¿Quiénes tienen la culpa? - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

Hay que empezar con una frase clara e innegociable: un aborto inducido no es lo mismo que un parto prematuro inducido. El intento de interrupción del embarazo de siete meses de una menor de edad vejada por su empleador que concluyó en el nacimiento de una bebé de un poco más de un kilogramo de peso al nacer, en Santa Cruz, devela una situación dramática y un problema estructural en la atención estatal a las víctimas de violencia sexual.

¿Cuándo es legal un aborto en Bolivia? Una de las causales que despenaliza esta práctica es una violación, que puede dar paso a una sentencia constitucional para que se ejecute la interrupción. Sin embargo, lo que hay que dejar en claro es que no se puede esperar hasta casi el final de un embarazo para practicar un aborto, tomando en cuenta que el tiempo de gestación y la intervención oportuna es clave. La burocracia no puede vulnerar de esta forma a las víctimas.

Según los protocolos citados por la OMS, un aborto debe practicarse hasta la semana 12 de gestación, para evitar riesgos en la vida de la gestante.

Entonces, ¿por qué se llegó hasta el último trimestre del embarazo de la adolescente mencionada y no se la intervino antes?

Más allá de ese protocolo, el sentido común dicta que se realice lo más pronto posible, porque es una crueldad dejar que la víctima sienta los movimientos fetales, cambios hormonales, emocionales y físicos que conlleva el avance de un embarazo. ¿Acaso no es cruel también que el embrión pase a ser un feto y desarrolle sistema nervioso, respiratorio, circulatorio y sienta dolor cuando se vaya a acabar con su existencia?

El objetivo de esta reflexión no es revictimizar, sino, interpelar al Estado, a su falta de celeridad y resguardo de la integridad física y psicológica de una menor de edad y de todas las víctimas de vejámenes sexuales. ¿Dónde estaban las leyes e instituciones de protección a la niñez y adolescencia y a las mujeres?  ¿Fracasaron?

Este caso fue atendido en un hospital público a inicios de junio. Cuando se presentó la víctima para la interrupción, los médicos argumentaron objeción de conciencia para no ejecutar el mal llamado aborto, que debería llamarse parto precoz inducido. Ya era un bebé, no era una decisión ligera. ¿Por qué se esperó tanto y qué instituciones tienen la culpa de este retraso? Porque existen culpables de someter a la víctima y a la bebé, que sobrevivió, a esta forma de tortura. La ineptitud queda impune.

Una niña violada no puede ser madre, y una bebé de siete meses de gestación tampoco puede ser abortada. ¿Cuál será el futuro de estas dos víctimas?

LINK ORIGINAL: La Razon

Entornointeligente.com

Advertisement

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation