OH, QUIÉN SERÁ, QUIÉN SERÁ... - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

Algo tenemos en común los medios de comunicación y yo: Amamos los años de elecciones. Ellos, por la publicidad política pagada. Yo, porque acaso habite una masoquista en mí.

Y lo digo en serio. Me emocionan los procesos electorales, en especial cuando se trata de elegir las autoridades locales de Medellín y Antioquia. Siempre que oigo a alguien lamentarse de cansancio electoral, siento que debo pedir una cita con el psicólogo, para que me ayude a entender por qué en mi alma ocurre todo lo contrario: como un hormigueo, un gusto especial que me lleva a tener un radio encendido todo el día, el dial como un ascensor que sube y baja, sintonizando las emisoras que les dedican tiempo a los candidatos para que nos cuenten sus propuestas para la ciudad y el departamento.

Me gusta conocer a quienes aspiran a cargos de elección. Saber quiénes son, de dónde vienen y qué proponen. Me parece que son como una especie de superhéroes, algunos con la capa raída, entre los que es posible encontrar los consecuentes, los soñadores y los realistas (en contraposición a los oportunistas) dispuestos a entregar su tiempo, sus conocimientos, su capacidad de trabajo por la mejor causa posible: servirle a la comunidad, que tendría que ser el fin último, y único, de la política.

Me dirán romántica, talegona e idealista, porque los políticos cargan con el estigma de buscar los puestos públicos para su beneficio propio o el de sus amigos y partidarios, además de hacer marañas y triquiñuelas para acceder a los fondos oficiales y lucrarse de ellos. Con seguridad que algunos sí lo hacen por esta razón, pero me gusta pensar que no todos. Si no fuera así, seguramente nunca nadie votaría por nadie. Y, aunque estamos lejos de ser una sociedad electoral civilizada, quiero pensar que a muchos de los candidatos los mueve la buena fe.

Es interesante leer sus planes de gobierno antes de votar, y oír en sus declaraciones públicas sobre las soluciones que proponen a los problemas, las necesidades y las falencias de nuestros territorios. Si uno combina esta información con la calidad de la persona, sus apoyos, sus antecedentes y la pertinencia de sus programas, puede intuir quiénes están mejor preparados y mejor dotados para asumir los cargos. Por supuesto, nada de esto garantiza que después no nos llevemos la gran decepción, suele suceder, pero por lo menos podemos ejercer nuestro derecho a elegir con más información y conciencia.

Quizá un poco más difícil, pero no menos fundamental, sea conocer sobre la solidez moral de los aspirantes, sobre su actitud ética y su comportamiento como candidato, porque si en esta instancia es agresivo y acusador sin pruebas, no quiero ni pensar en las garras que le saldrán de llegar a ser el escogido.

Leer sobre ellos, oírlos, esculcarles sus redes sociales, preguntarles a quienes los conocen, puede ayudarnos en este apasionante ejercicio de elegir a nuestros gobernantes y sacarle gusto al proceso, para muchos tan largo y desgastante, para mí tan emocionante siempre.

LINK ORIGINAL: El Colombiano

Entornointeligente.com

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation

Más en EntornoInteligente.com