Parroquias y escuelas idean alternativas nutricionales - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / El Universal / Caracas.-  Los padres de una escuela en Antímano acordaron aportar recursos a los niños y papás de la institución que no tienen para comer. En otros planteles, hay docentes que preparan su desayuno y dos porciones más para alumnos que no llevan.

Luisa Pernalete, coordinadora del programa Madres Promotoras de Paz de Fe y Alegría, ha visto cómo han surgido alternativas en la comunidad educativa para paliar la falta de alimentos, en un momento en que el índice de desnutrición infantil se ubica en 11,4%, con casos graves de menores que han perdido cerca de 60% del peso, según el estudio realizado por Cáritas, el brazo social de la Iglesia Católica en parroquias de Vargas, Miranda, Distrito Capital y Zulia. 

“En Caracas son pocas las escuelas de Fe y Alegría que tienen Sistema de Alimentación Escolar (SAE) y donde llegan los insumos no alcanzan para los cinco días, por lo que en algunos planteles están funcionando las ollas solidarias. A los niños se les pide que traigan lo que puedan para hacer una gran sopa: una papa, topochos, auyama. A veces cuentan con el apoyo de las carnicerías de la zona, también hay empresas privadas que aportan”, explica Pernalete y destaca que es la solidaridad  silenciosa y subterránea la que ha permitido a muchos mantenerse en pie. 

Son estas mismas ollas solidarias las que se han multiplicado en casi todas las parroquias eclesiásticas de la ciudad. Cáritas de Venezuela aporta los insumos cárnicos para la sopa gracias a una donación de la Comisión Europea; con recursos de la parroquia y de los vecinos se compran las verduras. Aunque los organizadores saben que estas acciones no resuelven el problema del hambre aseguran que son una manera de sumar voluntades. 

Susana Raffalli, nutricionista que está al frente del estudio de Cáritas, explica que al tratarse de una “crisis de desnutrición aguda severa” se requiere que el Estado actúe y surta de inmediato los dispensarios y hospitales pediátricos con fórmulas infantiles terapéuticas, lo que, asegura, no ha ocurrido. 

En el hospital Domingo Luciani de El Llanito, donde entre el 25 y 30 de mayo fallecieron dos menores lactantes con cuadros de desnutrición, no hay fórmulas ni suplementos alimenticios, informó la pediatra Livia Machado, quien esboza las dimensiones del problema: “de dos casos de desnutrición severa aguda a la semana en menores de un año pasamos a recibir entre dos y tres diarios”. 

Gobernaciones y alcaldías han tenido que priorizar los planes de alimentación. En las vacaciones escolares del año pasado, la Dirección de Educación de Miranda tuvo la iniciativa de brindar una comida al día a niños que están en riesgo nutricional con la ayuda de voluntarios y donaciones. Ahora esta medida se mantiene los sábados, adicional  al Programa de Alimentación Escolar, activo de lunes a viernes. 

La alcaldía de El Hatillo ha redirigido esfuerzos para que los niños de las zonas rurales tengan un suplemento nutricional. “Reciben una merengada o una arepa, dependiendo de las donaciones que recibamos”, explica Alexandra Winkler, directora de la Sectorial Social.

En Baruta están en la búsqueda de convenios con empresas y personas naturales para mantener el programa de nutrición de 1.720 niños que reciben meriendas diarias en las escuelas municipales, dijo Ana Santamaría, directora encargada de desarrollo social.

Parroquias y escuelas idean alternativas nutricionales

Con Información de El Universal

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow Me

.