Parler: la red social ‘trumpista’ que fue declarada no grata por Amazon, Google y Apple » EntornoInteligente

Parler: la red social ‘trumpista’ que fue declarada no grata por Amazon, Google y Apple

parler_la_red_social_ltrumpistar_que_fue_declarada_no_grata_por_amazon_2C_google_y_apple.jpg
Entornointeligente.com /

Pero todo esto fue apenas el comienzo. La explosión real de Parler comenzó en junio del año pasado, cuando Twitter marcó como “potencialmente engañosos” unos tuits de Donald Trump. Las publicaciones del hoy expresidente hacían referencia a las boletas electorales de las elecciones presidenciales venideras y desacreditaban el movimiento Black Lives Matter

Mi amigo Pablo estaba indignado. Twitter le acababa de cerrar la cuenta a Donald Trump y él reclamaba que era un descaro, un acto de censura desmedido, una maniobra más de “la nueva izquierda” en su intento por dominar el mundo y aniquilar digitalmente a los desidentes.

Pablo no es estadounidense y por ende no vota en las tierras de Trump. Pero si se revisa su Facebook sí tiene una imagen del expresidente como foto de perfil y, durante todo el 2020, “le hizo campaña” desde su cuenta.

Pero para mi amigo, lo hecho por Twitter contra Trump fue apenas la primera bofetada. En cuestión de horas Pablo montó en cólera una vez más, pero ahora sus reclamos en Facebook eran contra Google, que se había atrevido a quitar a Parler de su tienda virtual, o mejor dicho, de Google Play.

Las personas que comentaron en su airado post sabían muy bien que era Parler; yo la verdad no. Aunque en cuestión de minutos comencé a entenderlo todo, pues en un chasquido de dedos aquel nombre se tornó viral y controversialmente famoso.

Al menos hasta principios de enero, así se veía Parler en las diferentes plataformas disponibles. Archivo Parler, en palabras sencillas, es una red social como cualquier otra, con la diferencia de que se vende como un santuario de “libre expresión”, en el que “la censura” es vista como una malísima palabra.

Google Play decidió eliminarla luego de que, según su criterio, Parler fue usada para incitar el asalto al Capitolio estadounidense, el pasado 6 de enero, y por la proliferación de ideas extremistas y teorías de la conspiración. Basados en los mismos argumentos, Apple hizo lo mismo en cuestión de días y Amazon Web Services le bajo el switch, apagando los servidores que alojaban su información en la nube.

“No lo puedo creer, malditos… censura, censura y más censura, a eso vamos gente, prepárense”, publicó Pablo, con muchos “me enoja” compartiendo la frustración.

Pero Parler no parece ser flor de un día. La red social, catalogada por muchos como la preferida de la ultraderecha en todo el mundo, ya habría encontrado un servidor para seguir respirando y sus creadores prometen un crecimiento cada vez más grande de usuarios y servicios.

El pasado 6 de enero, decenas de seguidores de Donald Trump irrumpieron en el Capitolio y posaron en sus instalaciones. AFP Por ahora lo que muchos se preguntan es ¿cómo funciona Parler?, ¿quiénes son sus creadores?, ¿realmente es un espacio de “libre expresión? y, lo que resulta más llamativo: ¿solamente locos conspiranoicos tienen Parler o también lo usan usuarios con posiciones más racionales y fundamentadas?

A continuación un acercamiento a esas respuestas.

Controvertidos orígenes Parler toma su nombre de una palabra francesa que se traduce en español como ‘hablar’. La red social fue fundada en agosto del 2018 en Nevada, Estados Unidos, por los empresarios Jhon Matze y Jared Thomson, quien se formaron en informática de la Universidad de Denver.

Matze es el director ejecutivo de Parler, mientras que Thomson su director de tecnología. Dos años en el mercado la hacen una red social con una historia muy corta, pero no por eso poco robusta.

Como todo emprendimiento en la web, Parler comenzó siendo solo un ambicioso sueño. Al principio tuvo sus adeptos, pero su crecimiento -al menos en sus primeros meses-, nunca dio para preocupar a nadie.

John Matze, el CEO de Parler entrevistado por medios británicos. Captura de pantalla, Youtube Pero las cosas cambiaron con un solo tuit. En el 2018 la activista conservadora Candace Owens, seguidora de Trump, hizo una mención a Parler y, de un solo golpe, unos 40.000 usuarios bajaron la aplicación.

