Progresos y desafíos pendientes de Iberoamérica a 25 años de la primera cumbre regional - EntornoInteligente

Infobae / En julio de 1991, los gobiernos de España y México convocaron la primera Cumbre Iberoamericana inspirados, en buena medida, por la conmemoración de los 500 años del primer viaje de Cristóbal Colón a América. Desde aquella fecha, la región ha vivido hechos políticos transcendentales que han determinado los debates en cada uno de sus encuentros anuales.

La victoria electoral de Hugo Chávez en 1998, la crisis económica de Argentina en 2001, la consolidación de China en América en 2004, la guerra al narco en México en 2006, la renuncia de Fidel Castro a la presidencia de Cuba en 2008, la creación de la CELAC en 2010 y la firma de paz de las FARC en 2016 fueron algunos de los puntos más discutidos en las Cumbres para la cooperación entre los gobiernos del bloque.

La Cumbre Iberoamericana de Guadalajara de 1991 (Informe semanal RTVE)

En noviembre de 2003, en la octava cumbre, en Bolivia, se decide la creación de la Secretaría General Iberoamericana permanente. Con sede en Madrid, la oficina busca otorgar mayor protección, potencia y solidez al sistema de cumbres. “Lo iberoamericano no puede entenderse únicamente con referencia a las instituciones, es una construcción de la gente, de abajo hacia arriba , que nace de los afectos, de las migraciones, de los intercambios entre las personas”, comentó la actual secretaria Rebeca Grynspan.

La Cumbre de 2003 en Santa Cruz de la Sierra Para conmemorar el 25 aniversario de los encuentros internacional, se publicó el libro Somos Iberoamérica: 25 años de Cumbres Iberoamericanas , donde se hace una revisión de los avances en la región, los hechos históricos, la actual situación económica y social y los problemas que aún quedan por resolver.

Infraestructuras y logística

“La productividad y la viabilidad de actividades económicas dependen de una infraestructura de avanzada. En la actualidad, en América Latina y el Caribe la falta de infraestructuras de transporte y logística actúan como un obstáculo. El avance económico y el desarrollo de infraestructura se retroalimentan. Es necesario crecer para contar con recursos que permitan invertir en infraestructura y ésta es imprescindible para impulsar el crecimiento”, explica el texto presentado por Grynspan el viernes en Madrid.

Las conclusiones del libro señalan que “el primer desafío de la región para el desarrollo de una infraestructura más eficiente es mejorar la calidad institucional”. Reconoce que el sector público cumple un rol trascendental en la promoción, financiamiento, regulación, ejecución y control de las obras. Pero, “siempre con la particularidad de cada país, la corrupción, los cambios en las reglas de juego, el incumplimiento de contratos y el pago de sobreprecios han funcionado como barreras al correcto desarrollo de la infraestructura”.

Juventud en Iberoamérica

Una cuarta parte de la población iberoamericana tiene entre 15 y 29 años de edad. “Son jóvenes que gozan de un mayor acceso a la educación y de más expectativas que la generación de sus padres”, afirma un fragmento del capítulo titulado Juventud.

El 70% de los estudiantes universitarios son los primeros de sus familias en asistir a la universidad En Iberoamérica hay 163 millones de jóvenes: el 25% de la población total. Sólo un 55% de los jóvenes completan la educación secundaria y el 70% de los estudiantes universitarios son los primeros de sus familias en asistir a la universidad.

30 millones de jóvenes ni estudian ni trabajan 30 millones de jóvenes ni estudian ni trabajan. Uno de cada cinco tiene un empleo informal. Un 64% pertenece a hogares pobres y vulnerables y una de cada cinco jóvenes es madre antes de los 20 años. Según estudios de la Cumbre Iberoamericana, las prioridades para los jóvenes iberoamericanos son la educación, el trabajo y la salud.

Seguridad

Pese a que América Latina es una región pacifica a nivel interestatal y sin guerras, la problemática de la seguridad es uno de sus mayores desafíos. Según encuestas en 12 países de la zona, la “delincuencia/seguridad pública” aparece como la principal preocupación.

Dentro del gran universo que es América Latina, puede identificarse a Centroamérica como la región más crítica. Con 41 homicidios cada 100.000 habitantes, se trata del subcontinente más peligroso del planeta.

El narcotráfico afecta también las problemáticas de seguridad latinoamericanas con la península ibérica. Los puertos y aeropuertos de España y Portugal funcionan como puerta de entrada a la Unión Europea de las drogas que se producen en América Latina. La demanda de estupefacientes al otro lado del Atlántico proporciona de recursos a los cárteles del narco.

Centroamérica, con 41 homicidios cada 100.000 habitantes, se trata del subcontinente más peligroso del planeta A excepción de los dos atentados sufridos por Argentina en los años 90 (contra la Embajada de Israel y la Asociación Mutual Israelí Argentina), el terrorismo no representa una amenaza a la seguridad en América Latina. España y Portugal, insertados en el seno de Europa Occidental y aliados de la OTAN, podrían ver afectada su seguridad por las nuevas modalidades de terrorismo. Los recientes sucesos de Francia y Bélgica encienden luces de alerta. Los retos aquí se vinculan a decisiones estratégicas de política exterior y la efectividad de las agencias de inteligencia.

Iberoamérica ante una nueva encrucijada económica

A fines de los años 80 Latinoamérica comenzaba a salir de una década perdida de funestas consecuencias, y la región tardaría 25 años en recuperar el PIB per cápita y los índices de pobreza de 1982, explicó Lourdes Casanova, profesora de la Universidad Cornell.

En el camino hubo pozos: la crisis mexicana de 1994, el contagio de las crisis asiática y rusa que condujo a la devaluación del real brasileño en enero de 1999, apenas seis meses después de que Telefónica ganara la parte del león de la privatización de Telebras, el descalabro del peso argentino que perdió 400% de su valor frente al dólar en 2002.

Michelle Bachelet, el rey Juan Carlos y Hugo Chávez en la Cumbre de 2007 en Santiago de Chile (EFE) En un primer momento, la crisis financiera global de 2008 pareció que no iba a afectar a Europa. Pero primero Grecia, después Portugal y al final España fueron quienes inicialmente más sufrieron.

La tormenta perfecta llegó también al otro lado del Atlántico con la repentina caída de los precios de las materias primas en 2014, paralela a la ralentización de la economía china. Las repercusiones en Latinoamérica fueron inmediatas y la región se contrajo en 2015, fenómeno que se repetirá en 2016. Según la CEPAL, sólo Panamá y la República Dominicana crecen por encima del 5%.

El crecimiento medio previsto del 2% para 2017 es decepcionante y no es suficiente ni para solucionar el problema de la pobreza ni para lograr ser países desarrollados. Brasil, la mayor economía regional, continúa en medio de una gran crisis ética, económica y política. Necesita apoyo para lograr la reconciliación necesaria para sentar las bases de un nuevo modelo de desarrollo.

El boom de las materias primas trajo crecimiento económico y, con él, la salida de la pobreza de 50 millones de latinoamericanos La suerte del sector privado peninsular y latinoamericano está ligada, puesto que las empresas españolas ya son más latinas que españolas. Todas dependen del progreso económico regional.

Progresos y desafíos pendientes de Iberoamérica a 25 años de la primera cumbre regional

Con Información de Infobae

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com




Instagram

Username or hashtag @entornointeligente is incorrect.