Se sometió a cirugía de emergencia después de tragarse una prueba de Covid

Entornointeligente.com /

Por: NY Post

¿Quieres recibir nuestro exclusivo boletín informativo en tu correo? ¡Suscríbete a #BoletinPatilla! Traducción libre del inglés por lapatilla.com

«Fue realmente aterrador. . . Podría haber terminado fatal», dijo Bobby Lee, de 31 años, a South West News Service sobre el caso que revolvió el estómago.

La madre había optado por hacerse una prueba rápida de COVID-19 en casa después de sentirse enferma tras un turno de noche, pero cuando trató de frotarse la garganta, el instrumento no salió.

«Cuando me tomé una muestra de la parte posterior de mi garganta, tuve una especie de arcada», describió la mujer petrificada. «El palo vibró en mi boca y se atascó en la parte posterior de mi garganta, con el hisopo en mi garganta y el extremo atascado en el paladar en la parte posterior.

Después de que fracasaron los intentos de quitar el instrumento, la residente de Durham intentó tragar el hisopo, lo que solo provocó que se deslizara más hacia abajo.

«Solo llegó a la mitad de mi garganta, así que podías ver el final sobresaliendo de mi garganta», se lamentó la mujer luego de entrar en pánico, que estaba en casa con su hijo menor en ese momento.

En un momento, Lee dijo que tuvo problemas para respirar temporalmente, pero finalmente pudo hacerlo, informó SWNS.

Con la esperanza de no asustar a su hija llamando a los servicios de emergencia, la mujer dijo que «saltó al automóvil y condujo directamente a A&E».

Desafortunadamente, los médicos dijeron que nunca antes habían visto un caso como el de ella.

«Sin embargo, nunca habían experimentado el problema, por lo que no sabían qué hacer», dijo Lee. «Cada vez que tragaba, ya no podía sentirlo en la parte posterior de mi garganta, pero aún podías verlo».

Finalmente, los médicos optaron por una cirugía de emergencia, que implicó empujar una cámara delgada y flexible por la garganta para ubicar la herramienta y luego extraer el hisopo de gran tamaño con herramientas quirúrgicas.

La cirugía se llevó a cabo sin problemas; sin embargo, las imágenes adjuntas mostraron cuán grave podría haber sido la situación si Lee no hubiera buscado atención médica.

«Había llegado hasta mi barriga. Las imágenes que tomaron con la cámara en mi garganta incluso lo mostraban cerca de mis intestinos», afirmó Lee. «Sin embargo, tuvo que salir de mi boca, como si hubiera entrado en mis intestinos, los hubiera perforado».

En enero, la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. advirtió a las personas que realizan la prueba rápida de COVID-19 en el hogar que solo se froten la nariz, descartando los informes virales de que las pruebas son más precisas cuando los usuarios también se frotan la garganta.

«La FDA aconseja que las pruebas de COVID-19 se utilicen según lo autorizado, incluido el seguimiento de sus instrucciones de uso con respecto a la obtención de la muestra para la prueba», dijo a The Post la agencia, que aprueba las pruebas de COVID, en un comunicado.

La FDA dijo que también ha «observado preocupaciones de seguridad con respecto a la auto-recolección de frotis de garganta», que puede dañar a un paciente si se hace incorrectamente y debe ser recolectada por un profesional capacitado.

LINK ORIGINAL: La Patilla

Entornointeligente.com