Pío IX y el Concilio Vaticano I (1869 ñ 1870) - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / Listin Diario / La distancia entre el Concilio de Trento (1545 ñ 1563) y el inicio del Concilio Vaticano I (1869) es la mayor distancia que se haya dado jamás en la historia de la Iglesia entre dos concilios generales.

Pío IX lo había concebido dentro de la óptica de la restauración cristiana contra el naturalismo y el racionalismo. Los obispos querían manifestar al mundo que la Roma codiciada por el flamante Reino de Italia no pertenecía a los italianos, sino al mundo católico (Rogert Aubert, Pío IX y su época en La Historia de la Iglesia de los orígenes a nuestros días, (1952), Fliche y Martin, Vol XXIV, 347). En junio de 1867, con ocasión de la conmemoración del martirio de los Apóstoles Pedro y Pablo, Pío IX había manifestado a los 500 obispos allí reunidos su deseo de convocar un concilio.  

Las comisiones preparatorias se armaron con partidarios de las ideas de Pío IX y la curia romana. Al principio, parecían querer excluir al hombre que más sabía sobre los concilios, Karl Joseph von Hefele, luego se recabó su consejo. 

Antes del concilio ya estaban los campos divididos: de una parte, los conservadores que se ilusionaban con una definición de la infalibilidad por aclamación, y de paso, una confirmación de las doctrinas en el Syllabus, los otros católicos eran llamados “liberales”. El 6 de febrero de 1869, meses antes del concilio, la Civilta Cattolica presentaba a los católicos liberales en la peor luz. Conviene recordar, que esta revista jesuita entonces era considerada como una representante oficiosa del pensar de la Santa Sede. “Nadie ignora que los católicos de Francia están divididos, por desgracia, en dos partidos: unos, simplemente católicos; otros, que se llaman católicos liberales, […] Los católicos propiamente dichos creen que el concilio será muy breve […] Esperan que en él se proclamarán, las doctrinas del Syllabus, enunciándose, por medio de fórmulas afirmativas y con los necesarios desarrollos, las proposiciones que han sido emitidas bajo forma negativa.

Acogerán con alegría la proclamación de la infalibilidad dogmática del soberano pontífice. Nadie puede extrañarse de que, con un sentimiento de justa reserva, Pío IX no quiera tomar por sí mismo la iniciativa de una propuesta que afectarle directamente, pero se espera que la manifestación unánime del Espíritu Santo, por boca de los padres del concilio ecuménico, será definida por aclamación”.  Rogert Aubert, (1952), 351.

El conservador Cardenal Veuillot no esperaba nada de los debates conciliares, corrientes en los sínodos anteriores: a la efusión del Espíritu Santo en la primera fiesta de Pentecostés, decía, no habían precedido discusiones de ningún género.

En el lado opuesto a la infalibilidad, se encontraban eruditos de gran calibre. Así Johann Joseph Ignaz von  D?llinger, que con el sobrenombre de Janus publicara varios artículos en el Augsburger Allgemeine Zeitiung. D?llinger pretendía crear un gran movimiento de opinión laica contra los excesos de una posible definición de la infalibilidad.  Según Aubert, D?lligner oponía la “antigua Iglesia católica” a “la Iglesia absolutista de Roma”. 

Atacaba al Papa y los jesuitas acusándolos de preparar una revolución eclesiástica. D?llinger veía que el papado, desde los tiempos de Gregorio VII (Ü 1085) se había transformado en un  absolutismo que “mi conciencia cristiana, e incluso diría que mi conciencia histórica, no me permiten admitir. No obstante, no se puede ser cristiano genérico: es necesario pertenecer a una Iglesia positiva y la Iglesia católica es todavía la mejor. Por otra parte, existen dos escuelas en la Iglesia católica, la escuela ultramontana y la escuela cristianaÖ  Ö. Es preciso mantenerse fiel a las instituciones al mismo tiempo que se lucha contra los abusos; [hay que] luchar contra las tendencias persistentes en la jerarquía romana”. 

¿Qué se temía y qué se esperaba del Concilio Vaticano I?

El autor es profesor asociado de la PUCMM

Con Información de Listin Diario

Entornointeligente.com

Follow Me

.