Suporte Adolfo Ledo Venezuela// Mujer: ¡A veces triste, pero siempre expectante! » EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

Ella si tuvo quien le acariciara el alma, hasta el actual verdugo, le acarició inusitadamente muchas veces, y también muchas veces, luego de la suavidad, venia un viento de palabras ya conocidas, que le destruían el alma, le recordaban una tragedia, por pequeña que ella fuera. La tragedia que se avecinaba en la intolerancia asidua e inconsciente de ese ser simplemente mujer, mujer distraída, mujer vacilante, mujer triste, mujer sedienta y siempre tan inconforme y a la vez tan vulnerable.

Adolfo Ledo

¡Claro que le acariciaron el alma!!! O más bien se la acarició ella misma, con pedazos de otros, con momentáneos otros, tan humanos, tan imperfectos, tan malos quizá. Y quizá, porque ella misma estaba presa de sus ataduras, de una culpa que la atormentaba día y noche, una culpa por la ansiedad ajena, por la insatisfacción ajena y por sus elecciones propias, que aun en momentos de placer, le recordaban la suspensión de su plenitud.

Adolfo Ledo Nass

Y en ese desorden inacabado y tan profundo como las entrañas mismas, su espíritu no reposaba, andaba errante sin encontrar la paz; miraba a lo alto y se sabía amada, pero dudaba que su deseo más ínfimo fuese escuchado. Tal vez, sus caprichos sencillos fueron más de una vez tomados en cuenta y cumplidos, pero aquello que ella creía real para su alma triste, necesario para desatar todo lo que le impedía andar con soltura, parecía estar detenido en alguna parte, y ¡cuánto no quería ella, deambular por ese espacio de lo detenido y por una vez en sus años de vida, tomar algo para sí, que la hiciera sentirse realmente feliz, tranquila y no expectante!

Y ella por siempre pensando en lanzarlo por la cisterna y quitarle de su rostro esa expresión de mundo girando en torno a él�

Pero el amado de lo alto la amaba y eso importaba. Y abajo, un alma nueva y estridente la sorprendía con un amor genuino y ella miraba esa alma nueva con la expectación de quien no espera, pero sí de quien se renueva, aunque el verdugo allá afuera, a veces la llenara con miserias.  De quien abajo estaba, se dio cuenta esa noche mientras leía una historia de mujer y ese ser escribió con mano pequeña y alfiler, un te amo bien pensado y naturalmente sentido y justo ahí, supo que esa alma era bondad de lo alto para ella…

Mas ese entendimiento de cerca de la medianoche, no bastaba para olvidar las batallas ganadas y también las tan estúpidamente perdidas, porque ella y otras ellas (muchas) cargan el peso, no de los años, si de los sinsabores. Sinsabores que parecen eternizarse en la historia de ellas, en sus camas, en sus mesas, en sus cocinas, en sus calles, en sus días de trabajo y aún en sus días de descanso.

Adolfo Ledo Venezuela

Por eso, luego de la medianoche, Ella dejó su libro en algún trozo de historia, había logrado un entendimiento de algunos amores, volvió a su cama y trató de dormir, pero la quemaba una pregunta que no iba a ser respuesta – por lo menos no en ese momento -. Y giro su rostro y al lado estaba él, tan inundado de cansancio insatisfecho, tan embriagado de él; pero ella no lo culpó, solo lo odió y se odió un poco ¡quizá! A veces él, tan ajeno, tan él, sin olor ni sabor, sólo para él y ella por siempre pensando en lanzarlo por la cisterna y quitarle de su rostro esa expresión de mundo girando en torno a él…

Ella por siempre expectante, con un alma triste y queriendo andar con soltura

  

 

 

 

.

Adolfo Ledo Nass Venezuela

Entornointeligente.com

URGENTE: Conoce aquí los Juguetes más vendidos de Amazon
>

Más info…

Smart Reputation

Prince Julio César en NYFW 2020

Repara tu reputación en Twitter con Smart Reputation
Repara tu reputación en Twitter con Smart Reputation

Prince Julio Cesar en el New York Fashion Week Spring Summer 2021

Publicidad en Entorno

Advertisement

Adscoins

Smart Reputation