Recién se está juzgando el rastro que dejó la Trafic bomba - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

En marzo de 1994, una de las camionetas de la flota de la empresa Messin SRL -de la marca textil Daniel Cassin- se incendió. La aseguradora Grupo Juncal le otorgó destrucción total, pero en lugar de iniciar el trámite de baja del vehículo, para pagar la póliza hizo firmar un formulario 08 como cesión de derechos. Allí comenzó el derrotero por un submundo de la camioneta que presuntamente fue utilizada como coche bomba en el atentado a la AMIA el 18 de julio de 1994, 25 años atrás. La aseguradora vendió la chatarra y los papeles a la concesionaria Alejandro Automotores de Alejandro Monjo que comercializaban rodados dados de baja o destruidos. Uno de los principales clientes de la firma era Carlos Telleldín que adquiría la chatarra pero también los papeles de un vehículo que no había sido quitado del parque automotor. Ese procedimiento irregular serviría luego para dotar de “papeles” de un auto que no existía más a un vehículo “mellizo”. Esa trama es la que está siendo juzgada actualmente por el Tribunal Oral Federal N°3 y es el único tramo sobreviviente a un juicio que fue declarado totalmente nulo luego de su investigación inicial plagada de irregularidades.

La Corte Suprema fue la responsable -sólo a instancia de la querella- de rescatar los primeros 16 meses de la causa, hasta que se produjo la ya juzgada negociación entre el exjuez Juan José Galeano y Telleldín para cambiar su versión y apuntar a un puñado de policías bonaerenses para acusarlos falsamente a cambio de u$s400 mil. Desde la foja 1 hasta el 31 de octubre de 1995 es el único tramo válido para saber qué ocurrió en Pasteur al 600. El block del motor original fue encontrado entre los escombros por fuerzas de seguridad israelíes.

Telledín intentó anular el actual juicio aduciendo que ya había sido juzgado en su momento y que se había declarado nulo todo lo actuado. Garantía del “non bis in ídem”. Fue rechazado. Por eso, el único acusado decidió prestarse a una indagatoria en el juicio ante los jueces Andrés Basso , Fernando Canero y Javier Ríos . Con una defensa genérica y sin aceptar preguntas, su estrategia defensiva logró evitar que se incorporasen al debate las indagatorias prestadas en instrucción, hace 25 años. Está acusado por 85 muertes dolosas, pero el requerimiento del entonces fiscal Alberto Nisman incluía la parte más difícil de probar: que Telleldín tuvo en su poder y acondicionó la camioneta “a sabiendas” de que se iba a utilizar en el atentado del 18 de julio.

De los 110 testigos aceptados, ya comparecieron veinte: todos los empleados de la empresa textil que tuvieron contacto con la Trafic original, siniestrada, la aseguradora y ayer culminaron los empleados de Alejandro Automotores. El TOF trazó una hoja de ruta cronológica dividiendo por subgrupos a los testigos. Busca reconstruir el minuto a minuto del recorrido de la camioneta hasta el momento de la explosión. La tarea no es sencilla: su presencia a las 9:53 de ese día está sostenida en base a testimonios. Paradojas de la Argentina: hasta el acta formal de secuestro de los restos de la Trafic por parte de la justicia en la causa original también fue anulada.

LINK ORIGINAL: Ambito

Entornointeligente.com

Advertisement

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation