Salud y seguridad social: fuentes del desarrollo integral

salud_y_seguridad_social_fuentes_del_desarrollo_integral.jpg
Entornointeligente.com /

El valor agregado promedio trimestral de los servicios de salud nacionales, ponderado respecto al PIB dominicano del 2021, fue +4%, es decir -6.9% que la misma media obtenida por la Manufactura local (+10.9%), según los datos compilados y difundidos por el Banco Central de la República Dominicana.

En tanto el inicio de la pandemia de la Covid-19 en marzo del 2020 empujó la manufactura local del +10% en  el primer trimestre, a un promedio de +8.4% para los últimos tres trimestres del año, los servicios de salud lograron +4.1%, con la característica de que el protagonismo de ese crecimiento lo desempeño la salud de mercado, promediando trimestralmente, +2.4% frente a +1.5% obtenido por la «salud No de mercado», cuya ponderación durante los tres trimestres posteriores al inicio de la pandemia en vez de crecer perdió 0.3%, en tanto los relativos a la de la salud de mercado se mantuvieron invariantes: +2.4%.

El desempeño mayor, sin embargo, lo registraron las «Otras actividades de servicios de mercado», con un peso de +6.8% como promedio trimestral y 6.5% durante los trimestres posteriores al inicio de la pandemia.

Los servicios de Administración pública y defensa; seguridad social, etc. registraron +4.2%, aumentando +0.2% en los últimos tres trimestres del año, hasta promediar +4.4%.

En el 2021, el crecimiento trimestral ponderado de la manufactura local ganó 0.62% respecto al 2020, al totalizar +11.52% en tanto los servicios de salud experimentaban una a sincronía, al perder dinamismo ligeramente, en términos promediados ponderados trimestrales, de +0.55% respecto al 2020, propiciado por la reducción del crecimiento de los servicios de salud de mercado en -0.45%; de -0.1% de los de No mercado; de -0.63% de las Otras actividades de servicios de mercado y de -0.34% en los de Administración Pública y Defensa-seguridad social, etc.

Estos datos, que parecerían argumentar y explicar un declive en la eficiencia de los servicios de salud en la República Dominicana a partir del 3er trimestre del 2020, contrastan sensiblemente con los resultados que en salubridad y en la lucha contra la pandemia del Covid-19 obtuvo el país en el período, lo que apunta a un claro incremento de la eficiencia de los recursos en el lapso señalado.

Se trata de una eficiencia cuyo correlato puede encontrarse en la reducción de las ganancias de las ARS a favor del auge importante del pago a los Prestadores de Servicios de Salud (PSS) que documentan las cifras del SDSS que publica la Superintendencia de Salud y Riesgos Laborales (Sisalril) —ya referidas en este espacio—, donde se resalta un componente no transparentado todavía: la porción dispersada hacia las ARS y desde estas a los PSS por concepto de medicamentos, prótesis, materiales e insumos de fabricación nacional e importados.

Es este gasto en medicamentos es un indicador importante del impulso del consumo público en salud a las industrias locales del ramo.

Y, también, uno de los indicadores que mejor hablan de la eficiencia posible de tener en la gestión pública de la salud mediante la redistribución y calidad del gasto público en salud.

Si el crecimiento de los servicios de la salud No de mercado, es decir públicos, crecieron — como promedio trimestral— moderadamente en +0.1%, fue la decisión del Ministerio de Salud Pública de reorientar el gasto hacia los medicamentos el aspecto notario y relevante.

Se comprueba al observar que el gasto en medicamentos, en el 2021, fue +2.46 veces respecto al del 2020, año en que lo invertido por Salud Pública en medicinas totalizó RD$8,625.12 millones, en tanto en el 2021 se disparó a RD$29,861.48.

Al hacer esta reorganización presupuestaria, la entidad fortaleció sus capacidades de atender las necesidades de los usuarios de la red pública de salud, enfocando la necesidad de satisfacer la disponibilidad de medicamentos e insumos en un nivel muy superior a la heredada por la presente administración.

Al mes de abril del corriente año 2022, el gasto en medicamentos reportado por el Ministerio de Salud Pública igualó RD$6,301.77 millones, para promediando mensualmente RD$2,488.46 millones, cifra que supera lo gastado en medicamentos en el 2020 en RD$RD$1,769.88 millones (246.3%).

Dado que en este consumo público está lo destinado a vacunas y sus diferentes gastables, el resultado del 2022 tiene que ser, forzosamente, inferior a lo gastado en el 2021 por tal concepto, arrojando una diferencia en el promedio mensual gastado igual a RD$913.01 millones.

Decimos que superada la crisis de salud generada por la pandemia de la Covid-19, el Ministerio de Salud Pública procedió a reducir su gasto en medicamentos en 36.69%. Pasó así de gastar —como promedio mensual—, RD$1,769.86 millones en el 2021 a destinar RD$1,575.44 millones, como gasto promedio mensual, de enero a abril del 2022.

Este cambio en el enfoque del gasto dirigido hacia la especificidad institucional, hacia «el deber ser» legitimado, normativo y constitucionalizado, no desvía los recursos presupuestarios otorgados legítimamente a la salud hacia otros fines. Este enfoque impacta positivamente la salud de nuestros nacionales y, con ello, la eficiencia de la actual gestión: impulsando el desarrollo de las industrias farmacéuticas locales y fortaleciendo la presencia de representantes de laboratorios extranjeros en el territorio nacional como opciones de salud necesarias.

Son aspectos importantes de la gestión en curso de los que nadie habla, ni siquiera el propio Ministerio de Salud.

LINK ORIGINAL: Listin Diario

Entornointeligente.com