Asegura que el principal problema es que muchos de los insumos están siendo bachaqueados.

“A veces me llaman preguntando cuánto cuesta un medicamento, que se los consiga y les tengo que explicar que lo poco que tenemos aquí es para nuestros pacientes, la situación es bastante crítica”, manifiesta Dommar.

Esta crisis hospitalaria se ha extendido a las clínicas de Ciudad Guayana, los pacientes que no logran recibir atención médica pública recurren a las privadas.

Sin embargo, el aumento de los insumos, aunando a que los proveedores de material médico no está aceptando compras a crédito, dificulta la labor de los profesionales de la salud.

“Comenzó a empeorar porque los proveedores comenzaron a pedir de contado el dinero del material, entonces se nos puso la cosa muy difícil, nos pasó que nos devolvían el dinero y nos dejaban sin mercancía”, acota María Ruzzo, gerente del Hospital de Clínicas Ceciamb.

Deuda multimillonaria

En Ciudad Guayana las principales aseguradoras provienen de las Empresas Básicas del Estado.

Las clínicas por ley deben atender todas las emergencias que les llegan.

El problema está en que luego no tienen capacidad de recuperación, porque la deuda es multimillonaria.

Estiman que ronda los 40 millardos de bolívares.

La Siderúrgica del Orinoco Alfredo Maneiro (Sidor) es la que tienen mayor deuda, con 28 millardos.

Esto genera que las clínicas privadas no tengan capacidad de recuperación.

La Cámara de Comercios e Industrias del municipio Caroní (CamCaroní) estima que solo existen 800 camas para atender al 65 % de la población.

“Hay mucha dificultad operativa en los equipos, existe una morosidad de las EmpresasBbásicas de 90 días”, señala el presidente de CamCaroní, David Bermúdez.

Añade que este capital está devaluado en un 50 %.

“Cuando se recupere el monto, ya no valdrá lo mismo”, asegura Bermúdez.

La poca producción en las droguerías genera que tengan que   recurrir a adquirir mercancía importada lo que incrementa en una manera significativa los costos.

Una jeringa en octubre costaba Bs. 13.540 y ahora está en Bs. 32.000.

La gasa se conseguía en Bs. 525.200 y ya ronda los Bs. 870.000.

Bermúdez asegura que esto no solo afecta la gestión de los profesionales de la salud, sino que pone en riesgo la vida de las personas que recurren a las clínicas privadas.

Agregan que de 16 tomógrafos solo quedan cinco y en Upata no hay ninguno.

Las máquinas de resonancia solo quedan dos en toda la ciudad.

Diáspora de profesionales

Algo que también tiene preocupado al gremio es la migración y fuga de profesionales médicos.

“Los aumentos presidenciales ponen en riesgo que la clínica no pueda cubrir por completo la nómina de los empleados, por lo que las personas prefieren migrar hacia otros países”, acota Bermúdez.

Algunos de los repuestos de los equipos médicos cuestan hasta 200 mil dólares lo que hace inviable arreglar estas máquinas.

Le hacen un llamado al vicepresidente, Tareck El Aissami, para que atienda esta situación, pues temen un “cierre técnico” en las clínicas más importantes de la ciudad.

“El panorama es muy oscuro para nosotros, necesitamos que se tomen medidas urgentes, se pone en riesgo la vida de las personas”, declara María Ruzzo.

El presidente de Camcaroní recalca que no es un “tema político, se trata del bienestar de los ciudadanos, sino hay más clínicas las personas se tendrían que dirigir hacia otras ciudades, pero si se trata de una emergencia no es posible porque tampoco hay pasajes”.

A pesar de la situación y crisis de salud en la que se encuentran las clínicas de la ciudad, siguen apostando por la ayuda social.

“La sensibilidad continúa, los pacientes de pediátrico Doña Menda de Leoni, los que están muy graves muchas veces los operan en las clínicas gratis”, agrega Bermúdez.

Sin material

De acuerdo con la Federación Médica Venezolana, los principales hospitales del país tienen al menos 5 % o menos del material necesario para la continuidad de la atención médica y garantizar la salud de los venezolanos.

Temen cierre técnico de clínicas

Con Información de Primicia

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com




Instagram

Username or hashtag @entornointeligente is incorrect.