PUERTO RICO: Contabilizan a los animales realengos - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / El Nuevo Día / Apostando a la tecnología, un grupo del recinto de Humacao de la Universidad de Puerto Rico intenta descifrar cuántos perros, gatos y hasta caballos hay en las calles del país Humacao – Están en todas partes. Se les observa debajo de vehículos o árboles huyéndole al sol, buscando comida entre la basura o andando sin rumbo. Lucen sucios y desnutridos. Y aunque los perros y gatos abundan, en el grupo también hay cabras, ovejas, caballos y hasta becerros, entre muchos otros.

Aparte de una escena que hiere sensibilidades, los animales sin hogar o realengos son un problema social y de salud pública. Por eso, tan reciente como hace tres semanas, un grupo de la Universidad de Puerto Rico (UPR) en Humacao emprendió un nuevo esfuerzo por contabilizar su población.

El censo es liderado por el catedrático asociado del Departamento de Biología de la UPR-Humacao, Neftalí Ríos López, quien reclutó a varios de sus estudiantes del bachillerato en Manejo de Vida Silvestre. El censo, a su vez, surge de una iniciativa del Colegio de Médicos Veterinarios, con el fin de esclarecer las cifras que apuntan a que en Puerto Rico habría 300,000 perros y un millón de gatos realengos.

Por el momento, el censo se concentra en este pueblo, pero la intención es que después se extienda a toda la isla.

“Es un proyecto relativamente simple. Estamos haciendo un muestreo, tipo fotografía en el tiempo, de todo animal que veamos en la calle. Estamos usando las carreteras como ruta de muestreo, y la idea es desarrollar una metodología o protocolo simple, que pueda ser validado y replicado”, dijo Ríos López.

¿Cómo se hace?

Dos veces en semana, por espacio de dos a cuatro horas, el grupo sale en auto a fotografiar, literalmente, todos los animales que encuentren en el camino. El Nuevo Día los acompañó el martes pasado.

Cada persona en el vehículo tiene una tarea específica. El martes, por ejemplo, Ríos López era el piloto y marcaba la ruta con la aplicación móvil TraceLog. Las estudiantes Jennyfer Machado Rosado y Sara Maldonado Medina iban en la parte trasera como “observadoras activas”, y cada foto que tomaban la subían a la aplicación iNaturalist, que las asocia con una coordenada (georreferenciación). A su vez, iNaturalist permite identificar las especies y que esa información sea validada por expertos. Por lo regular, una cuarta persona va en el carro como copiloto, pero el martes ese espacio lo ocupó un fotoperiodista de este diario.

El censo es, en esencia, una adaptación de la iniciativa Roadkills, que permite documentar, mediante aplicaciones móviles, animales muertos en las carreteras, indicó Ríos López.

Este día, el recorrido fue por varias zonas del barrio Punta Santiago, aunque el primer animal realengo, una perra sata blanca, apareció solo cinco minutos después de iniciar la marcha, cerca de un restaurante de comida rápida en el casco urbano. Maldonado Medina la retrató.

Ya en Punta Santiago, en el área del balneario, no se observaron animales realengos, pero sí bebederos y comederos plásticos que, en opinión de Ríos López, “son indicadores de que hay perros o gatos sueltos”.

En la urbanización Villa Palmira se documentaron perros durmiendo en las aceras y una vecina paseando a un perro amarrado y a un gato suelto. Mientras, en la urbanización Verde Mar se vieron perros y gatos debajo de carros, andando por las aceras o a orillas de las calles, y entrando y saliendo de las casas. En una de las aceras había bebederos y comederos plásticos. Como en Verde Mar hay dos lagos artificiales, en las calles también se vieron patos, iguanas verdes y tortugas.

El panorama con los perros y gatos fue similar en las parcelas aledañas a la playa. Sin embargo, en una estructura abandonada había tres caballos y una cabra. En otra casa, cerca del muelle, había un becerro amarrado a una verja y lucía en extrema delgadez.

“Hemos documentado focos de animales realengos en la playa y cerca de negocios, quizás en búsqueda de comida. Otra hipótesis es que estos sitios sean puntos de liberación”, dijo Ríos López.

El resultado

Explicó que los datos subidos a las aplicaciones se exportarán al programa Microsoft Excel para su análisis. Con esos números, se sabrá la “densidad mínima” de animales realengos en las áreas cubiertas, lo que servirá, a su vez, para calcular -“con un valor creíble”- cuántos hay en Humacao. “Si esto se repite en todos los municipios, realmente podremos saber cuán grande es este problema”, reafirmó.

Con los datos, el grupo también pretende crear categorías o clasificaciones para los animales en las calles, pues no necesariamente todos no tienen dueño. Se crearía, por ejemplo, la categoría de “abandonado o realengo” para animales enfermos, lastimados y que buscan comida entre la basura; la categoría de “suelto” para animales saludables, pero que andan con o sin collar; y la categoría de “con permiso para salir” para animales cuyos dueños no los restringen a mantenerse en la casa.

“La información nos permitirá, además, identificar patrones de distribución, por ejemplo, si hay más animales realengos en zonas pobres o rurales”, dijo.

Entretanto, Machado Rosado y Maldonado Medina manifestaron que el censo les permite no solo poner en práctica lo aprendido en clase, sino también constatar de primera mano el problema de animales realengos en la isla y contribuir a su solución.

El censo en Humacao terminaría en dos semanas.

PUERTO RICO: Contabilizan a los animales realengos

Con Información de El Nuevo Día

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com

Follow Me

.