A partir de ese momento Parler entró al juego. Varias personalidades republicanas, incluyendo el abogado de Trump, Rudy Giuliani, se unieron a la red social.

Incluso entraron activistas de extrema derecha vetados por otras redes sociales, provocando un efecto en cascada de suscripciones. En solo unos meses Parler ya contaba con 100.000 suscripciones y estaba para más.

Del otro lado del mundo, curiosamente, Parler tuvo otro singular impulso. En junio del 2019 la red social informó que su base de usuarios había crecido en 200.000 suscripciones, todas provenientes de Arabia Saudita.

¿Qué pudo haber sucedido?

En aquel momento, usuarios saudíes dijeron que muchas de sus cuentas estaban siendo censuradas en Twitter, por lo que buscaban un lugar donde poder expresarse libremente sobre sus posiciones políticas. En el camino encontraron a Parler.

De hecho, a juzgar por el contenido de su publicaciones, los nuevos usuarios era seguidores del controvertido príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, que cobró fama en todo el mundo por la muerte del periodista Jamal Khashoggi, fuerte crítico del joven líder.

El príncipe Mohammed bin Salman es un controvertido personaje. Su influencia en la política de Arabia Saudita es innegable. AP El caso de Khashoggi fue tremendamente mediático. El comunicador habría sido asesinado el 2 de octubre del 2018 en el consulado de Arabia Saudita, en Estambul (Turquía), y hay señas de que habría sido torturado hasta a la muerte.

Twitter nunca confirmó si baneó (eliminó) cuentas a seguidores del príncipe, pero en diciembre del 2019 sí admitió haber cerrado casi 6.000 cuentas saudíes que “creaban o contribuían a propagar noticias falsas”, en el marco de una operación que contaba con el beneplácito del gobierno de Arabia Saudita.

Según Twitter, citado por EFE, dichas cuentas no eran reales, sino que eran controladas por robots, y su cometido era “difundir mensajes positivos acerca del país árabe y sus autoridades”, ayudando a promover los intereses geopolíticos de Arabia Saudita.

“Aunque la mayoría del contenido de esta red era en árabe, una parte del mismo era relevante para las audiencias occidentales, pues incluía el debate sobre las sanciones a Irán y las apariciones de autoridades del Gobierno saudí en medios de Occidente”, adujo Twitter en un comunicado oficial.

Pero todo esto fue apenas el comienzo. La explosión real de Parler comenzó en junio del año pasado, cuando Twitter marcó como “potencialmente engañosos” unos tuits de Donald Trump. Las publicaciones del hoy expresidente hacían referencia a las boletas electorales de las elecciones presidenciales venideras y desacreditaban el movimiento Black Lives Matter.

Una de las publicaciones que Twitter marcó a Trump “como potencialmente engañosas”. Archivo ¡Era hora de la caza! Parler notó a los seguidores de Trump indignados y no dejó pasar la oportunidad: publicó un documento titulado “Declaración de Independencia de Internet” y comenzó a usar el hashtags #Twexit – referencia al Brexit británico-, para deplorar las acciones de Twitter.

Esto atrajo a cientos de miles seguidores de Trump, intelectuales conservadores y también a una buena parte de grupos conspiranoicos, como el famoso QAnon. En la colada, además, se unió a Parler Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, y otras figuras relevantes del partido republicano de Estados Unidos.

Con esta singular imagen, Parler comenzó a promociones el hashtag #twexit, con el que le intentó hacer la vida imposibe a Twitter. Archivo Todo esto hizo que Parler alcanzara en julio del año pasado 2.8 millones de usuarios, se ubicara como una de las aplicaciones más populares en la Apple Store y se destacara entre las cinco mejores gratuitas de Google Play. Desde entonces, con las elecciones estadounidense encima y Trump dando de qué hablar, su audiencia alcanzó los 15 millones de usuarios y su existencia en el debate público se hizo notar.

¿Cómo funciona? Si nunca tuvo Parler, pues les contamos que la red social funciona muy similar a Twitter, con la opción de mensajería privada o directa entre usuarios.

Además, en lugar de “me gusta” y “retuits”, Parler maneja la oportunidad de reaccionar con “votos” o “ecos”.

