Serena vs. María: la predicción cumplida - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / El Tiempo / A simple vista la final femenina del Abierto de Australia parece ser una de las más equilibradas y reñidas de los últimos años. De lejos, las protagonistas, Serena Williams y María Sharapova, reúnen los exquisitos requisitos para el juego soñado, en un ambiente único en un torneo inigualable. La estadounidense y la rusa no solo llegaron como las favoritas, sino que se plantaron en Melbourne como la uno y la dos del ranquin WTA. Sus antecedentes deportivos hablan por ellas mismas. La gloria ha sido una constante eterna en la carrera de ambas jugadoras y, por eso, el título no quedará en mejores manos.

Sin embargo, y más allá de lo que suceda dentro de la superficie de la Rod Lever, con una gran diferencia Serena debe y tiene con qué ser la campeona. Más allá de los baches sufridos durante la tercera ronda con la ucraniana Elina Svitolina y, en los octavos de final, frente a la española Garbiñe Muguruza –las dos únicas que le pudieron arrebatar un set–, nunca se le vio apurada ni mucho menos angustiada. Calculadora y decidida, fría y contundente, la mejor raqueta femenina de la última década no debe tener mayor problema para alzar su sexto título en Melbourne y el 19 grand slam de su palmarés.

Los números a veces solo sirven para las estadísticas, pero las estadísticas están hechas de hechos reales, de resultados logrados y de títulos obtenidos. Ahí, Williams, pero con letra mayor, es mucho más jugadora que la bella, sensual y talentosa rusa.

Por ejemplo, ambas se han enfrentado en 18 ocasiones, coincidentemente, desde hace 10 años (el primer partido fue en el 2004 en Miami con triunfo para la estadounidense). De esos juegos, 16 han sido para Serena, dos para Sharapova, y ojo a este dato: los últimos 15 compromisos se han escrito con la SV. De esas victorias consecutivas, dos han sido en Australia (2005 y 2007) y de 33 sets disputados, solo tres han sido ganados por rubia María.

María Sharapova, tenista rusa. (AFP)

Ahora bien, tampoco hay que subestimar el gran momento de Sharapova, que en Melborune acumula 10 victorias en línea, si se tiene en cuenta las cuatro logradas en Brisbane, que al final le dieron el título en el comienzo de la temporada. La rusa llega a la final con un solo set cedido –el que perdió con su compatriota Panova y en el que levantó dos bolas de partido–. De resto, fue una cátedra la que dio la jugadora de cómo se juega al tenis.

Ahora bien, y si en la rama masculina los juveniles apuran y cada vez más aceleran el proceso de cambio dentro del circuito, en el femenino, y pese a los destellos de raquetas como la canadiense Eugenie Bouchard, como la misma estadounidense Madison Keys, quien sorprendentemente accedió hasta las semifinales del torneo, sí existe aún la amplia brecha entre las que están y las que quieren ser.

No hay hoy una jugadora que le compita con contundencia, porque el tenis todas lo tienen, a Serena o hasta a la misma María cuando está ‘enchufada’.

Obvio, el recambio llegará y en ese orden de cosas, el retiro de Serena es el más cercano de las jugadoras que hacen parte del top 10, pero mientras eso sucede, la menor del clan Williams no parece tener rival. No quiere decir que nunca pierda, pero sí, que es las más fuerte de todas.

ANDRÉS BOTERO B. Redactor de EL TIEMPO

Con Información de El Tiempo

Entornointeligente.com

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow Me

.