Quién defiende al individuo

Entornointeligente.com /

En últimas, lo que de verdad está en juego en unas elecciones como las que tendremos el domingo es la defensa del individuo, la salvaguarda de los derechos tradicionales del hombre y del ciudadano, contra las pretensiones totalitarias de convertirlo en uno más de la manada, partícula anónima de la masa maleable como la harina de trigo. Ahí reside el verdadero riesgo de los regímenes de inclinación totalitaria que se amparan hoy en día en el escudo y los eslóganes del llamado socialismo del siglo veintiuno.

Sospechar y desconfiar de las dictaduras de Cuba, Nicaragua y Venezuela y de los gobiernos proclives al absolutismo no es un simple argumento propagandístico, sino una aprensión basada en evidencias que se han vuelto habituales. Ahí está el caso actual de Argentina, donde el gobierno está involucrado en un escándalo de marca mayor al adoptar el modelo chino del control social hasta el extremo de utilizar miles de cámaras para detectar y reseñar a quien quiera declarar presunto malhechor con base en la detección de los rasgos personales grabados sin el consentimiento de los miles y miles de transeúntes filmados.

Las nuevas tiranías, como las de todas las épocas, mantienen el registro detallado de los ciudadanos y de modo subrepticio, solapado, seleccionan a aquellos que, por ser de la oposición, quedarán filmados a mansalva y sobreseguro y recargados de imputaciones en listas secretas de sujetos incriminados en la comisión de delitos imaginarios. Tal empapelamiento arbitrario es un atentado bestial calcado de organizaciones temibles como la Gestapo, la policía secreta del nazismo, con el agravante hoy en día de artefactos tecnológicos tan sofisticados como inevitables y sigilosos.

Y no es chiste gastado del Superagente 86, Maxel Smart, «temible operario del recontraespionaje», con su zapatófono. Es realidad. Lafilósofa rusa Ayn Rand (Alisa Zinóvievna Rosenbaum, 1905-1982), líder del pensamiento libertario, sostenía que la minoría más importante era el individuo. Es el individuo, el ser humano, el que tiene que ser amparado, defendido, primero que la sociedad en la que vive. Eso se ha olvidado, omitido y borrado de todos los discursos colectivistas, como el ya dicho. La gente, los conglomerados, las agrupaciones, no piensan en la presencia y potencia individuales.

Al Estado y sus dignatarios se les alcahuetean y premian todos los abusos contra los individuos, incluidos los impuestos, la censura, las mentiras, las trampas y los estraperlos, los engaños, las manipulaciones, la alimentación de la ignorancia, el incumplimiento de promesas y proyectos, el aprovechamiento de bienes y dineros públicos, etc., con tal de que acrediten la búsqueda ilusoria de la utopía del bien común, entelequia, figuración abstracta para engañar a los mansos y humildes electores, alienados como instrumentos acríticos y obedientes, crédulos y privados de mínima libertad de oponerse, so pena de quedar filmados y encausados como sujetos criminosos. Por eso, en el fondo oculto de tanto discurso vacío, alambicado y tramposo, hay que buscar el sentido verdadero en la defensa o la eliminación del individuo 

LINK ORIGINAL: El Colombiano

Entornointeligente.com