Sigue la guerra

Entornointeligente.com /

Contenido Exclusivo

La nota a la que intentas acceder es exclusiva para suscriptores Suscribirme Conocé nuestros planes

y disfrutá de El País sin límites.

Ingresar Si ya sos suscriptor podés

ingresar con tu usuario y contraseña.

Ganan los rusos, ya han cercado todo el mar Caspio, conquistando, destruyendo Mariupol y lo que estaba a su paso. Se han conectado con Crimea por tierra. Van por más.

Otros sin embargo, dicen que ganan los ucranianos, que va para largo. Los rusos se han replegado de las cercanías de Kiev y han sufrido muchas bajas. Los grandes países no son capaces de conquistar una nación más pequeña que se defiende. Citan el ejemplo de Afganistán, válido en el caso de Rusia y EE.UU. y casos supuestamente similares.

Ni uno ni otro, ambos pierden y pierden muchísimo. El mundo no tan civilizado en el que vivimos, también. Por más que no queramos admitirlo. El conflicto afecta a todos, a los más pobres porque van a sufrir frío y comer menos aún. Un mayor número morirá. Faltará agua. Una de las 3 zonas más fértiles del mundo está fuera de producción y del mercado. El trigo, el girasol, el maíz y la soja de Ucrania no se habrán sembrado ni cosechado. La existencia en los silos está bloqueada en los graneros y en Odesa. Vuelven los recuerdos de las hambrunas que desató Stalin para doblegar a Ucrania a colectivizarse. Habrá para el resto del mundo menos fertilizantes. Ucrania era también un importante exportador. La clase media sufrirá una caída patrimonial más o menos importante, un aumento de costos, de eficiencias que aportaba la globalización hoy en jaque, grandes aumentos en el costo del transporte/combustibles. Inflación y caída de actividad económica.

De lo que si habrá más es polución. Putin es el campeón mundial de producir gases tóxicos provocados por explosiones, por ahora más o menos convencionales, quema y destrucción de viviendas, vehículos, fábricas, depósitos y shopping centers – el de Odesa por ejemplo. ¿Uno se pregunta por qué? Ciertamente, la mayoría no son objetivos militares. Será que quiere ablandar a su próxima presa y – o humillar a los «nazis» ucranianos para que se rindan de una vez y su líder Zelenski, el «judío-nazi» ucraniano, se tome por fin el helicóptero.

Los rusos hasta ahora no han movilizado a los civiles aunque puede ser que lo tengan que hacer si los ucranianos se empecinan en defender su suelo, mientras EE.UU., Reino Unido, Francia, Polonia y otros proveen armas, municiones, información y elementos varios, como drones. Algunos rusos han logrado huir de su país pero es cada vez más difícil por la reducción de medios y por los esfuerzos de las autoridades. Los que no acreditan fehacientemente que viajan por trabajo o de vacaciones o a quienes descubren llevando en su maleta su diploma profesional o elementos entre su ropa que hagan sospechar que la persona no piensa regresar, no embarcan y probablemente lo pasen mal. Peor aún si descubren que la persona no tiene un ticket de regreso prepago. No es el momento de visitar a la amiga que (supuestamente) vive en Armenia o las pirámides en Egipto. Internamente, cuentan que la sensación de opresión y vigilancia ha aumentado considerablemente. ¿Noticias del frente? No existen. La censura es fuerte. Es conveniente ser patriota y demostrarlo.

La hipótesis de que Rusia no será capaz de someter a Ucrania es arriesgada, por más que muchos así lo deseen. Argumentar que EE.UU. no pudo doblegar a Iraq ni defender a Vietnam del Sur del Vietnam del Norte que atacaba, no es comparable. En Ucrania las cosas están difíciles pero podrían estar peor. Seguramente acontezca lo segundo. Unos 4 o 5 millones, principalmente mujeres y niños han emigrado, sobretodo a Polonia. Los hombres hasta cierta edad se quedan, quieran o no, para luchar contra los invasores. El desplazamiento y desarraigo interno es enorme.

La hipótesis de que Rusia no será capaz de someter a Ucrania es arriesgada, por más que muchos así lo deseen. Argumentar que EE.UU. no pudo doblegar a Iraq ni defender a Vietnam del Sur del Vietnam del Norte que atacaba, no es comparable. Por la distancia, la diferencia de cultura y los objetivos. Estados Unidos no quería «quedarse» con ninguno de esos países. Rusia sí y Ucrania está en su frontera. La ha dominado siglos.

Putin se ha preparado mucho para esta conquista y desde hace tiempo. Las sanciones occidentales -quizás no contaba con tantas- molestan bastante pero no ahogan. Militarmente, hasta ahora no le ha ido tan bien como hubiera querido. La resistencia ha sido inesperada. Pero tampoco se encuentra tan aislado como muchos pretenden. Tiene reservas, un aparato represor tenebroso y más bombas atómicas que EE.UU., así que ¡mucho cuidado! Además es el principal exportador de petróleo del mundo a buenos precios. Excepto Europa, EE.UU, Japón, Corea del Sur y algún otro, el Uruguay entre ellos, el resto se mantiene relativamente neutral. China y la India solas, representan un 40% de la población del mundo y le comprarán toda la energía que Rusia sea capaz de entregarles.

LINK ORIGINAL: El País

Entornointeligente.com