Santa Cruz víctima de su éxito económico - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

Un día como hoy, hace 209 años, el 24 de septiembre de 1810, los pocos habitantes que por entonces tenía la ciudad de Santa Cruz se reunieron en un Cabildo Abierto para decidir en un debate franco y abierto el lugar que ocuparían en el complejo escenario político abierto poco antes en Chuquisaca, y ampliado en La Paz, Buenos Aires, Cochabamba y otras ciudades sudamericanas. Entre las diversas opciones posibles, eligieron la que 10 días antes, el 14 de septiembre, señaló Cochabamba. Santa Cruz se sumó al proceso revolucionario y al hacerlo plantó un pilar fundamental de lo que luego sería la República de Bolivia.

209 años han transcurrido desde entonces y es tanto lo que ha cambiado Santa Cruz –la ciudad y el departamento– que en medio del despliegue de modernidad actual resulta muy difícil hallar las huellas del pasado. Sin embargo, hay también rasgos que poco o nada han cambiado con el transcurso de los años.

Uno de ellos es el que se refiere a la facilidad con la cual Santa Cruz acogió, siempre, a gentes de los más diversos orígenes. Y como contrapartida, la facilidad con la que quienes eligieron sus llanuras para establecerse, asumieron la identidad y el compromiso con esa región. La Santa Cruz de hoy, cuyo impulso económico ya no se transmite sólo al resto de Bolivia sino que ha trascendido nuestras fronteras, como puede verse en la Expocruz, es la más elocuente prueba de ello.

Ese resultado no es casual. Es directa consecuencia de la manera como allá se encuentra, complementa y reproduce la vocación emprendedora de personas que, pasando por encima de sus diferencias, se unen en la búsqueda de la prosperidad individual y colectiva.

La manera relativamente fácil como Santa Cruz ha recorrido durante los últimos tiempos, desde los bordes de una guerra civil hasta las más armoniosas relaciones entre los que hasta hace poco parecían adversarios irreconciliables es una muestra de lo dicho.

Ese alentador panorama se oscurece hoy con el humo del penoso drama que vive la Chiquitania, como el primero de una serie de peligros –éste manifiesto– que amenazan la prosperidad que se busca y cuya promesa en tiempos electorales como el presente puede adquirir un cariz perverso.

Es que el desarrollo económico cruceño, con todos sus efectos multiplicadores, se asienta sobre bases tan débiles como el extractivismo, la depredación medioambiental y el caótico crecimiento demográfico, tres males que se ciernen como resultado de un éxito económico que, paradójicamente, puede llegar a ser excesivo y se convierten en los principales desafíos que se debe recoger.

LINK ORIGINAL: Los Tiempos

Entornointeligente.com

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation