Roberto Aláiz, en la cuna del atletismo - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / Marca / Roberto Aláiz (León, 20 de julio de 1990) lo tenía claro: “La única forma de acercarse a los mejores es trabajar como lo hacen ellos”. Por eso, nada mejor que hacer las maletas y sentar las bases de cara al verano en la Meca del fondo mundial, el Centro de Alto Rendimiento de Lornah Kiplagat, situado en la localidad keniata de Iten, en pleno Valle del Rift.

Tras varias temporadas meditando la posibilidad de emprender esta aventura, tomó la decisión el pasado otoño. Buena culpa de ello tuvieron tanto el ugandés Timothy Toroitich, una referencia del campo a través, como su amigo y también atleta, Samuel Abascal, hijo del medallista en Los Ángeles y ahora compañero de viaje.

Aláiz se aloja en Iten, una localidad que respira atletismo por los cuatro costados. Ubicada a 2.400 metros de altitud, allí se encuentra el Training Camp de Lornah Kiplagat donde acuden a entrenar diariamente los mejores mediofondistas y maratonianos del planeta. En sólo unos días, ya ha coincidido con David Rudisha, recordman universal de 800 metros, Asbel Kiprop, tercera mejor marca de la historia en 1.500 y aspirante a batir el récord de Hicham El Guerrouj, y Wilson Kipsang, explusmarquista mundial de maratón.

Una vez aclimatado a la altura, el leonés disfrutará de todos los beneficios que ofrece su estancia en Kenia: “Es el lugar idóneo para correr. Aquí han viajado grandes preparadores y los sistemas de entrenamiento han mejorado mucho”. A eso hay que añadirle la competencia: “Los africanos tienen unas facultades innatas y los días de fartlek o series se juntan más de 200 corredores, profesionales y amateur, que podrían ganar cualquier carrera en Europa”, apunta Aláiz, que tras aterrizar el lunes no dejó pasar la oportunidad de calzarse las zapatillas el mismo martes y realizar la primera toma de contacto en una serie de 600 metros. “Me limité a seguir sus pasos. Al terminar, ellos sonreían y a mí se me salía el corazón por la boca”, bromea el de la ‘Lions Factory’.

Apuesta por los obstáculos Al contrario que los africanos, que apuran para competir en las maratones de primavera, su plan de entrenamiento acaba de comenzar. Tras el revés que supuso quedarse fuera del Europeo Indoor de Praga al golpearse con la puerta de un vehículo minutos antes de la final del 3.000 metros en el Campeonato de España, Roberto Aláiz mira ya hacia la temporada veraniega.

En 2014 tuvo el privilegio de ser el único atleta español capaz de lograr la marca mínima para participar en el 5.000, 10.000 y 3.000 obstáculos del Campeonato de Europa de Zúrich. Entonces se decantó por el 5.000, donde fue quinto, pero de cara al Mundial de Beijing lo tiene claro: “El año pasado cambié, pero he entrenando mucho la técnica del paso por valla y quiero demostrar mi calidad como obstaculista”.

El 3.000 es su prueba fetiche y ésa es la ruta marcada hacia Río. Ahora, tiene tres semanas para disfrutar de la pista de arcilla y los senderos que rodean Iten . No lleva ni una semana en Kenia pero ya ha quedado prendado por sus encantos: “Aún no me he marchado, pero sé que algún día volveré”.

Con Información de Marca

Entornointeligente.com

Follow Me

.