PARAGUAY: ¡El mayor secreto de Menchi! - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / Hoy.com.py / ?Menchi Barriocanal es una mujer verdaderamente adorable, con una personalidad atrapante, llena de lindas vivencias. En una entrevista confesó al Popu, después de 35 años, el secreto jamás revelado, su historia de amor con el tenista Víctor Pecci y porqué realmente se separaron.

-Menchi, nos enteramos de que un periodista parece que quiere escribir sobre tu vida y por eso nos queríamos adelantar y preguntarte sobre tu matrimonio con Victor Pecci.

-Realmente ya pasó mucho tiempo, no me enteré, pero no sé si vale la pena, no me interesa, no me parece. Obviamente no puedo prohibir que lo hagan, pero no me prestaría, no me interesa ni lucrar con eso.

-¿Pero nos podés contar cómo le conociste?

-Hace tanto tiempo, no creo que valga la pena, era muy joven, tenía 17 años. Yo salía con unos amigos de él y así nos conocimos en el mismo grupo. Fue amor a primera vista, supongo, en realidad empezamos a salir cada uno por su lado y fueron unos meses con el grupo a todos lados. Después él se fue a jugar a Europa y al amigo que teníamos en común le contó que estaba volviendo de Europa y que le gustaría salir conmigo y a ver si le daba bola y le dije que sí cuando volvió.

-¿Y cuánto tiempo salieron como novios?

-La verdad, nos casamos rápido, yo tenía 17 años y él 23. Salimos tres meses nada más, yo estaba en el colegio. Mi mamá me puso una condición. Me dijo: ‘casate si querés, yo no voy a impedirte’, pero no estaba de acuerdo porque yo iba a estudiar ingeniería, era mejor alumna. No me importó, terminé el sexto y nos casamos.

-¿Cuánto tiempo estuvieron casados?

-Estuvimos casados dos años, me divorcié en el 81, pero sin mayores daños, sin mayores consecuencias.

-¿Pero y por qué no funcionó?

-Eramos muy inmaduros ambos, no era una relación larga, anduvimos poco tiempo. No hay reglas, pero obviamente tenés más chance si llevás una relación más larga, tenés mayor conocimiento, el uno del otro, pero en tres meses no pudiste haberlo conocido. Para mí no fue un fracaso porque fue una experiencia fuerte, linda, me dejó mucha enseñanza, me fortaleció. El resultado en una relación a veces te convierte en mejor persona porque empecé a estudiar y trabajar.

-¿No te arrepentís de haberte casado tan joven?

-No me arrepiento de haberme casado aunque sólo hayan sido dos años, conocí el mundo, tuve una apertura mental a ser sumamente tolerante, pude resolver las cosas negativas y toda esa experiencia forma parte de lo que soy hoy. Soy la sumatoria de mi vida, lo positivo y no es un fracaso, es algo que te fortalece como ser humano.

¿Era difícil estar casada con un tenista?

-Era una vida muy difícil, el ritmo de vida, supongo que para él también. Cuando yo le conocí llegó a la final de Roland Garros y era un destaque importantísimo, fue un momento muy fuerte. A él le tambalearon un montón de cosas, pero fue talentoso y salió adelante. No estábamos preparados, éramos jóvenes, eran otras épocas, capaz la única alternativa era casarnos, la única manera de estar juntos era casarnos, eran otras épocas.

-¿Qué hiciste después?

-Me fui a la universidad, me fui a hacer televisión, uno siempre tiene que entender, por algo ocurren las cosas.

-¿Y cómo era o es tu filosofia de vida?

-Y fue darle una vuelta de tuerca y empezar un nuevo camino. La vida es una sola, no quedarse con ninguna desgracia, esa es mi filosofía de vida.

-Pero Menchi, ¿en aquellos tiempos decían que se separaron porque no tenían buen sexo, qué decís de eso?

-No quiero hablar de eso porque ya veo mañana los titulares, no, pero teníamos muy linda relación el tiempo que duró.

-¿Pero aparte eras muy nena?

-Ni siquiera que haya sido nena, me casé para estar con él y formar una familia, no se daba la misma condición. Yo quería algo más formal, más en serio con esa mentalidad, no para irme en farra. Yo entendía que así tenía que ser del otro lado. Si algo me dieron mis padres es tener los pies bien puestos sobre la tierra, no estaba dispuesta en esperar unos años a que la cosa se estabilizara, no quería ser figurita decorativa, son cosas que pasan, no se pueden forzar situaciones.

-Entonces, ¿no quedan malos recuerdos?

-En ese momento fue bueno, fue fantástico, inolvidable, no quedan malos recuerdos, sólo buenos recuerdos. Por suerte no tuve hijos que me iban a impedir recomenzar, no me dejó ninguna huella negativa, para nada, sólo buenos recuerdos, no se pudieron dar, no soy rencorosa. Trato de estar con actitud positiva de la mejor manera posible, los rencores a la larga te enferman, los odios generan enfermedad, incluso, aquellas personas que me hicieron daño ya se me olvidaron.

Tu Email:

Tu Nombre:

Destinatario:

Con Información de Hoy.com.py

Entornointeligente.com

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow Me

.