Salud en Margarita y un pote de aceite por Eneida Valerio Rodríguez - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / Reporte Confidencial / Los margariteños han visto languidecer su  salud. Las protestas  por falta de medicamentos se  repiten, ante  este problema con ribetes  alarmantes. No hay respuestas del gobierno para resolver la calamidad desde hace un largo tiempo. Debemos  aclarar que tales demandas ciudadanas, están enmarcadas en el derecho constitucional que implica el asunto como obligación de estado.

Un país enfermo atenta contra los principios éticos de la dirección política cualquiera sea su clasificación e ideología. Un país, enfermo es objeto de ayuda humanitaria  y acá, esto se niega como un acto mínimo de solidaridad con el que  sufre por múltiples razones;  físicas y morales del alma.

Mientras esto sucede, médicos y otras organizaciones multidisciplinarias, toman posiciones persuasivas frente a la opinión pública para convencer con la formación de una sólida conciencia ante la gravedad del asunto.

Actualmente, el doctor Germán Rojas de la Sociedad de Pediatría, incorpora la condición de la precaria salud a llamados de atención ciudadanos, a fin que se apliquen correctivos mediante adecuados tratamientos. Con carteles alusivos y convocatorias, el pediatra eleva su voz para pedir justicia mediante la activación de cadenas comunicacionales.

Salud para todos, fue la campaña de llamado de atención de los médicos del Hospital Luis Ortega liderado por el Dr. Germán Rojas

Igual sucede con otros pacientes crónicos como cáncer, renales, hemofílicos y diabetes para citar algunos. Ningún grupo clasificado por su condición, se  atiende en este y ningún otro estado, marcados por graves problemas difíciles de comprender. Digerir esta condición ha sido una obstrucción sin registro histórico. No obstante, estamos de pie. Y aun así, la lucha por la redención social y política continua.

La ONG Stop VIH recuerda sin cesar a través de su vocero Jonathan Rodríguez, la  dolorosa condición de estos pacientes quienes no reciben medicamentos para atender la crítica condición que los  reviste, desde hace más de un año. Se agrava la situación colocándolos al final innecesario de sus días.

Jonathan Rodríguez en el mismo contexto de inclusión, dijo en la  radio venezolana que el olvido para pacientes  con VIH es de suma gravedad. La muerte, los  acecha como presa fácil, señaló el luchador social, al precisar la extensión de la situación que  diezma a poblaciones indígenas apartadas en la geografía nacional.

Pero; llegó  el aceite para los transportistas. Los señores de las unidades de transporte público limitados en su trabajo por la falta de insumos, recibieron la dádiva de manos del jefe del PSUV otrora llamado Protector del Estado Nueva Esparta. Pero bueno, al final es lo mismo; irrespeto a la singularidad individual del ciudadano que no  precisa de promoción política para recibir lo que en estricto sentido de sus funciones le corresponde.

Un pote de aceite, como un logro de  excepción en una Venezuela que contó con los complejos refinadores más grandes y eficientes de la región. Un pote  de aceite en un país, cuyas reservas probadas de petróleo son las más grandes del mundo. Un pote  de aceite en una nación desmantelada  en sus instituciones por el gobierno de muchos años, que parece no consigue espacio para más destrucción en serie.  

Salpicado el régimen de conceptos revolucionarios merma no solo la producción de los derivados como este caso y la gasolina. También en el resto del complejo negocio refinador, que requiere expertos y no irresponsables líderes que han envilecido a la industria.

Así, hemos marchado por  muchos años. Cada vez, con más apuros para distorsionar la precaria situación emocional del venezolano debido a la anti política y anti políticos que nos circundan en una lucha que puja para mostrar un panorama desolador en cuestiones de liderazgos.

Un pote de aceite para envilecernos como ciudadanos imposibilitados de acceder por los mecanismos idóneos para satisfacer elementales necesidades en el marco de justicia social.

Los venezolanos se niegan a tal situación. En paralelo, voces y organizaciones dan respuestas a la crisis profundizada cada día; actuando, promoviendo y sobretodo, concienciando.

El gobierno nunca como ahora con sus avances y ademanes autoritarios, ha podido contener, la insumisa posición del venezolano que lanza desafíos para emerger en una  nueva  clase de dirigentes rectos, probos, sinceros consigo mismo y consustanciados con sus comunidades. Todos estos procesos concluyen en algún momento, para dar paso a la libertad como valor principista de todos los demás.

 

Salud en Margarita y un pote de aceite por Eneida Valerio Rodríguez

Con Información de Reporte Confidencial

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow Me

.