Prohibir a Trump, ahora » EntornoInteligente

Prohibir a Trump, ahora

Entornointeligente.com / Hace un año, los juristas y expertos debatían si la destitución de un presidente americano es principalmente una cuestión de derecho o de política. Es ambas cosas, por supuesto, y no hay nada malo con la parte política. Según la Constitución de los Estados Unidos, son los políticos, y no los tribunales, los que deben juzgar si un presidente ha cometido “delitos y faltas graves” y, lo que es más importante, si un jefe del ejecutivo representa una amenaza constante para la república.

A menos de dos semanas de que Joe Biden reemplace a Donald Trump en la Casa Blanca, el tema ha vuelto a surgir, con la Presidenta de la Cámara Nancy Pelosi dejando claro que el presidente debe ser destituido por su gabinete, a través de la 25ª Enmienda, o mediante un juicio político.

La violenta insurrección en el Capitolio de los EE.UU., incitada por Trump , representa algo nuevo y profano en la historia americana. Aunque Biden será inaugurado el 20 de enero, la oficina de la presidencia no puede estar segura en manos de Trump. Debe ser destituido (otra vez), removido de su cargo, y se le debe prohibir que vuelva a ocupar un cargo público.

El Congreso tiene el derecho, pero no el deber, de impugnar. A veces, los legisladores pueden simplemente tolerar ciertas fechorías presidenciales, habiendo llegado a la conclusión de que los costos de seguir adelante con la acción superan los beneficios. Pero esta no es una de esas veces.

Así como el acto de castigar a un funcionario público envía un mensaje sobre los compromisos morales de una entidad política, también lo hace el hecho de no castigar cuando está justificado. Al votar por la absolución de Trump el año pasado, después de que la Cámara de Representantes le impugnara por el escándalo de Ucrania, los republicanos del Senado señalaron que seguían con una carrera criminal, pase lo que pase. Los habilitadores de Trump, como la senadora Susan Collins de Maine, esperaban que esos procedimientos le enseñaran una lección a Trump. Y así lo hicieron: Trump aprendió que no había consecuencias por coaccionar ilegalmente a otros para que le hicieran favores y amañaran las elecciones en su nombre.

Recordemos la llamada telefónica “perfecta” de Trump con el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky en el verano de 2019, cuando amenazó con retener la ayuda militar de EE.UU. a menos que Ucrania anunciara una investigación sobre el hijo de Biden, Hunter. Después de quedar impune por ese abuso de su cargo, Trump volvió a tener otra charla perfecta en el invierno de 2020, cuando trató de chantajear al secretario de Estado republicano de Georgia, Brad Raffensperger, para que falsificara en su nombre el resultado de las elecciones del pasado noviembre. Todos los republicanos que han condenado la segunda llamada deberían preguntarse por qué aprobaron la primera.

Si no hay castigo por la insurrección en el Capitolio, los republicanos del Congreso volverán a señalar su propia complicidad en el crimen. El mensaje será que esto también es aceptable: un presidente en ejercicio puede incitar a la violencia contra una de las tres ramas políticas de la república.

Algunos se preocuparán de que una segunda impugnación y una prohibición permanente sólo provoque la “base” de Trump. Pero este argumento ya no se sostiene. No importa lo que hagan o dejen de hacer los demócratas o los republicanos medio responsables como el senador Mitt Romney, Trump y sus animadores en los medios de comunicación de derecha incitarán al movimiento de todos modos.

Después de todo, el populismo de derecha no está sujeto a un control de la realidad; un recuento de votos real es prácticamente irrelevante para la gente que se ve a sí misma como los únicos “americanos reales” (y por lo tanto los únicos que cuentan). Movilizar a estos supuestos “verdaderos americanos” contra las élites y minorías nefastas (que deberían volver todos a sus “países de mierda”) ha sido el modelo político de Trump desde el primer día, al igual que su modelo de negocio como promotor inmobiliario se basó en la falacia y el fraude.

El paso crucial no es sólo eliminar a Trump, sino prohibirle entrar en la política de por vida. Aunque esto implica una restricción permanente de los derechos políticos básicos de un individuo, muchas democracias permiten tal posibilidad. Por ejemplo, según la Ley Fundamental alemana, quienes abusan de la libertad de expresión y de otras libertades fundamentales para socavar la democracia liberal pueden perder sus derechos. Sin embargo, esta disposición nunca se ha aplicado con éxito, en parte porque los neonazis para los que se consideraba una pérdida permanente ya habían sido sacados de la circulación política por condenas penales.

Sin duda, una prohibición permanente se ajusta a un supuesto básico de la democracia: la gente puede cambiar de opinión. Si usted es una de las muchas personas que está a favor de restaurar el derecho al voto a los criminales convictos, ¿cómo podría justificar una prohibición contra alguien como Trump? ¿Y si Trump se arrepintiera y se reinventara? ¿No deberíamos ser coherentes al negarnos a prohibir a alguien de forma permanente?

No importa que el arrepentimiento sea improbable. Trump ha tratado persistentemente de subvertir el proceso democrático en sí mismo. No se trata de un crimen o delito grave, ni es comparable a ningún negociado antes (y durante) la presidencia por el que pueda ser procesado. Si alguien se niega a jugar según las reglas del juego (especialmente reglas tan básicas como “gana el candidato que obtenga más votos”), es razonable expulsar a ese jugador.

¿Apoyarían los republicanos tal medida? Muchos, como los senadores Josh Hawley de Missouri y Ted Cruz de Texas, han apostado su fortuna política a hacer una genuflexión sobre el floreciente movimiento de extrema derecha de Estados Unidos. Pero otros podrían estar buscando ahora una salida de las fauces de Trumpian. El asalto al Capitolio demostró que no se puede tener QAnon a la carta, y que ni Trump ni sus colaboradores republicanos pueden controlar las fuerzas que han desatado. La revolución siempre devora a sus propios hijos, y a veces también a sus padres. Si los republicanos fallan en ‘destrumpificarse’ completa e inmediatamente, lo aprenderán por sí mismos – pero no antes de que las cosas se pongan mucho, mucho peor.

* Profesor en la Universidad de Princeton y del Instituto de Estudios Avanzados, Berlín.

© Project Syndicate, 2021.

COMENTA CON EL AUTOR

www.lahora.com.ec

LINK ORIGINAL: La Hora

Entornointeligente.com

URGENTE: Conoce aquí los Juguetes más vendidos de Amazon www.smart-reputation.com >
Smart Reputation
Repara tu reputación en Twitter con Smart Reputation
Repara tu reputación en Twitter con Smart Reputation

Adscoins

Smart Reputation

Smart Reputation