SOBRE TANTAS MIGRACIONES + - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

23/06/2018 – El Colombiano. / Estación Fronteras, que además de geográficas son también sociales, raciales y económicas, y a la que llegan cientos de personas con sus niños y enseres, unas en calidad de refugiados y otras como desplazados, sin que falten los que quieren atravesar de un lado al otro porque en esto de moverse cada cual busca su lugar en la tierra; si lo dejan. Pero no todos pasan o si lo hacen no es haciendo fiesta (como la llegada de un circo) sino sabiendo que ya todo lo han perdido: la lengua, las formas de expresión, el paisaje y sus referencias, su antiguo tejido social, el sistema climático, la comida etc. Y como siempre pasa, los espiritualistas (que hablan de humanizarnos y hasta lloran con sus palabras) por ninguna parte, tampoco los que se conmueven viendo películas mientras se atiborran de crispetas y muerden perros calientes rebosantes de salsa de tomate, y menos los teóricos sociales, tan claros mientras no los comprometan. Encomendados al diablo y a los dioses, los emigrantes llegan medio andando.

Los siglos 19 y 20 fueron de grandes emigraciones debido a las hambrunas y los totalitarismos, las guerras que nos deshumanizaron, el antisemitismo rabioso (en Rusia, Alemania, Rumania y Polonia) y los disparates étnicos creados por el colonialismo, que llevaron a que los mismos colonizados se mataran o se echaran unos a otros, como pasó en África. Los puertos se atiborraron de refugiados, igual que las estaciones de tren, los caminos y hasta los helicópteros, como se vio en Vietnam. Y en el siglo 21 seguimos en las mismas: migra la gente que la escupe su propio país (los venezolanos), pierde la tierra o es víctima de la extrema pobreza, como pasa en los países que destruyen sus territorios en aras de un capitalismo salvaje que no para de devorar recursos, incluyendo el agua.

Y en todas estas migraciones los más afectados son los niños que se encuentran con un mundo bárbaro donde el pato Donald ya no es su amigo, con la pérdida de la entidad familiar (como pasó con los niños de los republicanos en la guerra civil española y con los hijos de los judíos en los campos de exterminio), los viajes terribles (desde África y Siria), los pasos por la selva y los sustos que produce ser enjaulados como animales, cuando no incluidos en cadenas de explotación sexual o de trabajo esclavo. Y como no hay poetas que los canten, solo son un minuto de noticia en televisión. Algo así como dos comerciales publicitarios.

Acotación: todos, de una manera u otra, somos descendientes de inmigrantes. Nuestros antepasados buscaron su lugar en la tierra y, dejando la propia, nos situaron en un lugar decente. Solo que ahora los lugares decentes ya no existen. Y ahí se están criando los niños.

Entornointeligente.com

Advertisement

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation