Primero ardieron las fincas, luego firmaron documentos incendiarios » EntornoInteligente

Primero ardieron las fincas, luego firmaron documentos incendiarios

primero_ardieron_las_fincas_2C_luego_firmaron_documentos_incendiarios.jpg

Entornointeligente.com /   L as masas pa­risinas le hi­cieron com­prender a Luis XVI que el proceso se le escapaba de las manos. Pretendió aga­rrar las riendas despidiendo al popular encargado de la hacienda, Necker y reunien­do tropas leales. Delegados, guardia nacional y pobla­ción respondieron toman­do la Bastilla, el 14 de julio. El 16 julio tuvo que volver a llamar a Necker, ahora ten­dría el título de “Primer Mi­nistro de Finanzas. Hoy en día sabemos que Luis XVI ju­gaba a dos cabezas: su her­mano el Conde Artois y su familia se exiliaron en Sabo­ya el 17 de julio y ese mismo día, Luis XVI aprobaba la or­ganización de la Comuna de París y la Guardia Nacional, que mandaría el Marqués de Lafayette, veterano de la revolución americana con­tra Inglaterra. Luis XVI espe­raba que el Conde de Artois hablaría fuera de Francia por la familia real. Necker infun­diría sensatez en sus simpati­zantes revolucionarios.

Todavía hoy se discute qué causó el llamado Gran Miedo (la grande peur) en amplias zonas rurales fran­cesas. El aire estaba lleno de rumores de tropas, ban­das de criminales a sueldo de los señores para reprimir a los exaltados campesinos. Pronto el aire olía a humo. Ardieron fincas, haciendas y establecimientos donde se guardaban los registros de las deudas de los campesi­nos. De noche los incendios iluminaban la oscuridad y ensombrecían los ánimos. Ardieron los archivos feuda­les en las plazas de los pue­blos (McPhee, 2002: 72).

El 4 de agosto de 1789, durante “el gran pánico” el arzobispo de París entregó todos los derechos del clero a la generosa nación fran­cesa (Rogier y otros, 1984, Nueva Historia de la Iglesia, IV 156). Entre el 4 y el 11 de agosto, la Asamblea abolió los restos del feudalismo y muchos privilegios especia­les de la nobleza. También se suprimieron, sin indemniza­ción, los diezmos debidos a las parroquias y entidades católicas rurales. Se ha di­cho que “para salvar la pro­piedad burguesa había que liquidar la propiedad feu­dal”.

Convencidos de que por sus bocas hablaban la razón y la naturaleza, los diputa­dos se dirigieron a la huma­nidad entera aprobando el 26 de agosto, 1789, la De­claración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. Primero, en los campos ar­dieron los registros feudales. En adelante, la Declaración incendiaría sociedades ente­ras.

LINK ORIGINAL: Listin Diario

Entornointeligente.com

URGENTE: Conoce aquí los Juguetes más vendidos de Amazon www.smart-reputation.com

Cafecito Informativo

Smart Reputation

Noticias de Boxeo

Boxeo Plus
Boxeo Plus
Repara tu reputación en Twitter con Smart Reputation
Repara tu reputación en Twitter con Smart Reputation

Adscoins

Smart Reputation

Smart Reputation