Precios del gas en Alemania: el miedo a un invierno caro

Entornointeligente.com /

Una carta de la proveedora local de energía provocó conmoción a una familia en Brandeburgo. Según la RBB, los clientes tendrán que pagar la astronómica suma de 1.515 euros al mes por el suministro de gas  de su casa en las afueras de Berlín, en lugar de 143 euros. Algo que la familia no puede solventar. La proveedora es una empresa pequeña y durante mucho tiempo atrajo a los clientes con precios bajos. Ahora, la crisis de abastecimiento la afectó especialmente.

Ese tipo de informes son cada vez más frecuentes en Alemania, donde ya hace frío y comenzó la temporada de uso de calefacción. Los centros de asesoramiento al consumidor aconsejan a clientes como la familia de Brandeburgo hacer uso de su derecho especial de rescisión del contrato y buscar un proveedor más económico. La familia lo hizo y encontró una empresa que le cobra unos 700 euros por mes.

Los proveedores primarios son más baratos Los clientes de empresas de suministro básico, que son siempre las compañías más grandes en cada región, están en mejor situación por el momento. En Berlín, por ejemplo, la GASAG, que afirma tener alrededor de 800.000 clientes en la capital alemana, es el mayor proveedor municipal.

Los proveedores básicos sólo pueden rechazar nuevos clientes si tienen serios problemas económicos. Pero otras empresas más pequeñas sí pueden hacerlo. A partir del 1 de noviembre, los proveedores primarios, como GASAG, ya no podrán establecer diferencias de precios entre clientes nuevos y clientes antiguos.

«Nadie debe pasar frío» GASAG aumentó sus precios desde el inicio de la guerra en Ucrania, pero no tan drásticamente. Para una vivienda de cerca de 110 metros cuadrados, las tarifas mensuales subieron de 139 euros a 171 euros en mayo. En noviembre, serán de 260 euros al mes. Todavía no es seguro que eso siga así. Según el director de la empresa, Georg Friedrichs, «nadie debe pasar frío». Pero no quiso detallar cuánto más aumentará el precio del gas, ni cuándo.

Tampoco el ministro alemán de Finanzas, Christian Lindner, de los liberales, pudo decir hasta ahora nada con exactitud, pero advierte sobre tiempos duros. Piensa que habrá una «normalización» del precio del gas natural licuado (GNL), pero no al nivel anterior, ya que muchos países lo compran para reemplazar al barato gas ruso.

Con la estatización de la empresa de gas Uniper, el Estado alemán asumiría deudas por miles de millones de euros.

Otro factor: el recargo estatal El recargo estatal de las tarifas de gas llega el 1 de octubre luego de muchos debates para apoyar a las empresas que deben adquirir ahora gas no proveniente de Rusia. Este recargo podría costarle otros 600 euros por año a un hogar promedio, aunque podría ser más aún.

Expertos cuentan también con que se duplique el precio del la tarifa de electricidad. Es decir, que las consecuencias económicas del ataque ruso a Ucrania golpearán a los alemanes en los próximos meses.

La medida más efectiva para contrarrestar esos aumentos es reducir los costos de energía. Ahorrar donde se pueda. Según la Fundación Warentest, una familia de tres personas podría ahorrar alrededor de 970 euros en electricidad y gas tomando solo algunas simples medidas.

Es importante, por ejemplo, tomar menos duchas, y estas, cada vez menos calientes. Y comprar un cabezal de ducha que ahorre energía. Solo eso reduciría los costos en alrededor de 770 euros. Bajar la temperatura media al calefaccionar de 22 a 20 grados aporta 151 euros. Siempre que sea posible, las secadoras de ropa, que consumen mucha energía, deberían ser tabú en un futuro próximo.

Tope al precio del gas Pero aún no está del todo claro cómo se supone que una gran parte de la población hará frente a los altos precios. Uno de cada dos hogares en Alemania usa calefacción a gas. Por lo tanto, la Unión Social Cristiana (CSU) ha propuesto ahora un modelo para un tope de precio del gas para tres cuartas partes del consumo de privado de calefacción.

«Para los hogares privados, se podría pensar en poner un tope de costo del 75 por ciento del  gas adquirido, a través de un precio básico para los ciudadanos», dijo el líder del grupo regional de la conservadora CSU, Alexander Dobrindt, al diario Augsburger Allgemeine . «Por sobre esa cantidad, habría que pagar el precio total del gas», agregó. El problema es que el Estado tendría que pagar esos costos. Y volver a endeudarse considerablemente.

(cp/ers)

Uniper, al borde de la nacionalización
LINK ORIGINAL: Dw

Entornointeligente.com