Panamericanos: catástrofe roja en el deporte, por Gregorio Salazar - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

@ goyosalazar

Ya pasaron los tiempos en que las vistosas gigantografías de Chávez cubriendo las instalaciones del aeropuerto internacional Simón Bolívar anunciaban el surgimiento de una Generación de Oro, que hacía suponía suponer, a juzgar con tan descomunal despliegue, que Venezuela estaba levantando vuelo hacia su destino de potencia deportiva.

Logros deportivos puntuales los ha habido, seguro que sí, durante los últimos años gracias especialmente a la calidad, esfuerzo y dedicación de entrenadores y atletas en algunas especialidades, pero el nivel de la Venezuela olímpica, esa que alguna vez ejerció una hegemonía imbatible en el marco de los Juegos Bolivarianos y era respetada en el continente, se ha hundido a niveles catastróficos, como nos ha ocurrido con el resto de las actividades que se pueden desarrollar en el desempeño habitual de cualquier país.

Y no es que la revolución chavista haya cejado en su empeño de convencernos de que un extraordinario portento ha ocurrido en el ámbito deportivo nacional. En absoluto.

La propaganda oficial sigue desatada, empeñada en construir un mundo irreal lleno de logros y transformaciones alcanzables “sólo en socialismo”, mientras el país cae a las profundidades del despeñadero por donde lo lanzaron Chávez y sus acólitos desde hace dos décadas. Y en eso siguen, sin arrepentimientos ni actos de contrición

Los recién finalizados Juegos Panamericanos, realizados en Lima, fueron una nueva comprobación de la debacle en la que el chavismo ha sumido al deporte olímpico nacional. Cada vez más abajo, cada vez más lejanos de sus gloriosas ejecutorias y, por ejemplo, de los niveles que ha escalado un país como Colombia, al cual por décadas superábamos a galope tendido en cualquier medición internacional. En Lima caímos del octavo lugar obtenido en Toronto al puesto doce en el medallero, superados ahora no solamente por Colombia, que emerge sólidamente en un destacado sitial continental, sino también por Chile, Ecuador, Perú y República Dominicana. El colmo de los colmos.

Dicen los conductores del olimpismo nacional que mejoramos en relación a los juegos de Toronto porque obtuvimos una medalla más, sin nombrar que ha sido la oportunidad en que más medallas han estado en juego en una justa Panamericana.

Quiere decir que, si en los próximos juegos logramos una presea más, pero caemos al foso del medallero la “revolución deportiva” seguirá viento en popa, dándole a la disociada propaganda gubernamental una excelente materia prima para su desbocado torneo de mentiras y demagogia

Para Gente del Deporte, un valioso grupo de venezolanos integrado por dirigentes, especialistas en las más variadas disciplinas y aspectos del deporte, ex atletas y periodistas deportivos, que siguen paso a paso los despropósitos, errores y desmanes del período chavista, la debacle comenzó en 2001 cuando Chávez anunció la llegada del 10 mil entrenadores cubanos, al menos eso dijo, a razón de 1.500 dólares mensuales, “para hacer un diagnóstico de la realidad deportiva venezolana”. Convenio desde todo punto de vista ilegal, por haber sido hecho sin reválidas ni certificaciones, como es norma internacional.

El profesor Jesús Elorza Garrido, una voz perseverante y alertadora del desatinado rumbo que lleva nuestro deporte, apunta que de ese anunciado diagnóstico nunca se conoció un párrafo. Lo que sí se instauró fue una odiosa discriminación laboral con los entrenadores venezolanos, con exiguos pagos frente a los jugosos salarios en divisas norteamericanos de los huéspedes cubanos. No hay sector donde el entreguismo a las camaradas de la isla antillana no campee por sus fueros.

Intervencionismo del Estado a despecho de lo que establecen los cánones del olimpismo internacional, compra de conciencias, falta de planificación, dilapidación de los recursos y una corrupción galopante que de acuerdo con los registros históricos y de la prensa nacional arranca desde los tiempos en que el Ministro del Deporte era el hoy gobernador de Miranda, Héctor Rodríguez. Aquí estamos ahora con la desaparición desde hace seis años nada menos que de los juegos deportivos nacionales y de los Juvines.

Este balance de los Panamericanos realizado por Gente de Deporte, donde figuran especialistas de la talla del mencionado Elorza y los profesores Robert Rodríguez, John Muñoz y Alberto Centeno, entre otros, ha dejado la escena servida para un evento de mayor magnitud donde se amplíe el análisis con la perspectiva integral con el que lo vienen haciendo e inscrito en cuanto a sus proyecciones de cambio en el Plan País que propone a Venezuela el presidente Juan Guaidó.

LINK ORIGINAL: Tal Cual

Entornointeligente.com

Advertisement

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation

111574