“Se pueden seguir usuarios, comentar publicaciones, usar etiquetas ( hashtags ) y publicar imágenes…además ordena cronológicamente cómo aparecen las publicaciones, sin usar algoritmos como sí hace Twitter“, publicó el sitio web de Televisión Española.

Popularmente se dice que Parler es un Twitter “muy básico” y que, al no contar con el respaldo tecnológico de Twitter o Facebook, Parler tiene muchos problemas de estabilidad. De hecho, tras los abruptos picos de seguidores que ha experimentado, se ha caído el servicio en varias ocasiones.

Para quienes nunca interactuaron con Parler, así es la interfaz de la red social. Archivo Su inestabilidad es comprensible: actualmente la empresa contaría con menos de 50 trabajadores de planta, no posee alianzas comerciales fuertes y le faltaría mucho para tener el poderío económico de sus competidores, que a decir verdad, no son competidores: Facebook tiene casi 2.500 millones de usuarios y Twitter 350 millones.

“Los números que tiene Parler no son tan grandes. Son ocho millones de miembros y activos son cuatro millones y medio. Es popular porque ha saltado a los medios”, explicó a Televisión Española Marcelino Madrigal , experto en redes sociales, desinformación y análisis tecnológico.

“No busca competir a nivel económico con Twitter o Facebook sino que realmente es una herramienta tecnológica al servicio de un grupo de presión. Esto no es un negocio”, agregó.

¿Libre expresión? Ahora hablemos de su gran bandera: la libertad de expresión.

Aunque muchos han migrado a Parler buscando librarse de la supuesta censura impuesta por Twitter, lo cierto es que la controversial red social no es un terreno libre de todo contenido. En otras palabras, ahí no se puede decir o hacer lo que a usted le da la gana.

Es cierto que posible que Donald Trump no vaya a ser censurado en Parler. Tampoco lo serían las posiciones de derecha o extrema derecha, de izquierda o extrema izquierda. En ese sentido no parece haber una curadoría sobre lo que se publica, ni es común que se advierta al usuario con cierres o suspensiones de cuentas.

Pero al menos en el papel, Parler sí cuenta con algunos filtros. Por ejemplo, tiene un órgano llamado Jurado de la Comunidad que, cuando recibe una queja sobre un determinado mensaje, somete a votación de sus miembros si incumple o no las normas.

Uno de los tuits que Twitter borró a Donald Trump, acusándolo de romper sus reglas comunitarias. Parler, nunca hubiera hecho lo mismo. Archivo “Con cinco votos del jurado, el mensaje se retira y al usuario autor se le quitan unos puntos. Cuando un usuario pierde 20 puntos, su cuenta queda suspendida pero a los tres meses”, explicó Madrigal a Televisión Española.

Algunos miembros de Parler, al enterarse de la existencia del llamado Jurado de la Comunidad, se han sentido traicionados. Ven este elemento como una daga a la “libertad de expresión”, que con bombos y platillos profesa la red social.

Sin embargo, reconocidos blogueros de derecha se han encargado de calmar los ánimos al respecto, indicando que es imposible que exista una red social sin ningún tipo de regulación.

“Eso es inviable para cualquier plataforma. Una cosa así se prestaría para que los dueños de estas plataformas sean enjuiciados, encarcelados… por contenido inapropiado que todos nosotros pensaríamos que debería ser prohibidos. Simplemente no se puede, de la misma forma en que yo no puedo decir que hay fuego en un teatro repleto de personas”, comentó John Acquaviva, reconocido youtuber , defensor de Trump y defensor de la red social.

El bloguero y ‘youtuber’ de derecha, John Acquaviva, defiende los controles de censura que Parler aplicaría a sus usuarios. Captura de pantalla Youtube Acquaviva, aunque no lo dice explícitamente, podría estarse refiriendo a contenido pornográfico, explotación sexual infantil y estafas. En fin, un combo que convertiría a la red social en una especie de dark web (internet oscura), donde coinciden criminales para hacer sus fechorías.

La existencia del Jurado de la Comunidad, sin embargo, no libra a Parler de las críticas. Para sus detractores la red social no filtra mensajes xenófobos, misóginos y racistas, lo que de todas maneras estaría fomentando la violencia e incitando al odio.

Locos y nada locos A diferencia de lo que muchos pudieran pensar, Parler no es una red social exclusiva de locos conspiranoicos y fanáticos de extrema derecha.

Es decir, sí hay muchos extremistas en Parler -sin dudarlo-, pero entre sus usuarios también confluyen pensadores con una posición conservadora bastante racional, con carrera profesional y con una formación académica más que sobresaliente.

Aunque el aspecto de Jake Angeli, miembro de la turba que asaltó el Capitolio, no inspira seriedad, en Parler no todos los usuarios tendrían su estrafalario perfil. Incluso, existen detractores de estos comportamientos AFP Muchos de estos pensadores, incluso, arremeten contras las teorías- muchas veces absurdas-que se comparten en Parler y deploran la violencia con que se expresan otros usuarios.

“Estoy en Parler porque es un espacio donde no tengo temor a que me censuren opiniones igual de válidas como la de cualquier otro. Se trata de opiniones serias, validadas, comprobadas. Soy un académico serio y me traicionaría a mí mismo si publico algo emocional, engañoso o no verificado”, opinó a La Nación un catedrático de la Universidad de Costa Rica (UCR), quien apoya abiertamente las políticas de Trump y que no quiso ser identificado por temor a represalias.

Por ese mismo motivo no estoy de acuerdo con lo que muchas veces sucede en Parler. Se dicen muchas sandeces, se comparten historias ridículas y fake news . Es terrible eso. Sin embargo, eso también sucede en Twitter, lo que sucede es que la censura solo viene para unas cosas y no para otras, ese es el punto. A la derecha la quieren borrar de Twitter, todos los otros están por la libre. En Parler, por lo menos, sé que puedo hacer un aporte intelectual que educa”, añadió.

Con respecto a los ataques ocurridos en el Capitolio, el catedrático de la UCR y hasta mi amigo “indignado” Pablo, coinciden en que fue una torpeza monumental.

“Lo que hicieron esos ‘mal amansados’ desacreditan nuestras ideas y ponen muy mal a Parler. Así de simple, nos ponen contra la pared y no nos suman nada. Son una vergüenza”, opinó el académico.

LEA TAMBIÉN UNA fue intolerante y dañó libertad de expresión al impedir presentación de libro

La muerte o la vida Luego del escandaloso asalto al Capitolio, la red social Parler quedó en estado de coma. Algunos dicen que ha muerto, otros que volverá más fuerte que nunca.

Por ahora, sin embargo, su futuro es incierto, tomando en cuenta las graves cuestionamientos que se le hace. Según informaciones difundidas por medios internacionales, como ABC , de España, existen pruebas de que el ataque al Capitolio fue orquestado desde esa red social y que gran parte de sus usuarios estaban en el momento del asalto en el lugar.

De hecho, algunos hackers habrían tenido acceso a los datos de Parler antes de ser bloqueado por Amazon y, tras analizar fotos y videos subidos a la red social, habrían hecho un mapa con el que lograron ubicar a los invasores dentro del Capitolio.

Esta foto publicada en ABC, muestra la supuesta localización que habrían tenido los usuarios de Parler, al asaltar el Capitolio. Archivo Las acusaciones son fuertes y, por eso, muchos dudan de que la red social logre levantarse del golpe mediático que ha recibido, así como del rechazo de Amazon Web Services y de otras grandes compañías de Estados Unidos.

A pesar de eso Parler se resiste a desaparecer. El 18 de enero CNN informó que, luego del veto de Amazon, la red social ha vuelto a estar en línea gracias a un servidor alternativo.

Ha vuelto sí, y según comentaron sus creadores en un comunicado abierto, su consigna sigue siendo exactamente la misma: “la libertad de expresión es esencial”. Sobre el ataque al Capitolio, y todo lo demás, no hubo un solo comentario.

Reciba el boletín: El nerdo del fútbol Noticias de última hora, en tiempo real Registrarse Deseo recibir comunicaciones

¡Gracias! Su correo se ha registrado correctamente. Error

Entornointeligente.com

URGENTE: Conoce aquí los Juguetes más vendidos de Amazon www.smart-reputation.com >
Smart Reputation
Repara tu reputación en Twitter con Smart Reputation
Repara tu reputación en Twitter con Smart Reputation

Adscoins

Smart Reputation

Smart Reputation