Pandemia complica la celebración del Día de Muertos en México » EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

Es tanto el respeto en el país a cumplir con la celebración que pese a la pandemia y a las restricciones el tradicional pan de muerto que se pone en los altares en los hogares no ha dejado de producirse.

La emergencia sanitaria obligó a los artesanos del pan y el dulce, de estados como Oaxaca, a tomar todas las precauciones sanitarias para trabajar, como siempre llevar la mascarilla y trabajar por turnos para guardar distancia ante los hornos donde se preparan miles de piezas de pan al día.

“Los panes representan a un ser que ya ha fallecido, por ejemplo, hay personas que en una familia han fallecido dos o tres personas, pues son los panes que ellos ponen en su altar para recibirlos, por eso que las personas compran su pan para ofrecer como una ofrenda a los fieles difuntos”, cuenta Miguel Ángel Ruiz, que lleva 25 años decorando el pan. Desde la reapertura económica iniciada en junio, el Gobierno actualiza periódicamente un semáforo de cuatro colores (rojo, naranja, amarillo y verde) que determina el riesgo de contagios en cada estado del país, que con 851.227 contagios del virus y 86.167 fallecidos es el cuarto a nivel mundial con más muertos

En Latinoamérica, la muerte se afronta de manera diferente según cada cultura, pero en México es motivo de celebración. Coloridos altares, tumbas decoradas con flores y velas, comida, música, calaveras y catrinas, son lo tradicional cada año, todo para honrar la memoria de los que ya no están.

Sin embargo, este año México se prepara para un insólito Día de Muertos, con múltiples cierres y restricciones a causa de la pandemia de COVID-19.

La festividad más emblemática del país enfrentará el cierre entre hoy y el 2 de noviembre de los cementerios del área metropolitana de la capital para impedir aglomeraciones.

Las diferentes autoridades del Valle de México, región geográfica que incluye la Ciudad de México y los estados de México, Hidalgo y Tlaxcala, anunciaron el cierre de cementerios, donde familias pasan la noche para recibir a los difuntos, que se cree regresan unas horas al mundo de los vivos.

Las noches del 1 y 2 de noviembre son el momento culminante del Día de Muertos, la festividad mexicana más universal, que fue declarada en el año 2003 como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.

En esta ocasión, ni los familiares de los difuntos ni los más de 700.000 turistas nacionales e internacionales que inundan los cementerios podrán admirar esa festividad y las autoridades han pedido que se celebre desde las casas.

Cementerios privados como Jardines del Recuerdo, uno de los más grandes de la región, se sumó a las medidas y cerró sus puertas desde ayer hasta el miércoles para evitar aglomeraciones, algo que ya sucedió en el Día de las Madres.

Sin embargo, en algunas partes del país se decidió mantener las visitas a los cementerios por la importancia de los ingresos que se generan, como en Michoacán, donde la tradición está muy arraigada.

Es tanto el respeto en el país a cumplir con la celebración que pese a la pandemia y a las restricciones el tradicional pan de muerto que se pone en los altares en los hogares no ha dejado de producirse.

La emergencia sanitaria obligó a los artesanos del pan y el dulce, de estados como Oaxaca, a tomar todas las precauciones sanitarias para trabajar, como siempre llevar la mascarilla y trabajar por turnos para guardar distancia ante los hornos donde se preparan miles de piezas de pan al día.

“Los panes representan a un ser que ya ha fallecido, por ejemplo, hay personas que en una familia han fallecido dos o tres personas, pues son los panes que ellos ponen en su altar para recibirlos, por eso que las personas compran su pan para ofrecer como una ofrenda a los fieles difuntos”, cuenta Miguel Ángel Ruiz, que lleva 25 años decorando el pan. Desde la reapertura económica iniciada en junio, el Gobierno actualiza periódicamente un semáforo de cuatro colores (rojo, naranja, amarillo y verde) que determina el riesgo de contagios en cada estado del país, que con 851.227 contagios del virus y 86.167 fallecidos es el cuarto a nivel mundial con más muertos.

Otras naciones también recuerdan la fecha La celebración del día de muertos en la región es una herencia de la cultura indígena que tiene como fin reunirse de forma espiritual con los ancestros. El festejo varía de país en país. En México, Guatemala y Perú, las familias arman en sus hogares altares con fotos, flores y velas.

En Nicaragua una costumbre es dormir esa noche en el cementerio. En Honduras, Colombia y Costa Rica se llevan ofrendas a la tumba del ser querido, al igual que en Ecuador, donde además se consume la colada morada y las guaguas de pan.

El pan en formas antropomórficas es también común en Bolivia en estas fechas y se suele colocar también en un altar.

Este año los panes, conocidos como ‘t’anta wawas’, han sido decorados con máscarillas, también los hay en forma de ataúdes e incluso representaciones del coronavirus hechas de arroz dulce. Su venta no se ha visto afectada pese a las restricción en el país. (I)

Entornointeligente.com

URGENTE: Conoce aquí los Juguetes más vendidos de Amazon >

Más info…

Smart Reputation

Prince Julio César en NYFW 2020

Repara tu reputación en Twitter con Smart Reputation
Repara tu reputación en Twitter con Smart Reputation

Prince Julio Cesar en el New York Fashion Week Spring Summer 2021

Publicidad en Entorno

Advertisement

Adscoins

Smart Reputation