Sanear la opinión pública busca el Observatorio de Fake News - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

Parte del equipo multidisciplianario encargado de dar cacería a los fake news o noticias falseadas, el cual dio una conferencia sobre el particular en Diario La Nación. (Foto/Marlyn Pernía) Ante la urgencia de desmontar las noticias falseadas, antiguamente denominadas “bulos”, en una sociedad vulnerable debido al auge de la instantaneidad informativa, propiciada por las redes sociales, y el debilitamiento de una prensa libre en el país, Datanálisis ha creado el Observatorio Venezolano de Fake News, recientemente presentado en San Cristóbal. A través de su investigación y vigilancia, se quiere sanear a la opinión pública, contribuyendo con herramientas para que la gente no solo sepa reconocer este tipo de falsificaciones, sino que cobre consciencia sobre las mismas, no contribuya con su difusión o sepa denunciarlas a tiempo. Fake news se confunde con manipulación ideológica y propaganda, e igualmente con amarillismo; pero no representan lo mismo; por eso, develar estos bulos no es tan sencillo como parece, y para tal fin se ha constituido un equipo de “cazadores”, distribuidos en 6 regiones del país. El “contenido engañoso” ha sido un tema últimamentemuy estudiado por los comunicólogos y ha requerido de definiciones precisas, una de las cuales reza: “noticias o contenidos que imitan contenido periodístico pero que no cumplen los estándares operativos ni éticos”. Esto no puede ser confundido con la mentira que una fuente abiertamente puede expresar o la manipulación ideológica, aunque esta última puede usar como parte de su estrategia los fake news. Aunque toda la vida han existido los bulos, algunos creíbles y otros increíbles, pero igual con capacidad de ser creídos por una masa, es la viralidad, a través de mensajería de texto o redes sociales, la que en la actualidad hace al fenómeno preocupante. Un ejemplo, facilitado por el profesor León Hernández, fue un supuesto artículo de opinión sobre los “Milancianos” de Claudio Nazoa, refiriéndose al cuerpo de defensa militar conformado por personas de la tercera edad, y que resulta ofensivo para los mismos. Con esta fake news se dañó la reputación de Claudio Nazoa y se burló de la credibilidad de sus seguidores, y de paso se mofó de un programa del Gobierno nacional. Otros fake news constituyen los continuos anuncios de beatificación de José Gregorio Hernández, o en la proliferación de imágenes falazmente atribuidas a hechos ocurridos durante las llamadas “guarimbas”. A nivel internacional se recuerda la descontextualización de una fotografía de una actriz española durante una de sus puestas en escena, donde aparecía simulando una muerte, para señalar que supuestamente había sido víctima de un atentado terrorista Un fake bien elaborado, de una persona malintencionada, que usurpa identidades y daña reputaciones y lo viraliza por WhatsApp, puede tener como propósito generar miedo, desesperanza y confusión. Pero no bastaría simplemente con detectar los fake news y desenmascararlos, hace falta una acción más consciente de la opinión pública, que ayudase a identificarlos como tal e incluso adoptar como norma de cortesía las disculpas por haber contribuido a su difusión. A veces pueden ser producto de una broma o de personas que operan con intenciones ocultas; aunque en muchos casos también pueden ser forjados desde laboratorios de guerra sucia, o lo que se ha denominado “campaña sombra”. Se han detectado fake news que se basan en verdades para crear mentiras, con lo que se cae en una manipulación seudoperiodística. Para la académica Mariela Torrealba, “en Venezuela estamos en un sistema mediático desprotegido, cada vez con menos medios, y los pocos que quedan más restringidos. Los fakes news afectan a países como Colombia, en Estados Unidos; pero cuando tú tienes un entorno informativo estable, la gente tiene posibilidades de contrastar. Venezuela tenía 124 diarios; hoy tenemos 36, y no tenías tantos medios complacientes con el Estado. La gente en esta sociedad tiene que tener educación para los medios, para propiciar una comunicación más asertiva. En la sociedad actual, todos somos emisores y el gran público se va aglomerando alrededor de los que tienen más credibilidad. A pesar de que todos emitamos, alguien tiene que poner orden y precisamente, con nuestros estudios y observaciones, integradas con los resultados de otros centros de estudio internacionales, se pretende generar las herramientas jurídicas para evitar que las personas sean atacadas por este tipo de información. Freddy Omar Durán Compártelo: Twitter Facebook

LINK ORIGINAL: Tenemos Noticias

Entornointeligente.com

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation