PERÚ: Lucha frontal contra la corrupción - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / El Peruano / El presidente del Consejo de Ministros, René Cornejo, reafirmó el total compromiso del Gobierno para luchar contra los actos de corrupción. Aseguró que es una actividad que genera mecanismos criminales que afectan a la seguridad y se relaciona con otras actividades ilícitas.

Mencionó como ejemplo a la minería ilegal, cuya acción repercute en todo el país. De hecho, la explotación de zonas prohibidas por capitales oscuros está asociada con otras actividades ilícitas, como el narcotráfico, la tala ilegal de árboles, el blanqueo de dinero y la prostitución. Todo ello alimenta el crimen organizado, que crea mayor inseguridad ciudadana.

El jefe del Gabinete asegura que la corrupción genera graves consecuencias en la sociedad, como la desconfianza de la ciudadanía y el aumento de la desigualdad social, así como mayor pobreza.

Lamentablemente, la corrupción ha sido uno de los males en la historia de nuestro país. Según estudios de Scarlett O’Phelan y Alfonso W. Quiroz, la corrupción le costó al Perú entre 3% y 4% del PBI. Y, paradójicamente, los años de mayor abundancia económica por el guano o salitre están acompañados por períodos de mayor corrupción. 

Como indica el titular del Consejo de Ministros, la corrupción genera mayor pobreza porque simplemente ataca al corazón de la economía de un país que desea crecer en forma sana y ordenada. John Sullivan y Alexsander Shkolnikov nos señalan que los costos de la corrupción se encuentran en la distribución desigual de los recursos. Mientras que un grupo de la población tributa en forma responsable, otros malos funcionarios realizan malos manejos. Esto desalienta a los ciudadanos honestos y responsables a seguir tributando.

Además, la corrupción trae enorme incertidumbre en la economía de un país, ya que no se rige por las leyes del mercado, sino de las personas, que en forma arbitraria toman decisiones. Por consiguiente, la corrupción reduce la competitividad y la eficacia. En forma específica, no estimula la competencia porque finalmente va a favorecer al corrupto, que considera más “rentable” cultivar contactos en los mecanismos de toma de decisión.

Asimismo, aumenta el costo de las transacciones comerciales porque se le debe incluir el precio del soborno al producto final. También fomenta una cultura que hace caso omiso al estado de derecho. La consecuencia es que se incrementan la delincuencia y la inestabilidad política al aparecer movimientos sociales que piden desalojar del poder al corrupto.

Para encarar este flagelo, el Poder Ejecutivo trabaja para fortalecer los mecanismos de denuncia en caso de corrupción y brindar la protección debida. La participación de la ciudadanía es clave para encarar la corrupción, como se ha observado en distintos casos. Mientras menos transparencia tengan los malos manejos, mayores serán sus posibilidades de éxito.

El especialista Eduardo Campos señala que se requiere una alta dispersión social, junto con una gran concentración de poder y organizaciones poco institucionalizadas, para que la corrupción opere con éxito.

Pero al mismo tiempo que se recupera la capacidad de indignación para denunciar actos delincuenciales, se necesita que la población reflexione si en su práctica cotidiana no comete actos de corrupción que están socialmente aceptados.

Tener una sociedad alerta y medios de comunicación independientes que fiscalicen los poderes del Estado es vital para combatir la corrupción. Esperemos que la aplicación del Plan Nacional de Lucha contra la Corrupción 2012-2016 ayude a castigar a los responsables de estos abominables actos. 

Con Información de El Peruano

Entornointeligente.com

Follow Me

.