Rápido y furioso - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

Todos somos vulnerables y por eso seremos provocados por este sistema llamado mundo. En medio de nuestro deseo interno y natural de superación y desarrollo hay muchas batallas y luchas diarias que se dan entre que es correcto o no hacer.

En nuestros países se agrava ese tipo de conflicto interno debido a que las precariedades y el nivel de pobreza integral es mayor que en otros sistemas.

Sin embargo tenemos que ser muy cuidadosos para no ser rápidos y furiosos. Un carro deportivo con altas revoluciones y velocidad se ve lindo en las películas y carreras de corte profesional. En la vida real, ser rápido y furioso nos puede llevar a involucrarnos en competencias que no son nuestras.

Los atletas son como esos carros de carrera rápidos y furiosos. Están construidos con un alto nivel de adrenalina, pila, competitividad y arranque de velocidad. En su mayoría son atractivos, ruidosos, inusuales y se vuelven vistosos. Muchos los quieren manejar y apuestan a que le pueden ganar a quien le darán acceso en su carrera personal.

Ser rápido y furioso en esta vida no deja.

Es peligroso, riesgoso y puede matar. Las decisiones que se toman por apalear una necesidad del momento, cualquiera que sea, fisiológica, financiera, sentimental, familiar tendrá consecuencias que nadie podrá despintar. Ser rápido y furioso en el terreno de juego es válido; serlo en el terreno de la vida no.

No todos los atletas que han sido rápidos y furiosos en su desempeño en el juego han tenido éxito con la misma fórmula fuera de ello. Aunque la velocidad es bien recibida para récords de bases robadas, carreras anotadas, vallas saltadas, no es buena consejera para firmar contratos, acuerdos, asociaciones y/o hacer favores.

“Rápido y furioso” es una de las sagas Hollywoodenses más taquilleras. Es una buena película para un momento de entretenimiento, acción y esparcimiento. Pero en esta película llamada vida no es sabio extrapolar algo que solo funciona en una pantalla por dos horas y media y ya.

“Cuando te sientes a comer con algún señor, Considera bien lo que está delante de ti, Y pon cuchillo a tu garganta, Si tienes gran apetito. No codicies sus manjares delicados, Porque es pan engañoso. No te afanes por hacerte rico; Sé prudente, y desiste.” Proverbios 23:1-4.

LINK ORIGINAL: Listin Diario

Entornointeligente.com

Advertisement

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation

157774