PARAGUAY: ¿CONCENTRADOS O CONGELADOS? - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / 5 Días / ¿Qué es la concentración? ¿por qué regularla? Son preguntas usuales a par­tir de La Ley No. 4.956/13 “De Defensa de la Compe­tencia”. Como es sabido, esta normativa basa su campo de acción en tres pilares principales: los acuerdos prohibidos, las prácticas abusivas y las concentraciones. Hoy analizaremos las últimas.

Para entender la ley debemos compren­der su lógica. Salvo excepciones (ej. mo­nopolios naturales), la mayor cantidad de jugadores en un mercado permitirá de­sarrollar una competencia más vigorosa. Obviamente este postulado no siempre se cumple, pero al regular la concentra­ción es posible crear condiciones para ello, o bien, elevar el nivel de dificultad para concertar acuerdos colusorios: dos empresas competidoras podrán fijar pre­cios con mayor facilidad (ej.: reduciendo las cantidades de producción); en cam­bio, debido a la multiplicidad y compleji­dad de cuestiones a coordinar (heteroge­neidad de costos y productos, cantidades máximas, precios de venta, etc.) a cuatro, cinco o veinte empresas les resultará más difícil (no imposible) llegar a la misma meta (colusión).

En función a ello la ley establece un sistema de alerta (autorización previa), donde se busca analizar el impacto de la concentración en el mercado específico. Este análisis es global, ponderando las pérdidas (ej. reducción de la competencia), con las ventajas (ej. baja del precio por reducción de costos operativos o presencia de economía de escala, pues un solo jugador asumirá la pro­ducción de dos o más competidores). Evidentemente la ventajas deben ser reales, ejecutables y no una simple “lista de deseos”. Toda la situación será observada desde la perspectiva del consumidor .

Parece una tarea fácil, sin embargo no lo es. En la solicitud a la Comisión Nacional de la Competencia (Conacom) se deberá determinar el mercado relevante (mante­ca, margarinas y mermeladas) y su nivel de concentración. Según la doctrina, lo primero se realiza a través del test del mo­nopolista hipotético que permite medir la capacidad de fijar precios: aumentando 5% o 10% el precio de un producto verificare­mos el comportamiento del consumidor, entonces cuando el producto es reemplaza­do por otro, el bien sustituto también será incluido al mercado del primero. Dicho de otro modo, surgen al menos dos preguntas: si sube el precio de la manteca ¿será o no cambiada por la margarina y/o mermelada? ¿sería bueno para la competencia que una sola empresa fabrique manteca y margari­na (fusión)?

A fin de conocer el nivel de concentración se aplica el índice Herfindahl-Hirschman o HHI. Este se obtiene mediante la suma del cuadrado de las participaciones en venta que cada uno de los agentes del mercado tenga al momento de la integración. Cuan­to más grande sea el resultado, mayor será el nivel de concentración; de hecho si el HHI es menor a 1.000 puntos se considera que el mercado no está concentrado; entre 1.000 a 1.800 medianamente concentrado y cuando supere 1.800 estará altamente concentrado. Por ejemplo: fusión de A (40% de market share) y B (30 % de market share); índice HHI: 1.600 + 900 = 2500. El mercado se encuentra altamente concentrado.

El test del monopolista hipotético ni el ín­dice HHI son infalibles, y sobretodo el pri­mero requiere mucha información cuanti­tativa que es difícil obtener. Sin embargo, constituyen parámetros válidos que suma­dos a otros datos cualitativos, pueden res­paldar una decisión. En general y volvien­do al ejemplo, se busca conocer el incentivo del nuevo fabricante de mantecas y mar­garinas (empresas que desean fusionarse) para aumentar unilateralmente precios, ya que debido al nivel de sustitución del pro­ducto y/o concentración del mercado esta operación puede o no serle rentable.

Siguiendo a Richard Posner, también es importante conocer las características del mercado y del producto en particular. Para ello es fundamental verificar la existencia de barreras de entrada (desafiabilidad), es­tructura de costos similares, espacio geo­gráfico, redes de distribución, variabilidad del precio, características, usos y durabili­dad del producto, tipo de cliente; etc. Los datos cualitativos pueden ser muy impor­tantes.

No solo las fusiones son calificadas como concentraciones, pues el concepto abarca también la compra de activos y participa­ciones de capital; cuando se realiza entre dos o más empresas sea en el plano hori­zontal o vertical. El deber de notificación se activa cuando mediante dichas opera­ciones se traspasan al menos uno de dos umbrales: a) adquisición o consolidación de una participación del 45 % o más en el mercado; y/o b) cuando la facturación bru­ta global de las empresas, correspondiente al año anterior supere los 100.000 salarios mínimos. La comunicación debe realizar­se dentro de los 10 días posteriores a la operación, y la Conacom tiene 90 días para resolver la solicitud, pudiendo autorizarla, subordinarla a condiciones o denegarla.

Las empresas deben adaptarse al cambio y verificar la ley antes de decidir entre concentrarse o mantener el status quo; es decir permanecer congelados.

PARAGUAY: ¿CONCENTRADOS O CONGELADOS?

Con Información de 5 Días

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow Me

.