Pasión y estigma del motociclismo en el Perú - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

Ya es un fenómeno en todo el país. Estamos asistiendo al boom de las motocicletas y todo indica que no se detendrá.

14/7/2019

Milton Escobar Periodista y motociclista En los últimos años la venta de esos vehículos menores se incrementó vertiginosamente: tan solo en el 2018 se adjudicaron más de 165,000 unidades entre motos, mototaxis y trimotos y, como todo fenómeno social, esto origina situaciones y consecuencias positivas y negativas que muchos especialistas han tratado. Nosotros abordaremos el tema desde el punto de vista de un “motero” (así nos llaman a los que conducimos una moto), testigo de un suceso que implica a toda una nación y que hace algunas décadas eligió una motocicleta como medio de transporte y estilo de vida. Lo primero que habría que decir es que las motos han bajado espectacularmente de precio. Eso se debe a la inserción en el mercado de las motocicletas de procedencia de China e India, lo que ha permitido que muchas más personas puedan acceder a esta forma de movilizarse e independizarse del sistema de transporte público, lo que lleva a una sensación de comodidad y ahorro de tiempo en los desplazamientos, sin contar con la relación directa en la economía de los que las usan. No obstante, existe un factor determinante en el fenómeno motero y que muchos no toman en cuenta en esta realidad: la gran mayoría de los que adquieren una moto lo hace por la sencilla razón de que gustan de ellas. Sin ese requisito no hay motociclistas. No conozco, por ejemplo, un aviador que haya dicho que pilota un avión solo por necesidad y que volar no le gusta. Conducir una moto es entretenido e implica no solo dominio sobre la máquina, sino también sobre el propio cuerpo; por lo tanto, es apasionante. El ser humano es gregario. No es raro ver a quienes comparten una misma pasión congregarse para vivir las mismas experiencias. Eso explica por qué existen en la actualidad tantas agrupaciones de moteros en el país con un mismo lenguaje, rituales y códigos propios. Todos ellos disfrutan de sus máquinas y salen a recorrer las ciudades y el interior del país, a donde llevan alegría y solidaridad a nuestros compatriotas. También hay los solitarios que se aventuran a recorrer grandes distancias cruzando fronteras, como el caso de Ken Garayar, con su Desafío América, quien a bordo de su Tornado ha llegado al punto más septentrional del continente, la ciudad de Ushuaia, en Argentina, llevando un mensaje de hermandad y peruanidad a otras latitudes. Nada más lejos del estigma que marca a los motociclistas como delincuentes o vándalos. Una moto no es un arma y la solución al problema de la delincuencia motorizada no es la aplicación de medidas prohibitivas o restrictivas, sino un trabajo más eficiente de las autoridades encargadas de la seguridad ciudadana.

LINK ORIGINAL: El Peruano

Entornointeligente.com

Advertisement

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation