Pensamientos preelectorales » EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

Este largo momento de incertidumbre, nos ha marcado a todos. En lo cotidiano y en lo político, hay un desgaste palpable. La larga turbulencia nacional desembocará mañana en un importante hito electoral: las urnas expectantes, nuestra ansiedad y el pulso acelerado y nervioso. Y si algo es claro, para nosotros los bolivianos, es que los días entre este octubre y el octubre anterior han sido pesados y muy serios.

No puedo evitar pensar que nada es más crítico para la salud de nuestra la nación, que un electorado involucrado e informado. En este último tiempo, nuestro cotidiano actuar político, amplificado por la nueva y cambiante normalidad, se ha caracterizado por una incremental e innecesaria tracción de invocar rencores aletargados y despertar la dormida desunión y discordia entre nosotros.

Me permito pensar que el impulso de explotar nuestras diferencias, no es, y nunca será, más grande que el alma común que compartimos los bolivianos. Esta proclividad, propia de los instrumentos políticos tradicionales, de azuzar las llamas de la división, es la más clara señal de que debemos profunda y urgentemente cambiar nuestra clase política, mejorar la conversación nacional sobre nuestros desafíos y repensar la forma misma; de cómo y quién nos representa. Debemos retirar los incentivos perversos que hacen que el cargo público sea un botín. Debemos remover el padrinazgo y patrocinio de dinero en las campañas, que es el principio de la corrupción, de los favores torcidos y de los contratos inmerecidos. Debemos tener mejor memoria y exigir más y mejores actores políticos.

Este cambio, no significa solamente cambiar por gente más joven –como será dolorosamente evidente– la juventud no es sinónimo de renovación. Debemos admitir que las llagas de la desigualdad de clases, el racismo y el regionalismo siguen vivas –escondidas levemente debajo de la cortesía social– y que afloran tan desmedidamente en estos momentos de pugna y tensión nacional. Si bien, reconocer este problema es el primer paso; debemos, en consecuencia, tomar medidas certeras para profundizar nuestra pluralidad, en la continua construcción de nuestra identidad, que debe tener como base un país más inclusivo y próspero para todos.

Debemos alejarnos del rancio ejemplo de otros países y sus polarizadas divisiones políticas, que desconocen datos, hechos y ciencia. Todos tenemos derecho a nuestra opinión, pero no tenemos el derecho de generar realidades alternativas basadas en prejuicios, mentiras e imprecisiones.

Se siente pedestre, usual, hasta común, escuchar que justo “esta” esta decisión, está elección, es la más importante de los últimos tiempos. ¿Quién sabe? Quizás sí. Así la siento yo, como tantos otros bolivianos. Lo cierto es que hay un ciclo que se está cerrando, hay estrepitosos cambios globales sucediendo, imparable es la inercia de los cambios que se avecinan. Lo cierto es que el mundo se ha visto desnudado en su precariedad y fragilidad, en nuestra insostenibilidad como especie.

Las cosas tienen que cambiar y tienen que cambiar rápido. Y nosotros, los bolivianos, desde donde nos toca, debemos buscar la forma de salir del barro de nuestros problemas y levantarnos para contribuir y resolver las grandes preguntas, sin respuesta, de nuestros tiempos. Innecesario repetir o puntualizar nuestras grandes bondades y posibilidades que tenemos como país. Más bien, pensemos sobriamente en que nuestras vidas y decisiones colectivas determinarán, en alguna medida, el porvenir de nuestra ciudad, de nuestro país, continente y el mundo también. Esta responsabilidad es ineludible.

Sostengo mi fe en mi gente, en las familias, a lo largo y ancho de nuestro territorio, peleando día tras día para construir las vidas que sueñan. Vecinos y amigos, todos unidos en este telar enorme y diverso que es Bolivia, depositémosle nuestra fe en este hermoso sueño.

No permitamos que el miedo, el rencor o nuestras diferencias marquen el rumbo. Debemos ser un país más grande que sus problemas o que sus sombras. Un país, que es más que una persona sola o una sola idea.

Debemos ser valientes e intentar ser un país que es más grande, que la suma de sus partes.

 

El autor es emprendedor social, licenciado en relaciones internacionales y ciencias políticas, y magíster en administración pública. Twitter: @DanielAndrade_S

LINK ORIGINAL: Los Tiempos

Entornointeligente.com

URGENTE: Conoce aquí los Juguetes más vendidos de Amazon
>

Más info…

Smart Reputation

Prince Julio César en NYFW 2020

Repara tu reputación en Twitter con Smart Reputation
Repara tu reputación en Twitter con Smart Reputation

Prince Julio Cesar en el New York Fashion Week Spring Summer 2021

Publicidad en Entorno

Advertisement

Adscoins

Smart Reputation